Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Cómo sanar los incómodos callos de los codos de tu perro

callos de perro fotos advice © Wikimedia Commos

Los callos de los codos también se conocen como heridas por presión, y pueden aparecer cuando el cuerpo de tu perro intenta proteger el hueso (ulna) que sobresale en su pierna.

Por Ismael G. Cabral

El traumatismo continuo, producto de acostarse en superficies rígidas, causa que la piel se haga más gruesa para proteger el hueso. Como resultado de este nuevo grosor de la piel, el pelaje suele caerse y la superficie de la piel se endurece. Las superficies de baldosa, concreto o tierra compactada son las peores para los codos de los perros. Las alfombras y suelos de madera son menos problemáticos, ya que son más suaves al contacto con el pelaje. Sin embargo, con el tiempo, cualquier superficie tiene el potencial de desgastar el codo y crear callos. Las razas de perros más grandes y pesadas son más propensas a desarrollar callos en sus codos.

Las razas con pelaje muy pesado presentan menos callos porque su grueso pelaje suaviza el impacto del codo contra el suelo. El codo es el lugar del cuerpo donde el desarrollo de callos es más común, aunque tambíen pueden ser desarrollados en las caderas, carrejas y a los lados de las piernas. No solo son feos e incómodos, los callos también pueden presentar úlceras, infectarse, romperse y sangrar. En definitiva, un sinfín de enfermedades. Si bien es cierto que no es posible sanar un callo por completo, existen medidas que puedes tomar para ayudar a mitigar el efecto en los pobres codos de tu mascota.

3 maneras de sanar o prevenir callos en los codos de tu perro

  1. Humecta el callo con un bálsamo de codos para perros indicado por tu veterinario. Existen muchos productos buenos en el mercado, diseñados específicamente para aliviar y humectar los codos de un perro. Los mejores productos contienen una mezcla de aceites ligeros de fácil absorción, aceites medios para alivio a largo plazo y manteca densa que ofrece alivio prolongado. 
  2. Asegúrate de que tu perro tenga camas cómodas en varios lugares de tu casa. Los perros siempre quieren estar a nuestro lado, así que suelen acostarse cerca de nosotros. Recuerda proveer una cama para el jardín, si el clima te lo permite.
  3. Durante los meses más calurosos, considera utilizar una almohadilla suave y refrescante si a tu perro le gusta acostarse en el suelo rígido. Muchos dueños de perros se quejan cuando sus mascotas dejan de utilizar las costosas camas durante los meses calurosos, y en lugar de eso prefieren la cerámica o la madera por la frescura. Si tu perro entra en ese grupo, tal vez quieras invertir en una almohadilla refrescante para su comodidad.

Muchas veces, los callos en los codos no dejan de aparecer, y nuestro trabajo como padres preocupados es simplemente aprender a manejar la situación y garantizar que el dolor no aumente y que los callos no se rompan. Si tu perro presenta una llaga o úlcera abierta y posiblemente infectada en el área, asegúrate de visitar al veterinario tan pronto como puedas.

perro callos codos

Lea también