Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

¿Por qué los gatos se van a morir fuera de casa?

gatos mueren fuera de casa advice © Shutterstock

A veces, los dueños de un gato se sienten perturbados por el hecho de que, en los últimos momentos de su vida, su mascota haya querido alejarse para morir sola. 

¿Por qué ocurre? ¿Te gustaría saber por qué los gatos prefieren morir solos? ¡Sigue leyendo! 

Por Rodríguez Paula

Después de haber sido cuidado y protegido durante años en una familia, de repente un día el gato desaparece y muere en un lugar escondido. Quienes han vivido la situación se preguntan ¿por qué no buscó mi ayuda cuando se sintió tan gravemente enfermo?

Hay quien piensa que quizá no era tan importante para su felino después de todo. Pero están muy equivocados. Algunos especialistas consideran que este efecto se produce porque buscan la comodidad, alejados de ruidos o luces molestas, pero la mayor parte cree que la justificación reside más bien en su proceso evolutivo.

Cómo mueren los gatos

Para entender el comportamiento de este pequeño felino es esencial examinar la forma en que se enfrenta a la muerte. 

Todos los humanos sabemos que, antes o después, un día moriremos y, cuando creemos que está cerca, actuamos en consecuencia. Sin embargo, el gato no tiene asumida la idea de la muerte y, por lo tanto, no puede predecirla, por muy enfermo que se sienta. 

Para un gato, la muerte es sinónimo de enfermedad que lo amenaza. Si el dolor se agudiza, sólo quedan dos estrategias alternativas: escapar o esconderse. Si se produce mientras el gato está recorriendo su territorio exterior, su reacción natural será la de tratar de esconderse en un refugio cercano. Si le ocurre al calor del hogar, buscará un refugio interior. Allí permanecerá, esperando a que desaparezca la amenaza o a que el dolor se detenga.

Su instinto le dice que no puede mostrarse débil ante los peligros que acechan y esto tiene mucho que ver con su propia evolución. A lo largo de su existencia, los gatos han aprendido que hay grandes depredadores que buscan seres débiles y vulnerables y, en una situación así, se sienten objetivos fáciles.

Si son mayores

Esto también explica por qué los gatos pueden ser mayores o estar gravemente enfermos y sufrir, pero al mismo tiempo evitar mostrar de manera consciente signos de su enfermedad. 

Cuando son ancianos podríamos decir que construyen un caparazón artificial sobre ellos, como forma de protección, hasta que sus fuerzas no dan más de sí. Salvando las distancias es el mismo proceso que atraviesan las gatas embarazadas cuando dan a luz, ocultando a sus vulnerables gatitos.

También debemos tener en cuenta que, gracias a que se han convertido en animales domésticos, reciben numerosos cuidados, antes impensables. Esto hace que hoy un gato pueda vivir hasta los 16 o 17 años, pero también provoca que viva los últimos con mayor desgaste y más enfermedades vinculadas a la vejez.

Síntomas de que un gato se muere

El primer síntoma de un gato enfermo o cercano a la muerte suele coincidir con que se esconde sin motivo aparente. Esto podría representar una señal de alarma que requiere llevarlo al veterinario cuanto antes. Aunque a simple vista no lo parezca, puede tener dolor.

En todo caso, hay una serie de síntomas comunes que indican que la muerte está cerca:

  • Apenas come y bebe. Rechaza incluso sus ‘golosinas’ preferidas.

  • Evita jugar.

  • Pierde actividad, se muestra más apagado, triste y decaído.

  • El ritmo cardíaco es más lento y débil.

  • Duerme casi todo el tiempo.

  • Busca el calor.

  • Su temperatura corporal es inferior, las patas suelen estar más frías.

  • Respiración agitada. Si está agonizando es un síntoma evidente de que está en los últimos instantes de su vida.

Recuerda que estos síntomas aislados no siempre están relacionados con la muerte. Puede que sufra alguna enfermedad curable. Lo mejor es que pueda verlo un veterinario y determinar con exactitud dónde está el problema. 

Sin embargo, ya se sabe que el gato es un animal independiente, que reacciona de distinto modo en función de su carácter. 

De hecho, no todos los gatos se esconden en sus últimos días. Algunos son muy selectivos y en ese momento tienden a acercarse a las personas más cercanas, otros buscan el refugio junto a sus semejantes y, eso sí, la mayoría prefiere vivir el momento solo en un lugar tranquilo. 

¿Qué hacer cuando un gato se muere?

No es raro que los gatos mueran sin que nadie se dé cuenta de que se han ido. Pero para los dueños que saben que la muerte es inminente, prepararse para el evento puede ayudarles a despedirse de una manera digna.

Algunos animales están tan enfermos que el dueño puede querer llevarlos al veterinario para considerar la eutanasia. Si el veterinario está de acuerdo en que debe ser sacrificado, tendrás la última oportunidad de estar presente en ese último momento.

En algunos casos, es posible incluso que no puedas llevarlo al veterinario. En tales situaciones, los cuidados de un gato moribundo requieren gestos muy simples: basta con mantenerlo seguro y cómodo, rodeado de tranquilidad, paz y también de libertad para decidir cómo desea vivir ese momento. 

Los gatos no temen a la muerte

Es lógico sentir lástima por un animal con el que hemos compartido tantos momentos y que ha formado parte de nuestra familia. Pero recuerda que, al contrario que los humanos, no tiene miedo a la muerte porque no sabe lo que es. Simplemente lo vive como una amenaza y quiere protegerse de los peligros que su propia naturaleza, instinto y evolución le transmiten.

Un miedo que los humanos debemos llevar con nosotros toda la vida hasta descansar en paz y que ellos, en cambio, viven con la normalidad de una enfermedad que esperan superar.

Escrito por: Paula Rodriguez, graduada en Veterinaria y especializada en Medicina Tradicional China y Terapias Naturales.