Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Tipos de veneno para gatos: ¿cómo distinguirlos?

Veneno para gatos advice © Shutterstock

El gato es una animal astuto e inteligente, pero no debes asumir que con sus sentidos sabrá distinguir aquellas sustancias tóxicas de las que no lo son, sobre todo si son sustancias que puede encontrar en el hogar de manera habitual. De hecho, los gatos también son curiosos y quieren olfatearlo todo, y puede que acaben ingiriendo algo que es tóxico. Por eso, en este artículo vamos a hablar de los tipos de veneno para gatos que existen y cómo aprender a distinguirlos. 

Por Rodríguez Yanira

Cómo llegan los gatos a envenenarse

Los diferentes tipos de venenos para gatos tienen varias formas de afectar al animal, por ejemplo:

  • Pueden comer la sustancia tóxica en cuestión. Incluso sólo lamiéndola ya podría haber peligro.

  • Pueden atrapar e ingerir una presa que haya sido envenenada previamente.

  • Pueden absorber las toxinas peligrosas por la piel, o se le pueden quedar en las patas y al lamerse se podría intoxicar.

  • Pueden inhalar la sustancia tóxica.

Si mi gato está intoxicado, ¿cómo puedo saberlo?

Los gatos son carnívoros y no disponen de enzimas hepáticas, por lo que no pueden metabolizar algunas sustancias. Esto hace que, a la hora de recuperase de una intoxicación, les sea más difícil. En cambio para los perros, que si poseen estas enzimas, la recuperación es algo más fácil.

Síntomas que muestran que tu gato ha sido intoxicado

  1. Vómitos o diarreas, propios de síntomas gastrointestinales.

  2. Temblores, poca coordinación, depresión o nerviosismo, propios de síntomas neurológicos.

  3. Tos repentina, estornudos fuertes o dificultad para respirar, propios de síntomas respiratorios.

  4. Picor, eccemas o enrojecimiento en la piel, propios de síntomas cutáneos.

  5. Falta de apetito, pérdida repentina de peso o aumento en el consumo del agua, propios de síntomas de insuficiencia renal.

  6. Mucosas y piel amarillentas o vómitos, propios de síntomas de un fallo hepático.

Estos son algunos de los síntomas que el veneno para gatos puede manifestar en tu mascota. Por ello, si crees que han aparecido alguno de ellos, visita al veterinario.

Tipos de veneno para gatos que son más comunes 

En casa encontramos ciertas sustancias que pueden ser tóxicas para los felinos como:

Productos venenosos para gatos

  • Medicamentos humanos.

  • Productos para el coche: como anticongelante, líquido de frenos…

  • Productos de limpieza: como lejía, desinfectantes, abrillantadores…

  • Cosméticos de todo tipo: crema solar, acetona, tinte del pelo, maquillaje…

  • Químicos más fuertes como los disolventes, el aguarrás, la pintura…

Alimentos que son veneno para gatos

Algunos de los alimentos que tenemos en casa también pueden ser una trampa mortal para nuestros gatos. Es importante saber qué puede comer un gato, ya que podría estar en peligro ingiriendo alguno de estos alimentos, aunque sea en cantidades pequeñas:

  • Vísceras de pescado que le pueden provocar parálisis y rigidez en la musculatura, también conocida como la enfermedad de Chastek. 

  • La sal puede causarle problemas urinarios si se acumula en el riñón, por lo que siempre es mejor comprarle productos bajos en sal.

  • También hay gatos intolerantes a la lactosa, por lo que la leche puede causarles diarrea. 

  • La cebolla, así como los puerros y los cebollinos, contienen un tipo de sustancia conocida como tiosulfato que les provoca la destrucción de los glóbulos rojos y, por lo tanto, anemia.

  • El chocolate es un dulce que no pueden metabolizar y puede ser tóxico.

  • Lo mismo pasa con algunas bebidas como el café o el té y, por supuesto, el alcohol. No pueden metabolizarlo y les acaba intoxicando.

Plaguicidas

Entre los plaguicidas más comunes y peligrosos para los gatos encontramos:

  • Todo tipo de insecticidas, sobre todo organofosforados o piretroides.

  • Insecticidas para caracolas o babosas, más conocidos como molusquicidas.

  • Fungicidas

  • Raticidas.

Tipos de veneno para gatos en las plantas

Hay ciertas plantas tóxicas para gatos con las que tendrás que tener cuidado. Entre estas plantas encontramos los lirios, las adelfas, la flor de Pascua, los rododendros, la hiedra o el acebo, entre otras.

Sobre todo, el problema con la mayoría de las plantas, incluso con el césped, es que les resulta irritante en la mucosa gastrointestinal y lo que les produce son vómitos. Así como los perros lo utilizan para purgarse, no es tan común en gatos aunque les llama la atención y por eso acaban mordisqueando las plantas.

Cómo prevenir el envenenamiento de gatos

Debes saber qué plantas son las más peligrosas para no tenerlas en casa, y si tienes alguna evita que estén a la altura del gato. Pónselo difícil para que no tenga acceso a ellas.

  • Compra hierba que sea buena para el felino ya que, a veces, la necesita como remedio para curar algunos trastornos digestivos.
  • Pon todos los productos químicos dentro de armarios para que el gato nunca pueda tener acceso a ellos. Mejor si los pones en armarios altos para estar más seguro de que no accederá a ellos.
  • Guarda todos los cosméticos en cajones, o ten siempre la puerta del baño cerrada para que no pueda acercarse a ellos.

Además de estos consejos de prevención, ten en cuenta que una de las primeras reacciones que tienen un gato cuando no se encuentra bien es esconderse, por lo que si desaparece por mucho tiempo debes empezar a preocuparte. Acude a tu veterinario de urgencia para asegurarte de que todo va bien.