Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Cómo tratar el asma en gatos: cuidados y recomendaciones

Asma en gatos advice © Shutterstock

El asma en gatos consiste en una enfermedad de las vías respiratorias que, a consecuencia de la inflamación crónica, se produce la oclusión de los bronquios. Esta condición dificulta el paso del aire y compromete la respiración normal del animal. El asma en gatos es una patología bastante común y no debe pasarse por alto su presencia. Es necesario un examen clínico completo, por parte de un veterinario, ya que los síntomas pueden ser similares a otras enfermedades y es importante instaurar el tratamiento correcto cuanto antes. 

En el siguiente artículo hablaremos sobre qué es el asma en gatos y qué cuidados especiales necesita nuestro lindo minino. 

Por Bosch Maica

Qué es el asma en gatos

El asma se define como una enfermedad del tracto respiratorio caracterizada por la inflamación crónica de las vías aéreas, principalmente los bronquios (la unión entre tráquea y entrada a los pulmones). Esta inflamación provoca una irritación y estrechamiento de las vías respiratorias que causa dificultad del paso del aire y, por lo tanto, dificultad para respirar. 

El asma en gatos suele asociarse a una reacción alérgica, por ello también se le conoce con el nombre de bronquitis alérgica felina. La exposición durante mucho tiempo a un agente irritante, inflama el tejido y desarrollará esta patología. 

Además, cuando un alérgeno entra en las vías respiratorias del animal, su organismo tratará de expulsarlo mediante tos o estornudos, o tratará de atraparlo con mucosidad para impedir que alcance los pulmones. Por esta razón, un ciclo constante de tos, irritación y exceso de mucosidad dañará las vías respiratorias y dará lugar al asma en gatos. 

Un gato puede tener alergia a multitud de alérgenos como pueden ser: humo del tabaco, humo de chimenea, polen, polvo y ácaros, mohos, al polvo que desprende la arena para gatos, productos de limpieza, etc. 

Síntomas de asma en gatos

Los síntomas son poco específicos y pueden confundirse con otras patologías infecciosas, respiratorias y/o cardiacas (como la dirofilariosis felina). Los signos más frecuentes se asocian a daño de las vías respiratorias superiores (aspecto nasal, tráquea y bronquios). En la siguiente lista mencionamos algunos de ellos:

  • Toses recurrentes (productivas o no).

  • Dificultad respiratoria. Incluso adoptan posturas extrañas para tratar de respirar mejor. 

  • Respiración con la boca abierta. No indica que el proceso se encuentra en una fase grave y que la sensación de asfixia y estrés es elevada.

  • Escuchamos ruidos al respirar o sibilancias. 

  • Mucosidad.

  • Pérdida de peso y apetito por el malestar general que siente. 

  • Deja de acicalarse y se muestra letárgico.

Diagnóstico de asma en gatos

El asma en gatos precisa de atención veterinaria para confirmar el diagnóstico y establecer el tratamiento oportuno. Será necesario un examen físico completo, analítica sanguínea para descartar la presencia de otras enfermedades y un estudio radiológico para valorar el estado de las vías respiratorias. Si no atendemos cuanto antes el asma en gatos, el problema tenderá a agravarse y aparecerán complicaciones como neumonía. 

gato con asma veterinario

Tratamiento del asma en gatos

Como ya hemos mencionado, el tratamiento solo puede determinarlo un profesional veterinario, ya que podemos confundir la sintomatología y tratarse de otra enfermedad con distintas necesidades. Además, puede haber muchas complicaciones asociadas a una mala terapia o a no resolver el problema a tiempo. El tratamiento del asma en gatos suele basarse en el uso de:

  • Oxigenoterapia. Administración de oxígeno en incubadora, cámara de nebulización o aerosoles (mascarilla), para facilitar la respiración y aliviar la sintomatología.

  • Corticoides. Los corticoides aliviarán la inflamación de las vías aéreas y son un paliativo estupendo, sobretodo si se administran vía inhalatoria junto con el oxígeno. 

  • Broncodilatadores. También pueden ser utilizados en momentos puntuales donde el animal sufre una dificultad respiratoria (disnea) grave, aunque no se recomienda utilizarlos de manera crónica y frecuente. 

  • Antibiótico. En ocasiones, si el animal tiene mucha mucosidad y posible complicación bacteriana, se recomienda administrar antibiótico en formato aerosol (por ejemplo, la gentamicina o amikacina). 

Cuidados y Recomendaciones para hacer frente al asma felino

Una vez tu gato sea atendido por un veterinario y reciba el tratamiento médico específico para el asma, tú en casa puedes adoptar ciertas medidas para ayudar a tu minino en este proceso.

Con estos consejos lo que estarás haciendo es evitar la recurrencia de nuevos ataques:

  • Evita la exposición de tu gato a los alérgenos, por ejemplo, no dejes que se acerque a fuentes de humo (tabaco, chimeneas).

  • Mantén tu casa libre de polvo y extrema la higiene del hogar, limpia con productos ecológicos, que no resulten tan irritantes

  • Evita tener demasiadas alfombras o mantas que suelen atrapar el polvo.

  • Cepíllalo con frecuencia, sobre todo si es de pelo largo, para desprender los alérgenos que puedan quedar atrapados en su pelaje.

  • En su arenero, utiliza una arena para gatos de calidad, que no desprenda polvo al depositarla.

  • Si tiene acceso a un jardín, evita que entre en contacto con fertilizantes o pesticidas. También, elude el contacto con plantas o flores que puedan provocarle alergia.

En definitiva, el asma en gatos es un problema respiratorio frecuente, que debe recibir la atención veterinaria urgente. Se trata de una enfermedad de fácil control, que no restará calidad de vida a tu gato si le damos la importancia que merece. 

Escrito por: Maica Bosch, experta en mundo animal, especialmente canino y felino.