Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Adoptar un segundo gato: consejos a seguir en casa

segundo gato en casa advice © Shutterstock

Te damos algunos consejos imprescindibles para que tu minino acepte, con la mayor naturalidad posible, un segundo gato en casa. No será tarea fácil, pero no hagas caso a los que dicen que es imposible. Con esfuerzo y dedicación por tu parte, terminarán llevándose fenomenal.

Por Roberto Herrero

¿Es una buena idea adoptar un segundo gato en casa?

Ya tienes gato, estás súper contento con él porque se porta fenomenal y no te araña los muebles ni los sofás -tampoco a los niños que vienen de visita-. Por eso has decidido que sería una buena idea traer un miembro más a la familia, un segundo gato en casa con el que el primero tendrá que aprender a convivir. ¿Es una buena idea? ¿Es aconsejable?

Eso es lo que te vamos a ayudar a decidir en este artículo, ya que, como te hemos comentado en alguna ocasión, los gatos son animales muy particulares que no se adaptan con facilidad a los nuevos escenarios. Sin embargo, por supuesto que es posible si se sigue una serie de recomendaciones y si nos armamos de paciencia.

1. Un segundo gato en una casa con otro gato: el espacio es vital

Aunque los gatos por naturaleza son animales solitarios, también están preparados para vivir en colonia si la situación lo requiere. Por eso es primordial que tu casa sea lo suficientemente grande como para que los dos animales se sientan cómodos y para que cada uno pueda encontrar ‘su espacio’. Si se da la situación de que tu casa es demasiado pequeña, también puedes optar por crear nuevos espacios con biombos o con estanterías a las que los felinos puedan subirse.

2. Cómo presentar a tu gato al segundo gato de la casa: mejor que sea cachorro

Los gatos adultos ya han creado su propio temperamento y es mucho más complicado hacerles entender que de repente tienen que compartir sus cosas con otro habitante en la casa. Ellos por defecto lo verán como un rival, ya que tienen una naturaleza depredadora y defensora de su propio territorio.

Por eso, si el nuevo miembro de la familia es un cachorro, todo será más fácil, porque nuestro gato lo aceptará con más facilidad, ya que no verá en él a un rival, sino a un potencial compañero de juegos. En este enlace, encontrarás los mejores juegos para divertirte con tu felino. Por eso es importante también que cuenten con suficientes juguetes para imitar las prácticas de ataque o persecución que harían viviendo en libertad (ratones de mentira, cuerdas, pelotas…).

3. Cómo acostumbrar a los gatos a vivir juntos: el segundo gato en casa debe tener su propio comedero y arena

Ambos tienen que saber que cuentan con los recursos suficientes para que no haya encontronazos a la hora de comer. Si bien no siempre usarán cada uno el suyo y los verás compartirlo, es imprescindible para evitar peleas. Lo mismo sucede con la arena. Cada gato debe tener su arenero, descubre aquí las ventajas de tener un arenero eléctrico, y además debes colocar un tercero para ofrecer una alternativa en caso de que en algún momento no quieran el que está libre. Sabemos que esto no siempre es posible en todas las casas, pero sí que es muy recomendable.

gato con comedero

Gato con comedero

4. Cómo amigar a tu gato con el segundo gato de la casa: poco a poco

Un buen método consiste en introducir en primer lugar alguna prenda u objeto que haya pertenecido al nuevo gato, así nuestra mascota comenzará a conocer el nuevo olor que en el futuro le será tan familiar. Posteriormente podemos llevar el gato a la casa, pero intentaremos que no entre en contacto con nuestro gato. Una buena opción es situarlo en una habitación vacía para que ambos puedan olerse y escucharse sin posibilidad de tocarse. El siguiente paso es la introducción del nuevo inquilino en nuestro hogar, metido siempre en un transportín o jaula.

Observaremos sus reacciones y veremos si es posible pasar al siguiente paso, que será el de soltarle bajo nuestra supervisión para intervenir en caso de emergencia. Si todo va saliendo bien, podremos ir dejándolos juntos más tiempo hasta que lo tengan totalmente normalizado. La clave reside en no forzar nunca la situación y armarse de paciencia, pues por norma no suele ser un proceso sencillo.

¿Y si mi gato rechaza al segundo gato de la casa?

En cualquier caso, si esta técnica no termina de funcionar, siempre puedes hablar con tu veterinario, para que te dé consejos más precisos, ya que conoce perfectamente a tu animal y sabe cómo puede reaccionar en situaciones de máximo estrés como esta. Y, como siempre te recomendamos en Wamiz, si vas a traer un nuevo animal a casa, adóptalo de un refugio y no lo compres en una tienda. ¡Hay miles de animales deseando darte todo su amor! 

Escrito por: Roberto Herrero, periodista especializado en comportamiento y causa animal.