Publicidad

Terapia asistida con animales: ¿Cómo funciona? ¿Qué beneficios tiene?

animal de asistencia

Los perros aportan difererntes beneficios a los niños a nivel físico y mental

© Africa Studio / Shutterstock

Vanessa Carral, psicóloga clínica especializada en terapia asistada con animales, habla sobre los beneficios holísticos de la terapia asistida con animales para los seres humanos.

Por Vanessa Carral Portilla

Actualizado el

Si echamos la vista atrás podemos descubrir que los animales cuentan con una larga trayectoria en la mejora de la calidad de vida de los seres humanos. Cada vez son más los estudios que demuestran los infinitos beneficios de la interacción humano-animal. 

Si además, está interacción es dirigida por un equipo de profesionales especializados, nos encontramos con el novedoso campo de las Intervenciones Asistidas con Animales que engloban: la terapia asistida con animales, el ocio asistido con animales y la educación asistida con animales. 

¿Qué es la terapia asistida con animales?

Cuando hablamos de tratamientos terapéuticos asistidos con animales nos referimos a aquellos en los que se incluye un animal específicamente adiestrado como motivador y motor del o la participante. En el siguiente vídeo encontramos varios ejemplos de este tipo de tratamientos:

Así el profesional de la salud emplea en el tratamiento herramientas terapéuticas científicamente demostradas para mejorar la salud del o la participante con la peculiaridad de que, la presencia del animal, facilita la aceptación de dichas herramientas, favorece la motivación hacia el cambio, beneficia el vínculo terapeuta-paciente y ofrece beneficios fisiológicos, emocionales, comunicativos, sociales y cognitivos en todo el proceso.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia asistida con animales?

A día de hoy encontramos fundamentos científicos que demuestran los beneficios holísticos de la Terapia Asistida con Animales para los seres humanos:

1. Beneficios fisiológicos: el contacto con animales durante las diferentes intervenciones: baja la presión arterial, ayuda a mejorar la salud cardiovascular, fomenta la liberación de endorfinas y apoya en la disminución de la percepción del dolor físico. 

2. Salud Mental: la terapia asistida con animales favorece estados de ánimo positivos, disminuye la sintomatología depresiva, favorece la proactividad en la comunicación terapéutica, fomenta un estado de comodidad con el tratamiento, así como una mayor adhesión al mismo, aumenta la socialización y ayuda a generar un sentimiento de comunidad y pertenencia a un grupo, favorece la disminución de la sintomatología ansiosa y ayuda a mejorar los trastornos emocionales entre otros muchos beneficios.

3. Procesos de aprendizaje: la presencia de animales de intervención en los procesos terapéutico y/o educativos ayuda a desarrollar la capacidad atencional, apoya en la mejora el autoconocimiento y autoestima y favorece un estado emocional y de motivación proactivo al aprendizaje.

4. Psicomotricidad y aspectos físicos: la presencia de los animales de intervención durante las terapias físicas nos ayuda a aumentar el movimiento de las articulaciones, mejora el tiempo de recuperación, mantiene o aumenta las habilidades motoras y proporciona motivación para moverse más, estirarse más y hacer ejercicio durante más tiempo.

A quién van dirigidas las Intervenciones Asistidas con Animales

A estás alturas del artículo, es indiscutible que los animales ayudan a las personas. Si bien es cierto que las intervenciones asistidas con animales no son válidas para todo el mundo ya que presentan factores excluyentes e incluyentes a tener en cuenta:

Factores excluyentes: personas con fobias específicas a animales (en este caso recomendamos un tratamiento de desensibilización sistemática de la fobia), alergias al epitelio de los animales, epilepsias incontroladas, reacciones agresivas incontroladas y factores médicos de incompatibilidad.

Factores incluyentes: las personas susceptibles de beneficiarse de este tipo de intervenciones deben mostrar gran motivación por los animales para que éstos funcionen como motor para el cambio.

Teniendo en cuenta estos aspectos a día de hoy, podemos encontrar terapias con animales para niños y niñas con autismo, adultos, adolescentes y menores con diversidad funcional, adultos mayores, mujeres supervivientes de violencia de género, en colegios, en centros de atención temprana, en Juzgados, en Hospitales, en el ámbito de la salud mental, etc Y es que todos y cada uno de nosotros podemos necesitar las Intervenciones Asistidas con Animales en un determinado momento de nuestras vidas.

perros en hospitales
Uno de los perros terapeutas de Hachiko, en Granada, atiende a una paciente ©Hachiko / Rocío R. Gavira

Animales de intervención

Una de las preguntas más generalizadas es qué animales pueden ser incorporados en este tipo de intervenciones. A día de hoy los perros y los caballos son los animales más empleados en las Intervenciones Asistidas con Animales. Aunque también encontramos entidades que incorporan delfines o leones marinos, rapaces, animales de granja, gatos, insectos o reptiles. 

Si bien la selección de los animales de intervención ha de ser realizada por un profesional cualificado: no buscamos razas sino características

IMPORTANTE: Nunca deberemos de olvidarnos de conocer la etología y necesidades de nuestros animales de intervención para conseguir programas equilibrados en los que tanto los y las participantes como el equipo humano y animal disfruten de momentos únicos.

Bienestar Animal en las Intervenciones Asistidas con Animales

A la hora de incluir un animal en programas de Intervenciones Asistidas con Animales nunca podremos perder de vista su bienestar: han de ser animales equilibrados para poder equilibrar a personas y para ello es importante conocer sus necesidades y etología y cubrirlas.

Los animales de intervención son, ante todo, miembros de la familia y en segunda instancia compañeros y compañeras de trabajo. Por ello, es importante definir un código de higiene laboral. 

Así mismo es imprescindible realizar seguimientos veterinarios, emocionales y conductuales periódicamente para garantizar que nuestro animal de intervención está sano y feliz, disfrutando de las sesiones a las que asiste.

 
Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar