Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

CORONAVIRUS Y ANIMALES DE COMPAÑÍA

Publicidad

Comida casera para cachorros: la dosis correcta

comida casera para cachorros dosis advice

Comida casera para cachorros: porciones adecuadas

© Shutterstock

Elaborar una dieta a base de alimentos caseros para tu cachorro es una buena opción, pero debes tener mucho cuidado con mantener el equilibrio nutricional. Aquí tienes algunos consejos.

Por Paula Rodríguez

Uno de los temas más debatidos en el campo de la nutrición animal es si es mejor dar de comer comida casera a los perros o alimentarlos con el pienso clásico. La primera opción suele ser buena, si tienes la información correcta para poder seleccionar la calidad de los productos y mantener bajo control la dieta de nuestro peludito. Sobretodo cuando se trata de un cachorro. 

La alimentación de un cachorro es muy importante ya que está en plena etapa de crecimiento y necesita que su dieta contenga un equilibrio nutricional. Por eso si quieres dar comida casera a tu cachorro tiene que ser lo más variada posible para evitar déficits nutricionales. Para asegurarte te aconsejamos que visites a un veterinario nutricionista.

cachorro comiendo pienso

Alimentación del cachorro

Dependiendo de la edad, un cachorro comerá diferentes alimentos. Hasta el primer mes de vida es importante que el cachorro sólo se alimente de leche materna; si no tiene madre, se puede utilizar la llamada leche "maternizada", que se vende en tiendas de animales o en farmacias.

Después del primer mes, los dientes brotarán y podrás darle comida blanda o en puré. Entre los dos y los seis meses, en cuanto deje de tomar leche, nuestro cachorro comenzará a comer alimentos sólidos. Normalmente, tres veces al día. Después de seis meses tendrá que comer dos veces al día, como un adulto.

Qué debe contener la comida casera para el cachorro

La alimentación casera para un perro debe contener proteínas en forma de carne blanca o roja. Es el alimento proteico más utilizado y puede ser obtenido de muchos tipos de animales: bovinos, equinos, ovinos y aves de corral. La carne puede ser sustituida una o dos veces a la semana por pescado, huevos o queso bajo en grasa.

También son útiles los carbohidratos de origen vegetal en forma de verduras, cereales, pan seco, pasta o arroz. ¿Arroz inflado? Algo a veces controvertido: nosotros decimos que sí, pero con moderación.

Se deben evitar las salsas. Concretamente las salsas de carne, condimentos, pimienta, sal, frituras, estofados y asados. En otras palabras, las sobras de nuestra mesa, ya que son ricas en especias y condimentos, los cuales son perjudiciales para el perro.

Mejor evitar también los huesos (dependiendo de la forma, pueden crear lesiones internas), los quesos fermentados y curados, los dulces, los caramelos y el chocolate, muy peligrosos también para los perros.

Descubre aquí los alimentos prohibidos para perros

Dosis de comida para un cachorro

Las necesidades nutricionales del perro se ven afectadas por muchísimos factores, como la edad, la raza, el sexo, si está o no embarazada, la constitución, las condiciones climáticas y el nivel de actividad física diaria.

En el caso de los cachorros hay que tener mucho cuidado con la cantidad de cada nutriente que introducimos en su dieta, ya que no todos pueden introducirse en la misma medida.

comida casera cachorros dosis dieta

1. Carne y pescado: proteínas

Para la mayoría de los perros, la cantidad ideal de alimento es de un 2-4% del peso corporal. La necesidad de proteínas para el mantenimiento varía según el momento fisiológico del cuerpo, pero en promedio se sitúa entre el 18% para los adultos y el 22% para los perritos más jóvenes. La ingesta de carbohidratos es de alrededor del 30-60% de la ración.

La carne no debe ser excesivamente magra, debe ser de orígenes diferentes y debe blanquearse en agua hirviendo, con excepción de la carne de cerdo, que debe cocinarse.

Tanto para un cachorro, como para una hembra embarazada o lactante, se necesitan unos 30 gramos por kilogramo de peso al día. La carne constituye, en ese caso, el 40% de la ración. Los despojos, de bajo valor nutritivo, no deben administrarse más de una vez a la semana y deben blanquearse siempre en agua hirviendo.

El pescado es la alternativa a la carne: debe ser limpiado y hervido y la cantidad prevista para un cachorro es equivalente a la de la carne.

¿Huevos? También pueden comer, pero una o dos veces por semana, yema de huevo cruda, clara de huevo cocida.

2. Pastas, verduras y productos lácteos: carbohidratos

Los carbohidratos son un componente esencial de la comida -el otro 40%- acompañados de carne o pescado. La pasta y el arroz deben servirse bien cocidos.

Los cereales inflados deben servirse con agua. El pan estimula la salivación y fortalece las encías, y preferiblemente se le debe dar en raciones equivalentes a las de la carne.

La leche, mejor en pequeñas cantidades, es un buen alimento para un perro en crecimiento. Los quesos sólo si son frescos.

Las verduras son la última parte del plato (10-15% de la ración): deben servirse cocidas. Las zanahorias, las judías verdes, los calabacines y la calabaza son muy recomendables, ya que aportan la cantidad correcta de fibra y sales minerales.

La fruta con poco azúcar, como las manzanas, es buena.

Como ves existe una gran variedad de alimentos naturales para cachorros que pueden ayudarte a crearles una dieta equilibrada con todos los nutrientes que el pequeño necesita.

Si no tienes imaginación para cocinar, hay varias recetas caseras para cachorros: desde arroz con salmón, pastel de carne, hasta risotto de pollo.

Escrito por: Paula Rodriguez, graduada en Veterinaria y especializada en Medicina Tradicional China y Terapias Naturales.