Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Cómo quitar una garrapata a un perro sin pinzas

quitar garrapatas sin pinzas a un perro advice
© Shutterstock

Es posible que durante la vida de tu perro este tenga en algún momento parásitos externos como pulgas o garrapatas. De hecho, es lo más habitual, sobre todo si paseas al can por zonas con hierbas. Pese a ser algo normal, una vez detectemos estos seres hay que eliminarlos. En el caso de las garrapatas (el parásito más común), debes saber cómo quitarlas sin recurrir para ello a pinzas; ya que no siempre las tendrás a mano.

Por Bosch Maica

Quitar garrapatas sin pinzas: qué tener en cuenta

Lo primero que debes hacer para quitar una garrapata sin pinzas a tu perro es localizarla, en caso de que no lo hayas hecho ya. Para ello puedes recorrer el cuerpo del animal con tus manos y acariciarle a contra pelo, para levantarlo y ver lo que hay debajo.

Cuando pases por zonas como el cuello, las orejas u otros pliegues de la piel presta más atención, pues suelen esconderse en esas áreas poco visibles.

Para sacar el máximo partido a esta búsqueda, colócate en un lugar con una luz suficiente y si no puedes, utiliza alguna linterna para ayudarte. Ten en cuenta que las garrapatas pueden llegara a ser igual de pequeñas que un grano de arroz y al quitar una garrapata sin pinzas la situación de puede complicar. Sin embargo, a medida que se llenan de sangre pueden llegar incluso a ser del tamaño de un hueso de limón, por lo que serán más sencillas de extraer aún sin pinzas. Aunque hay que tratar de evitar llegar a este punto.

Digamos que has llegado hasta este punto y has encontrado una garrapata adherida a la piel de tu perro, ¿qué haces? ¿Cómo la quitas con pinzas? ¿Cuáles son los pasos a seguir? Está claro que tienes que eliminarla cuanto antes, pero quitarla de una mala manera puede hacer que tu perro sufra infecciones o dolor.

Quitar una garrapata sin pinzas paso a paso

Localiza la garrapata

Una vez ya hayas localizado alguna garrapata, ponte unos guantes de látex y consigue un bote de alcohol. Nunca quites una garrapata con las manos descubiertas porque podrías exponerte a enfermedades causadas por estos parásitos.

A parte de las pinzas hay otros utensilios que podrás encontrar en las tiendas de animales y que están diseñados para esta función en concreto.

Quita la garrapata

Para separarla de la piel del animal, cógela lo más cerca de la base que puedas, es decir, lo más cerca de su cabeza.

Llega el momento de tirar, hazlo de manera suave pero lo suficientemente firme como para arrancarla. No la retuerzas, ni gires la mano, estira hacia atrás en línea recta. Si es gorda, sentirás que hay un poco de resistencia pero es normal en las garrapatas que ya son algo grandes.

No le eches al perro vaselina, ni alcohol, ni cualquier otro producto químico que se diga que sirve para eliminar las garrapatas. Son todos métodos que no funcionan, y además puedes causar algún tipo de irritación en la piel del animal.

Cuando agarres la garrapata no la aprietes, pues podría reventar y todas las bacterias que lleva las absorbería el perro a través de la piel. Seguramente, después de quitarle la garrapata, el perro sangre un poco en la zona en la que estaba pero es lo más normal, sobre todo si ya llevaba algún tiempo ahí.

Elimina la garrapata

Cuando se la quites al perro puedes colocarla en un vaso con alcohol de curar para asegurarte que está muerta; si no, asegúrate de matarla con la mano, siempre con guantes puestos como decíamos antes.

Limpieza final

Una vez ya no haya garrapata, habrá que limpiar la zona con agua y jabón antes de aplicar cualquier producto químico sobre la herida. Cuando la zona esté bien limpia, puedes ponerle alguna crema antibiótica en caso de que tenga la piel algo inflamada o infectada.

Échale un ojo a la zona en cuestión durante los días siguientes para ver cómo avanza en caso de que el perro tuviera alguna irritación o una infección mayor. Si ves que la herida no se cura en unos días, acude al veterinario (aquí puedes encontrar toda la información con respecto a una consulta).

Quitar una garrapata a tu perro: recomendaciones finales

  • Las garrapatas suelen acudir al mismo sitio. Estos parásitos son más de amontonarse en una misma zona que de esparcirse por todo el cuerpo del animal, por lo que lo más seguro es que si tu perro vuelve a tener alguna garrapata en un futuro le vuelven aparecer en las zonas en la que ya haya tenido. Así te será más fácil identificarlas porque ya sabes donde buscar.

  • A veces al quitar la garrapata sin pinzas, conseguimos sacar solo el cuerpo por lo que la cabeza sigue pegada a la peil del animal. Pero no hay que preocuparse, ya que sin cuerpo la cabeza acabará por caérsele sola con el tiempo.

En caso de que te des cuenta que la cabeza sigue en la piel del perro intenta siempre quitarla, pero si no puedes, no hay mayor problema. Sólo toca esperar hasta que caiga sola.

  • Si tu perro se ha contagiado de alguna enfermedad o infección transmitida por las garrapatas puede que tardes meses en darte cuenta pues los síntomas son tardíos. Si crees que tu perro puede estar sufriendo alguna tipo de infección derivada por un parásito, consulta a tu veterinario lo más pronto posible para que despeje todas tus dudas.

  • Una buena higiene también ahuyenta a las garrapatas, por lo que intenta lavar a tu perro de manera frecuente.

Ya ves que quitar una garrapata sin pinzas es posible y lo puedes hacer muy fácil con tus propias manos. Si descubres una garrapata en tu perro, actúa cuanto antes.
 

Lea también