Publicidad

Los perros pueden comer polvorones

¿Los perros pueden comer polvorones?

© Tanja Esser / Shutterstock

¿Los perros pueden comer polvorones? Los riesgos de compartir los dulces navideños

Por Luis Piqueras Ferriz Redactor | Traductor

Publicado el

Los polvorones son un alimento prohibido para los perros que puede causarles graves problemas de salud. Te explicamos por qué y qué hacer si tu perro ingiere uno por accidente.

¿Los perros pueden comer polvorones y/o mantecados?

No. Los polvorones y los mantecados son unos dulces típicos de la Navidad que se elaboran con harina, azúcar, manteca y otros ingredientes como almendras, chocolate o canela.

En vídeo:
Aunque son muy apetecibles para los humanos, no son nada recomendables para los perros, ya que pueden poner en riesgo su salud e incluso su vida.

¿Por qué los polvorones son malos para los perros?

Los polvorones contienen varios ingredientes que son tóxicos o dañinos para los perros, como el chocolate, el azúcar y la mantequilla. Veamos por qué:

  • El chocolate contiene teobromina, una sustancia que estimula el sistema nervioso central de los perros y puede causarles vómitos, diarrea, temblores, convulsiones e incluso la muerte. La toxicidad del chocolate depende de la cantidad ingerida y del tipo de chocolate, siendo el más peligroso el negro o puro.
  • El azúcar es un alimento que no aporta ningún beneficio nutricional a los perros y que puede provocarles obesidad, diabetes, caries y problemas dentales. Además, el azúcar puede alterar el equilibrio de la flora intestinal de los perros y favorecer el crecimiento de bacterias y hongos patógenos.
  • La mantequilla es una grasa saturada que puede aumentar el colesterol y los triglicéridos en los perros, así como causarles inflamación del páncreas o pancreatitis.
La pancreatitis es una enfermedad grave que se caracteriza por dolor abdominal, vómitos, diarrea, deshidratación y shock.

Además de estos ingredientes, los polvorones pueden ser peligrosos para los perros por su forma y consistencia. Al ser redondos y secos, pueden provocar atragantamiento o asfixia si el perro los traga enteros o en trozos grandes. 

Maniobra de Heimlich en caso de atragantamiento
Para prevenir sustos navideños, lee atentamente la maniobra de Heimlich para actuar rápidamente en caso de atragantamiento. © Wamiz

También pueden causar obstrucción intestinal si se acumulan en el estómago o en el intestino delgado. Esto puede requerir una intervención quirúrgica de urgencia para extraer el cuerpo extraño.

¿Qué hacer si tu perro come un polvorón?

Si tu perro come un polvorón por accidente, lo primero que debes hacer es observar si presenta algún síntoma de malestar o intoxicación. Algunos signos de alarma son:

- Salivación excesiva;
- Vómitos;
- Diarrea;
- Dolor abdominal;
- Inapetencia;
- Debilidad;
- Temblores;
- Convulsiones;
- Dificultad para respirar.

Si detectas alguno de estos síntomas, debes acudir cuanto antes al veterinario para que evalúe el estado de tu perro y le aplique el tratamiento adecuado. El tratamiento puede incluir inducir el vómito, administrar carbón activado, fluidoterapia, medicación o cirugía.

Si tu perro no presenta síntomas evidentes, pero sabes que ha comido un polvorón o sospechas que lo ha hecho, también es conveniente que consultes con el veterinario para prevenir posibles complicaciones

El veterinario podrá indicarte si es necesario realizar alguna prueba diagnóstica, como una radiografía o una ecografía, para descartar una obstrucción intestinal.

¿Cómo evitar que tu perro coma polvorones?

La mejor forma de evitar que tu perro coma polvorones es mantenerlos fuera de su alcance y no ofrecérselos como premio o golosina. ¡Para esto existen las golosinas especiales para perros!

Recuerda que los perros no necesitan comer dulces ni alimentos procesados, sino una dieta equilibrada y adaptada a sus necesidades nutricionales.

Si quieres darle un capricho a tu perro en Navidad, puedes optar por algún snack natural y saludable, como una fruta, una verdura o un trozo de carne magra. Eso sí, siempre con moderación y sin exceder el 10% de su ingesta calórica diaria.

También es importante educar a tu perro para que no pida comida en la mesa ni robe alimentos de la cocina o del comedor

Para ello, puedes reforzar su conducta cuando esté tranquilo y relajado, ignorar sus intentos de llamar tu atención y evitar dejar comida a su vista o al alcance de su hocico.

Referencias bibliográficas:

  • Gwaltney-Brant, S. (2001). Chocolate intoxication. Veterinary Medicine, 96(2), 108-111.
  • Remillard, R. L., & Thatcher, C. D. (2011). Homemade diets: attributes, pitfalls, and a call for action. Topics in companion animal medicine, 26(3), 158-165.
  • Mansfield, C. S., & James, F. E. (2013). Acute pancreatitis in dogs and cats: causes and management. Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 43(6), 1425-1440.
  • Guilford, W. G., Jones, B. R., Markwell, P. J., Arthur, D. G., Collett, M. G., & Harte, J. G. (2001). Food sensitivity in cats with chronic idiopathic gastrointestinal problems. Journal of veterinary internal medicine, 15(1), 7-13.
Más sobre...

¿Te ha sido útil esta información?

¡Gracias por tu opinión!

¡Gracias por tu opinión!

Comentarios
Comentar
¿Quiere compartir este artículo?