Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¿Puedo meter a mi perro en mi cama? Todo lo que debes saber antes de hacerlo

es bueno que mi perro duerma en mi cama advice
© Shutterstock

Dormir con tu perro: ¿buena o mala idea? Analizamos las ventajas e inconvenientes de compartir sueño con tu buen amigo canino. 

Por Lola Duarte

Casi la mitad de las personas que acuden a un especialista para tratar problemas de sueño tienen un perro. De ellos, el 56% permite que su mascota pase la noche en su habitación. ¿Tu también haces lo mismo?

¿Por qué dormir con tu perro?

Cuando un perro duerme, hace exactamente lo mismo que las personas: sueña, ronca, muerde la manta durante la noche... pero lo más importante es que no te deja en ningún momento y nunca duermes solo. Los perros, como todos los seres vivos, necesitan cariño y dan mucho amor a cambio. Y pueden ser muy tiernos. Cuando duermes junto a tu perro en invierno, puedes estar seguro de que jamás pasarás frío. Ambos podéis disfrutar del calor corporal del otro. Al igual que ocurre a los niños a tempranas edades, a los perros no les gusta dormir solos y temen mucho la soledad. Ya sabemos que son ansiosos y que nunca les gusta quedarse sin compañía, ni siquiera cuando sus dueños deben irse al trabajo, por eso devuelven todo su cariño con creces cuando regresamos a casa. Por eso les encanta dormir con nosotros, porque así se sienten muy tranquilos y felices. ¿Cuántas horas de sueño necesita mi perro? Según un estudio del 'American Kennel Club', los perros duermen entre 12 y 14 horas diarias. Es mucho tiempo, sí. Se calcula que, diariamente, los perros están activos solo el 20% del tiempo.

¿Por qué no deberíamos dormir con nuestro perro?

Una de las principales razones por las que no se recomienda dormir con nuestro perro es por la transmisión de enfermedades. De hecho, los estudios han demostrado que los animales pueden transmitir patologías a los humanos. A esto se le conoce como zoonosis, es decir, cualquier enfermedad propia de los animales que incidentalmente puede comunicar a las personas. Son enfermedades infecciosas, pero, ¿cómo puede relacionarse una determinada enfermedad con la acción de dormir con tu mascota? También existe un informe aislado de una persona que incluso llegó a desarrollar una meningitis después de permitir que su perro durmiese bajo sus mismas mantas.

Al parecer, el perro supuestamente lamió una lesión de cadera de su dueño, provocándole meningitis bacteriana, una enfermedad grave que afecta a las meninges (las membranas que envuelven el sistema nervioso central y otras partes del cerebro). No obstante, hay que relativizar con todo esto. Es importante recordar que estos casos son extremos y que estas enfermedades son muy raras. Es obvio que los 31 millones de personas que duermen diariamente con sus animales no sufren estas patologías tan raras. Sin embargo, es importante conocer la existencia de las mismas y los riesgos de transmisión de estas zoonosis. Además de estas zoonosis tan excepcionales, un perro que duerme con su amo puede causarle algunos inconvenientes, como roncar. Y, debido a que emite calor, puede convertirse en una fuente de incomodidad cuando la temperatura es demasiado alta, especialmente si se trata de un perro muy peludo. Entonces le tocará al amo elegir si quiere o no dormir con él. 

Un poco de humor, dormir con tu perro: lo que crees y... ¡la realidad!

¿Un riesgo para la salud?

Para la salud mental, ciertamente no. Todo ser viviente desarrolla un verdadero malestar si carece de amor. El amor es la esencia y el motor de toda vida. Sin amor, cualquier existencia está de vacío, pero hay muchas formas de mostrar amor, especialmente entre dos especies tan diferentes como el ser humano y el animal, por lo que no hay que dramatizar si se prohíbe a nuestro amigo dormir en nuestra cama. En cualquier caso, si te gusta dormir con tu perro y no puedes resistirte, hay que apelar al sentido común. Por mucho que quieras a tu mascota, es obvio que hay barreras que no se pueden sobrepasar. No debes dejar que el animal te lama una herida y no se te ocurra besarle en la boca. Hay que evitar el intercambio de fluidos corporales. 

Casos en los que no deberías dormir con tu perro

  • Asma o alergias: Es mejor mantener a su mascota lejos del dormitorio.

  • Depresión: Si uno de los miembros de su familia es diagnosticado como inmunocomprometido (edad, enfermedad, cáncer, medicación...) y toma medicamentos para combatir esto, la persona no debe dormir con su mascota por razones de salud.

  • Nuevo adoptado: Si acabas de adoptar a su mascota, debes mantenerla alejada de otros animales en la casa durante aproximadamente 15 días. De la misma forma, no tienes que dormir con él bajo ningún concepto porque podría tener una enfermedad o parásitos. Este período de 'cuarentena' es necesario respetarlo para preservar la salud de todos.

  • Enfermedades: Si tu perro o tú estáis enfermos, se debe evitar el dormir juntos por razones de higiene y salud.

Y tú, ¿duermes con tu amigo de cuatro patas? ¿Por qué o por qué no? 

Lea también