Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Estreñimiento en gatos: Soluciones prácticas y recomendaciones

Estreñimiento en gatos advice
© Shutterstock

El estreñimiento se define como la falta de movimiento intestinal, lo que provoca una alteración en la defecación normal, resultando en deposiciones infrecuentes, con esfuerzo y normalmente, poca cantidad y de consistencia dura y seca. Los gatos también son susceptibles de padecer esta condición tan molesta, por lo que es importante conocer los signos que indican que el animal está estreñido.

En el siguiente artículo, hablaremos sobre el estreñimiento en gatos, así como una breve aproximación a los posibles remedios y tratamientos.

Por Rodríguez Paula

Causas de estreñimiento en gatos

Lo primero de todo, es necesario conocer las causas que pueden originar el estreñimiento en gatos, ya que la mejor forma de evitar que ocurra es prevenir y estar atentos a determinadas situaciones. Algunas de las causas pueden ser las siguientes:

  • Dieta. Una dieta inapropiada o de baja calidad, puede afectar a la motilidad intestinal y resultar tanto en diarrea en gatos, como en estreñimiento. Debemos recordar que los gatos son carnívoros estrictos, por lo que precisan dietas ricas en proteínas y adaptadas a su condición específica (edad, estado de salud, esterilizado, etc.)

  • Estrés. Una situación de estrés puede alterar la rutina normal de nuestro gato y que rechace acudir a su caja de arena. Además de la no defecación, suelen mostrar otros síntomas que nos indicarán que no se encuentra cómodo.

  • Falta de agua. Si el gato no bebe agua suficiente, desarrollará un déficit de hidratación que puede provocar estreñimiento, entre otras cosas.

  • Obesidad. Un gato obeso suele ser un animal letárgico, que siempre está descansando y se mueve lo menos posible, por lo que su metabolismo se ralentiza. La falta de actividad puede desarrollar dificultades a la hora de evacuar las heces.

  • Ingestión de un cuerpo extraño. Un objeto que queda atrapado en el tracto digestivo, dificultará la defecación, por lo que esta situación mantenida en el tiempo, puede dar lugar al estreñimiento. El cuerpo extraño puede ser desde bolas de pelo, hasta huesos o trozos de juguetes.

  • Enfermedad del tracto digestivo. La inflamación crónica del tracto digestivo, afectará al movimiento normal y musculatura intestinal, por lo tanto, el estreñimiento será un síntoma de una patología mayor.

  • Enfermedad neurológica. Algunas enfermedades del sistema nervioso pueden afectar a la funcionalidad de los esfínteres e irrigación nerviosa del tracto digestivo. Un ejemplo de esta condición, es que el gato no defeque a partir de una lesión medular.

Síntomas de estreñimiento en gatos

Los gatos suelen presumir de ser animales organizados en sus rutinas diarias, además de limpios tanto en su higiene personal como para realizar sus necesidades. Es importante fijarnos en su caja de arena y limpiarla con frecuencia, ya que no es de extrañar que si nuestro gato no se siente cómodo en la zona donde orina/defeca, porque la encuentra sucia o no está en un lugar seguro para él/ella, evitará hacer sus necesidades. Al llevar un control del arenero, podremos valorar si nuestro gato goza de buena salud digestiva y urinaria, lo que puede ahorrarnos muchos problemas futuros.

Algunos de los síntomas que pueden hacernos sospechar de estreñimiento en gatos son los siguientes:

  • Frecuenta la caja de arena pero sin éxito, es decir, mantiene la postura arqueada y en contracción tratando de evacuar las heces pero le supone mucho esfuerzo.

  • Puede intentar defecar fuera de la caja o buscar rincones aislados, ya que siente mucha molestia.

  • Muestra dolor abdominal. Puede maullar fuerte de dolor, adoptar posturas extrañas e incluso, quejarse cuando lo sujetamos por el abdomen.

  • Puede tener cambios de carácter como estar apático o mostrar cierta agresividad, por la incomodidad que sufre.

  • No se acicala con normalidad y muestra un pelaje descuidado.

  • No tiene apetito y pierde peso.

  • Si consigue defecar, las heces serán secas, duras, con poco volumen y puede aparecer sangre o moco.

Estreñimiento en gatos: Tratamiento

Es importante resaltar que ante la mínima sospecha, es fundamental acudir al veterinario y no tratar de resolver el problema por nosotros mismos. Muchos de los principios activos utilizados en la medicación humana resultan tóxicos para los gatos y podemos agravar la situación considerablemente.

Acudir al veterinario es fundamental

Al tratarse de una situación muy incómoda para el animal, recomendamos acudir lo antes posible al veterinario para que realice un examen completo y prescriba la terapia oportuna. Dependiendo del caso ante el que nos encontremos, puede ser necesario realizar pruebas complementarias como radiografía y//o ecografía abdominal.

Importancia de la alimentación

El estreñimiento en gatos suele tener como tratamiento un ajuste en la dieta (incrementar el contenido de fibra de fácil digestión) y potenciar la ingesta de agua. Una buena manera de mejorar la hidratación es introducir la comida húmeda en la ración diaria.

También pueden incluirse la malta, que actuará como laxante y lubricante de las heces, favoreciendo el tránsito intestinal. En función del estado del paciente, puede ser necesaria la acción de analgésicos y antiinflamatorios para reducir el dolor.

Recomendaciones para prevenir el estreñimiento en gatos

Lo más importante es conocer las causas de estreñimiento en gatos para poder prevenir su aparición.

Debemos informarnos sobre la alimentación óptima para nuestro amigo: prestar atención a su arenero y mantener un control de la higiene; favorecer el consumo de agua; cepillar al gato con asiduidad para reducir la formación de bolas de pelo en su tracto digestivo; evitar situaciones de estrés y sobre todo, contar con una buena atención veterinaria para resolver cualquier problema que pueda estar presente.