Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Por qué los perros lamen la cara?

perros lamen la cara advice
© Shutterstock

El perro es un animal muy curioso, ¡y algunas veces puede llegar a ser muy insistente! Lo que los humanos conocen como "besos" a menudo vienen en forma de una avalancha de lametazos por parte de ellos. 

¿Por qué los perros lamen la cara? ¿Qué significa este comportamiento? En caso de que fuera molesto, ¿podemos controlar esta acción?

El perro, como animal social, tiene varias herramientas para comunicarse e interactuar con los miembros de su mismo grupo. Lamer es una de estas herramientas y, así, puede expresar varias emociones y usarlo en diferentes contextos.

Por Bosch Maica

¿Por qué lame el perro? ¿Por qué los perros lamen la cara?

Lamer es por lo tanto, un comportamiento natural del perro. Todos los perros no lo expresan de la misma manera, ya que se necesita un aprendizaje social previo, es decir, interactuar con nosotros u otros perros para descubrir cómo usarlo.

Durante su desarrollo, el perro experimenta varias acciones o fases que le pueden provocar este comportamiento o actitud:

  • Tras el nacimiento, el cachorro recibe lametazos de su madre para limpiarlo o mostrarle cariño, lo que desencadena necesidades particulares del pequeño.
  • Después, en su etapa de crecimiento, el perro utiliza su lengua para poder amamantarse a través de las mamas de la madre.
  • Cuando ya no es un cachorro, los lamidos le sirven para desencadenar la regurgitación de los alimentos y este comportamiento, a menudo, persiste en la edad adulta, como interacción positiva cuando el perro busca nuestra atención.

Sin duda, lamer es un comportamiento normal que puede darse con otra persona, así como con él mismo. Esta manera de actuar en los perros generalmente tiene un fin calmante, cuyos efectos se miden tanto en el receptor de los lametazos como en el emisor de los mismos.

¿Por qué tu perro te lame la cara específicamente?

El origen está en el desarrollo de su comportamiento durante su etapa juvenil. Y es que muchas acciones de perros adultos se parecen a la manera de comportase que tenían cuando eran unos cachorros y a la interacción que tuvieron con la gente.

El perro, en su edad adulta, ya no lo hace para poder alimentarse, pero esta manera de actuar generalmente demuestra una demanda de atención y afecto. Por eso es un gesto muy positivo, que expresa alegría y buenas emociones.

Para que esta conducta continúe hasta la edad adulta, el perro debe practicarlo, por lo que de vez en cuando no está de más que reciba algún tipo de refuerzo positivo por tu parte, es decir, reacciona de manera positiva ante sus besos. Así estarás estimulando al perro para que se comunique de nuevo de esta manera y establecerás un ritual de aprendizaje muy sano entre ambos.

¿Cómo disminuir este comportamiento?

¿Es posible que mi perro deje de lamer mi cara?

Que los lametazos de tu perro en la cara te molesten es perfectamente normal. Por otro lado, este comportamiento no debe considerarse como algo anormal, pero si eres de los que no les gusta nada que tu perro te lama la cara, simplemente debes educar al perro para que se comunique contigo de otra manera.

Si te estás preguntando qué hacer en estos casos aquí te explicamos algunos consejos para que tu perro cambie su comportamiento y no te siga lamiendo:

  • Puedes usar el método de desviación, es decir, es suficiente con reforzar cualquier otro comportamiento que no sea lamer, especialmente para no fortalecer su actitud cuando lo haga. Para ello debes ser paciente y benevolente con tu mascota, ya que puede llevarle un poco de tiempo acostumbrarse.

  • Limita la posibilidad de que te lama evitando poner tu cara cerca de la suya, y siempre detén la intención de lamerte cada vez que ocurra (la forma más fácil es que tomes una posición neutral o distante). 

  • En paralelo, enseña a tu perro otra herramienta de comunicación u otro ritual de comportamiento como sentarse, dar la pata, etcétera. No te olvides de recompensarlo si lo hace bien.

Por lo que, cada vez que él te lama, le das instrucciones para que cambie su comportamiento como has leído anteriormente, y entonces le das una recompensa. La idea es que el perro asocie la recompensa deseada, ya sea tu atención o alguna chuche, con esta nueva conducta que le has enseñado.

Por lo tanto, es muy posible reducir este comportamiento de lametazos con un refuerzo positivo, y si ves que necesitas ayuda, no dudes en acudir a un educador canino para que te eche una mano durante un par de sesiones, ¡porque una demostración valiosa es a veces mejor que todos los intentos que tu puedas hacer por tu cuenta!