Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Cómo actuar cuando un perro se atraganta

perro atragantado advice
© Shutterstock

Un perro atragantado es un caso diario de urgencia en un centro veterinario. Son muchas las causas que pueden provocar el atragantamiento en el perro: desde su propia comida si comen muy rápido y con ansiedad, hasta un pedazo de juguete, un hueso o los pedazos de una alfombra.

Si te has visto en la situación o si simplemente quieres estar preparado por si las moscas, en el siguiente artículo te mostraremos qué hacer cuando se atraganta un perro.

Lo más importante es actuar rápidamente, así que ¡sigue leyendo!

Por Rodríguez Paula

Los atragantamiento en perros son más comunes de lo que la gente piensa. Un hecho que llena las consultas veterinarias a diario a la par que angustia a los propietarios de los canes puesto que muchos no saben cómo deben actuar para salvar la vida del animal. En Wamiz queremos hablarte sobre las pautas a tener en cuenta en caso de que tu perro se atragante

Perro atragantado: síntomas

Un perro atragantado es un perro en apuros y con alto riesgo de asfixia.

Debemos actuar lo más rápido posible para evitar que el problema se agrave. Por ello, lo más importante es saber reconocer los síntomas de un perro atragantado

  • Un perro atragantado comenzará a toser, incluso tendrá arcadas, ya que tratará de expulsar lo que se ha quedado obstruido en su garganta.

  • Tendrá dificultad para respirar. Puede que adopte una posición “ortopneica” es decir, con el cuello estirado ligeramente hacia el suelo y las extremidades delanteras abiertas. Esta posición facilita la entrada de aire para respirar.

  • Puede que comience a babear en exceso y a intentar deglutir.

  • Estará nervioso y agitado, dará vueltas por la habitación ya que estará incómodo.

  • En casos graves, donde la obstrucción es total y le impide respirar, puede asfixiarse y adquirir una tonalidad azulada progresivamente.

¿Qué hacer si se atraganta un perro?

El método de actuación va a depender de la gravedad de la situación. Lo más importante es mantener la calma y actuar con decisión y frialdad.

Si nos inunda el pánico, los nervios nos jugarán una mala pasada y no seremos de gran ayuda para el perro. Por lo tanto, ante una situación de atragantamiento en un perro, es mejor detenerse un segundo, respirar mientras valoramos la situación y actuar con determinación. De esta forma, podemos salvarle la vida, de lo contrario, el caos nos dominará y será difícil tener un bonito final.

Ante la pregunta de qué hacer cuando se atraganta un perro, son varias las opciones que podemos adoptar:

1. Abrir la boca para examinar la cavidad oral

No es recomendable introducir la mano en el interior de la boca, ya que podemos hacerle más daño, e incluso nos puede morder mientras trata de expulsar el objeto. Sin embargo, si abrimos la boca y podemos visualizar el objeto, podemos tratar de retirarlo manualmente, siempre y cuando no se trate de objetos afilados o puntiagudos que puedan desgarrar las paredes cuando nosotros estiramos.

2. Maniobra de Heimlich

Es similar a la que se practica en las personas:

  1. Nos colocamos por detrás del perro, es decir, su cola debe estar enfrentada con nuestro abdomen.

  2. Abrazamos al perro colocando nuestras manos por detrás de las costillas (en la boca del estómago), y formando un puño en el abdomen del perrito.

  3. Lo elevamos, como si nos colocáramos en la postura de carretilla, dejando que su cabeza y garganta se direccione hacia el suelo.

  4. Podemos presionar su abdomen, controlando el nivel de fuerza, para favorecer que el objeto salga.

  5. El perro puede comenzar a toser y a salivar. Continúa haciéndolo hasta que por fin logre lubricarse y salir.

  6. Si notamos que el perro empeora en esta posición, porque se ahoga y no logra sacarlo, debemos soltarlo, dejar que se tranquilice y acudir al veterinario urgentemente.

3. Atención veterinaria

Es importante la actuación de un profesional, sobre todo en dos momentos claves:

  • Después del atragantamiento. Si tu perro se ha atragantado, has realizado las maniobras necesarias y se ha resuelto el problema, no pienses que ya es suficiente. Deberás acudir al veterinario para que revise el estado de la garganta y tejido asociados de tu perro. Debe comprobar que no hay lesiones ni desgarros. Probablemente sea necesario dejarlo en observación un tiempo, ver si logra comer con normalidad, y quizás, realizar alguna prueba diagnóstica por imagen.

  • Durante el atragantamiento. Si la obstrucción es total, notas que tiene grave dificultad para respirar y comienza a sentirse más débil, con tonalidad azulada de sus mucosas ¡corre! No pierdas tiempo y acude urgentemente al veterinario. Una clínica veterinaria con servicio de urgencias cuenta con el material necesario para asistir estas situaciones de alarma. Probablemente sonden al perro para proporcionar oxígeno y retiren de forma segura el objeto atascado en la garganta.

El atragantamiento en el perro es más habitual de lo que pensamos. Nadie nos prepara para una situación así, por lo que ahora que sabemos qué hacer cuando se atraganta un perro, debemos mantener la calma y actuar de forma rápida y determinante.

Del mismo modo, también aconsejamos controlar qué ingiere nuestro perro, y no dejar al alcance objetos que puedan desencadenar este problema.

Comer demasiado rápido, huesos que tienden a astillarse o juguetes rotos, son factores de riesgo para el atragantamiento en perros. Recuerda, una buena decisión puede salvar la vida de un perro atragantado.