Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Todo lo que deberías saber sobre la sarna en perros

perro con sarna advice
© Shutterstock

La sarna en perros es una enfermedad parasitaria provocada por unos diminutos seres, los ácaros. Esta patología afecta principalmente a nivel de la piel y produce unas lesiones muy desagradables y molestas para los perros, además de suponer un peligro para las personas. Según la especie de ácaro que actúe, la sarna adoptará un nombre u otro. Descubre los diferentes tipos de sarna más frecuentes, así como su tratamiento y cómo prevenirla.

Por Bosch Maica

Tipos de sarna en perros

Los ácaros son unos parásitos pertenecientes al grupo animal de los artrópodos. Dentro de este grupo existen muchas especies distintas, pero todas comparten su diminuto tamaño y sus mudas antes de convertirse en adultos (larva y tres estadios de ninfa). Los ácaros que habitan en la piel se alimentan de sangre, queratina y/o descamaciones de las células epiteliales. Esto suele provocar un intenso picor en el animal que se rascará constantemente. 

Las tres sarnas más habituales en perros son las siguientes:

1. Sarna sarcóptica

Esta sarna en perros es la más frecuente y está causada por el ácaro Sarcoptes scabei. Este diminuto ser excava galerías entre las capas de la piel mientras se alimenta de células epiteliales y queratina. 

En dichas galerías, la hembra deposita los huevos y cuando eclosionan las larvas, deben migrar al exterior, resultando muy irritante. Los perros sienten un intenso picor debido al estilo de vida de los parásitos y se rascan desesperadamente. El resultado son grandes lesiones con pérdida de pelo en la zona y ulceraciones. 

Las zonas más afectadas son detrás de las orejas, costados y abdomen. Su transmisión es por contacto directo entre los perros y, además, las personas también son susceptibles de padecerla. 

2. Sarna demodécica

Esta sarna en perros está causada por el ácaro Demodex spp. Este parásito convive de forma habitual en la piel de los perros y sólo ante una caída del sistema inmunitario del perro, se reproduce de forma exagerada y causa la patología (demodicosis). 

Esta sarna en perros se caracteriza por no causar cuadros de picor intenso, únicamente aparecen zonas alopécicas en la zona de la cara, lomo y/o patas que, si se infectan por bacterias, evolucionan a costras y heridas más llamativas con un potente olor muy desagradable.

3. Sarna otodéctica

Esta sarna en perros la produce el ácaro Otodectes cynotis y se trata de una enfermedad que se localiza en el área de las orejas. Estos ácaros colonizan el pabellón auditivo y suelen provocar una otitis secundaria. 

Los signos más frecuentes son el rascado continuo de las orejas, costras en el interior y exterior de la oreja, inflamación y enrojecimiento del pabellón auditivo, e incluso si la carga parasitaria es muy abundante, pueden llegar a observarse diminutos puntos blancos paseando por la superficie. 

Esta sarna suele darse más en gatos, por lo que es frecuente que aparezca en situaciones donde perro y gato conviven juntos y comparten espacios. 

Tratamiento de sarna en perros

En cuanto al tratamiento de la sarna en perros, lo más importante es acudir al veterinario urgentemente, ya que se trata de un problema que puede terminar afectando a todos los miembros de la casa. 

Si la enfermedad no se encuentra en un estado grave suele resolver con tratamiento tópico. 

El veterinario, tras realizar un examen completo, determinará el plan terapéutico que, probablemente, incluya un champú, crema analgésica y/o antiinflamatorio (si la afección es generalizada), para recuperar la salud de la piel y evitar que el perro continúe rascándose. 

Del mismo modo, el veterinario también administrará el tratamiento desparasitario pertinente, vía oral o tópica, para acabar con todos los ácaros presentes. Puede ser necesario utilizar un collar isabelino para evitar que el perro se rasque o lama las heridas. 

La sarna en perros suele darse cuando el sistema inmunitario está debilitado, por ejemplo, en perros callejeros, abandonados o cachorros. Por esta razón, sería conveniente suplementar con complejos vitamínicos y estimulantes del sistema inmune para restaurar la fuerza defensiva y proteger el organismo. 

Prevención de sarna en perros

Lo más importante es la prevención para evitar el contagio, ya que la enfermedad suele avanzar muy rápidamente. Algunas de las medidas más básicas e importantes para conseguirlo son:

  • Tener al día y con riguroso cumplimiento, el plan de desparasitación de nuestro perro. La desparasitación interna y externa mensual es básica para mantener la salud de nuestro amigo.

  • Mantener un buen estado de higiene, tanto del perro como del entorno. Debemos preocuparnos de la limpieza en casa y de que los objetos que suele frecuentar nuestro perro también se encuentren en buenas condiciones. Del mismo modo, debe formar parte de la rutina, los baños periódicos de nuestro amigo.

  • Evitar el contacto con animales enfermos. La transmisión ocurre por contacto directo, por lo que no expongas a tu perro al foco de infección. 

  • Provee de una alimentación equilibrada que cubra todas las necesidades del perro, para así contar con una salud de hierro y un sistema inmunitario fuerte. 

La sarna en perros se trata de un problema muy frecuente en las clínicas y que se transmite rápidamente y con facilidad. Esto supone un gran riesgo, ya que no solo los perros son los afectado, sino que todas las personas de su entorno son susceptibles de padecer sarna.

Si observas síntomas compatibles con sarna en tu perro y sospechas que se ha podido contagiar, acude urgentemente al veterinario para iniciar el plan terapéutico cuanto antes. Recuerda, no alargues una situación tan molesta para tu querido amigo, ya que tiene fácil resolución y el tratamiento suele resultar un éxito rápidamente. 

Autora: Paula Rodríguez