Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

5 plantas tóxicas para gatos

Plantas tóxicas para gato advice
© Shutterstock

Es frecuente ver cómo tu gato come algunas hierbas del jardín de vez en cuando. Aunque se trate de un comportamiento normal, con el que purgan su organismo, has de saber que hay que tener cuidado con qué plantas ingiere; ya que algunas pueden ser tóxicas para él y causarle un grave problema a tu minino. Conoce cuáles son las plantas tóxicas para gatos y que, por tanto, debes evitar. Descubre el listado de cuáles debes evitar. 
 

Por Rodríguez Yanira

Semilla de Manzana (Malus domestica) y de Albaricoque (Prunus armeniaca)

Estos frutos tan cotidianos esconden un peligro, y es que las semillas pueden resultar muy tóxicas para tu gato si las ingiere. Estas semillas contienen cianuro en dosis bajas. El problema es menor si se tragan sin masticar, pero si tu gato las mastica el tóxico saldrá al exterior y será absorbido por la mucosa intestinal. Tu gato tendrá dificultades para respirar y, además, problemas de visión por dilatación de las pupilas e hipersensibilidad a la luz.

Eucalipto (Eucalyptus spp.)

El eucalipto es otra de las plantas tóxicas para gatos. La parte positiva es que su olor les resulta muy desagradables y repelente, por lo que rara vez andarán cerca de esta planta. Su toxicidad reside en que contiene fenoles, unos compuestos químicos intolerables para gatos. 

Si aun así tu gato ingiere esta planta, comenzará con una salivación excesiva, vómitos, diarrea y debilidad de las extremidades que le hará difícil poder caminar y coordinar sus movimientos. Por lo que tendrás que llevarlo rápidamente al veterinario.

Lirios (Iris germanica)

Se desconoce qué toxinas están presentes en los lirios y causan la intoxicación, pero sí se sabe que con una pequeña cantidad de cualquier parte de la planta (flores, hojas, tallo, raíces) se produce una intoxicación grave en los gatos

Los gatos comienzan con salivación y vómitos, más tarde orinan más de lo normal y se produce una deshidratación severa. Finalmente, como el principal órgano afectado es el riñón, se produce un fallo renal que si no se trata a tiempo podría terminar con la muerte del animal. 

Tulipán (Tulipa spp.)

La parte más peligrosa de la planta es el bulbo, aunque todas pueden causar reacción en tu gato. Los principales síntomas que sufrirá serán vómitos, diarreas y dolor abdominal. 

Pese a no tratarse de una intoxicación mortal, su gravedad es menor frente a otras, si tu gato no es atendido por un veterinario podría terminar manifestando convulsiones y depresión del sistema nervioso. 

Palmera de sagú (Cycas revoluta)

Esta planta tóxica para gatos también es conocida como Cica, Palma de Iglesia o Falsa Palmera. Originaria de Japón, es extremadamente peligrosa, ya que puede llegar a ser mortal para tu mascota

En la palmera de sagú, toda la planta es tóxica, aunque la mayor cantidad de tóxico se encuentra en las semillas. El problema es que tanto los perros como los gatos la encuentran apetitosa, lo que hace que esta intoxicación sea frecuente entre nuestras mascotas. Las toxinas atacan principalmente al hígado, causando problemas de coagulación normal, por lo que los síntomas van desde depresión del estado renal, vómitos y diarreas hasta diarreas con sangre, sangrado por la nariz, convulsiones e incluso la muerte.

Aunque estas son algunas de las plantas más tóxicas para los gatos, no son las únicas. Hay otras plantas a las que tu mascota debe evitar acercarse:

  • Adelfa (Nerium oleander): Síntomas digestivos, principalmente vómitos y diarreas. Si ingieren altas cantidades también aparecerán síntomas cardíacos y dificultad respiratoria. El animal puede sufrir un paro cardiaco y, con ello, se podría producir la muerte súbita.

  • Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima): Síntomas digestivos (vómitos y diarrea). También pueden sufrir irritación de la piel (dermatitis) si hay un contacto directo con la savia del interior de los tallos.

  • Azalea (Rhododendron spp.): La intoxicación combina trastornos digestivos como profundo dolor abdominal, vómitos y diarreas, con síntomas nerviosos como incoordinación y convulsiones. Puede desencadenar la muerte en los casos más graves.

  • Narciso (Narcissus spp.): Resulta muy tóxico para los gatos. Genera salivación excesiva, vómitos, diarrea, dermatitis en la piel, problemas cardíacos y nerviosos, como convulsiones. 

  • Marihuana (Cannabis sativa): Afecta a la consciencia y al desarrollo de los movimientos voluntarios. Se observa dificultad para caminar, desorientación, hipotermia y bradicardia (ritmo cardiaco ralentizado)

  • Hiedra (Hedera hélix): Síntomas dérmicos. Irritación de la piel con un picor exagerado y formación de ampollas.

  • Ricino (Ricinus communis): Provoca una intoxicación muy grave. Comienza por dolor abdominal, vómitos y diarreas y termina causando una depresión muy fuerte del estado mental que puede llevar al coma y, finalmente, la muerte.

  • Aloe vera: Potente laxante que causará la deshidratación severa del animal. No se considera una intoxicación grave, pero necesita atención veterinaria temprana para que el pronóstico sea favorable. 

  • Difenbaquia (Dieffenbachia spp.): Una intoxicación muy dolorosa. Sufren inflamación de la cavidad bucal con dificultad para tragar y respirar. 

  • Banderita española (Lantana camara): Síntomas digestivos como vómitos y diarreas. También padecen ictericia, que es el cambio de tonalidad de la piel hacia una coloración amarillenta debido al ataque sobre los pigmentos hepáticos y biliares. 

Por último, cabe destacar que hay intoxicaciones más o menos graves, que comprometen o no la vida del animal, pero todas ellas deben ser atendidas por un profesional.

Ahora que conoces algunas plantas que resultan tóxicas para los gatos, evita que el tuyo entre en contacto con ellas para prevenir cualquier problema futuro. Ante cualquier sospecha de intoxicación, te recomendamos que acudas con urgencia al veterinario, quizá si esperas demasiado ya sea tarde para poder ayudar a tu minino.