Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Plan de vacunación de perros

Plan de vacunación para perros advice

Un perro en el veterinario a punto de ser vacunado

© Shutterstock

Si bien el desparasitar a nuestros perros es sumamente importante, tener un plan de vacunación de perros desde que son cachorros y prolongarlo a la vida adulta también lo es.

¿Quieres conocer todo acerca de las vacunas esenciales y no esenciales? Entonces sigue leyendo. 

Por Paula Rodríguez

El plan de vacunación para perros siempre puede variar

Existen diversos planes de vacunación para canes que se clasifican de forma diferente según la prevalencia y también la obligatoriedad con que se debe vacunar a nuestra mascota para la rabia dependiendo del lugar en el que nos encontremos, o ellos se encuentren. 

Nuestro plan de vacunación de perros

En el siguiente apartado nos encargaremos de describirte cuáles son las vacunas que se hacen esenciales para tu mascota, como también las que pueden ser optativas pero que no son esenciales. También te recomendamos que, hasta que cumplas con el plan de vacunación de perros, evites el contacto con otros para que no contraiga enfermedades. 

1. Vacunas esenciales

  • Parvovirosis, hepatitis, moquillo

Entre las vacunas esenciales para nuestro perro nos encontramos con esta, que debe ser aplicada en una primera dosis para nuestros cachorros que ya tengan entre 6 y 8 semanas de vida, de igual manera se debe repetir en algún punto entre las 12 y 16 semanas de vida. 

Esta vacuna se extiende hasta su vida adulta, en donde se deberá aplicar una siguiente dosis cuando ya ha transcurrido más del año y medio. Y, luego, se deberá repetir cada 3 años por el resto del periodo de tiempo. 

  • Rabia

La vacuna para la rabia es quizá una de las más importantes que debemos colocar a nuestras mascotas, es por eso que se hace esencial. Para los cachorros se recomienda aplicar la primera dosis entre las 6 y 8 semanas de vida. De igual manera se deberá repetir en algún punto entre las 12 y las 16 semanas de vida. 

Esta es otra de las vacunas que se suministra obligatoriamente en cualquier plan de vacunación que sea para perros de edad adulta, en donde deberá ser colocada al menos una vez cada año, dos y hasta tres años. 

Vacunas no esenciales

  • Leptospirosis Bordetella

Que sea una vacuna no esencial no quiere decir que no siente bien el colocársela. La primera dosis para nuestros cachorros deberá ser a las 8 semanas de vida, y luego repetir cuando ya tenga al menos unas 12 semanas de vida para cumplir con el ciclo. 

Si quieres mantener a tu mejor amigo en un perfecto estado de salud entonces igualmente se puede optar por colocársela periódicamente cada cierto tiempo según lo indique el veterinario. En este caso, cuando nuestro perro ya es adulto, se recomienda repetir la dosis cada año de vida o un poco más. 

  • Parainfluenza

Esta es otra de las vacunas que podemos optar para incluir en nuestro plan de vacunación de perros. El momento correcto para administrale una primera dosis sería a la octava semana de vida. En este caso se deben también aplicar dos dosis más: una cuando tenga 12 semanas de vida y otra a las 16 semanas de vida. 

Cuando nuestro cachorro pase a la vida adulta entonces también será recomendable administrarle una dosis periódicamente, por lo menos una vez al año siempre y cuando nuestro veterinario nos indique que le hace falta nuevamente. 

  • Leishmaniosis

La última de las vacunas que no se hacen para nuestro mejor amigo (pero que de seguro querrás administrarle) es la leishmaniosis, la cual se deberá aplicar una primera dosis cuando este ya tenga los seis meses de vida. Según el fabricante puede ser necesario aplicarle más de una dosis por sesión. 

De ese momento en adelante, y según lo crea conveniente nuestro veterinario, esta vacuna deberá ser colocada cada año. Aunque resulten ser no esenciales recuerda que siempre se podrá mejorar la salud de nuestro mejor amigo si se sigue al pie de la letra el plan de vacunación completo. 

perro salchicha vacunas

También es importante que entiendas la nomenclatura de las vacunas

Cuando le son aplicadas vacunas a nuestros mejores amigos nos encontramos con que en la pegatina de las mismas se hallan algunas letras. El entenderlas nos ayudará a identificar cuál es y para qué ha sido administrada.

Cuando vemos el proceso de la fabricación, y también de la aplicación, nos podemos encontrar con una terminología que se apropia a las enfermedades que estas protegen. Si protegen de más de una enfermedad -aquí puedes ver las patologías más frecuentes en perros- entonces se puede anteponer algún prefijo. Entre los prefijos que pueden anteponerse están los siguientes:

  • Trivalente. Lo que quiere decir que tiene tres valencias.

  • Tetravalente. Lo que quiere decir que tiene cuatro valencias.

  • Pentavalente. Lo que quiere decir que tiene cinco valencias. 

De igual manera, todo laboratorio que fabrique vacunas deberá usar siglas que nos ayuden a identificarlas, y estas irán en la pegatina que se colocará en la cartilla donde llevas tu plan de vacunación canino.

 Estas letras son las siguientes:

  • “P” o “Parvo” se refiere al parvovirosis. 

  • “M” o “D” trata de moquillo o distemper. 

  • “Puppy DP” se refiere al moquillo y la parvovirosis. 

  • “A”, “H”, o “A2” trata el adenovirus tipo 2 o la hepatitis. 

  • “L” se refuere a la leptospirosis. 

  • “R” se refiere a la rabia. 

  • “Pi” se refiere a la vacuna de parainfluenza. 

  • “Bb” se refiere a Bordetella bonchiseptica. 

Sé responsable con la vacunación de tu perro 

Tener a una mascota es mucho más que darle amor y alimentarla, aunque estos dos factores son sumamente importantes también lo son algunos otros como: ejercitarlo, estar atento a su higiene y brindarle los recursos para que tenga un crecimiento y un tiempo de vida saludable. 

Entre estos recursos nos encontramos con las vacunas. Seguir un plan de vacunación de perros te ayudará a evitar algunas de las enfermedades que incluso algunas de ellas pueden llegar a ser mortales para ellos. 

Con el seguimiento del plan de vacunación conseguirás que tu perro se mantenga mucho más activo, saludable y dispuesto a pasar un mayor tiempo de calidad contigo. 

No esperes a que sea muy tarde para comenzar a preocuparte por la salud de tu mejor amigo, recuerda: mejor prevenir que curar.  

Escrito por: Paula Rodriguez, graduada en Veterinaria y especializada en Medicina Tradicional China y Terapias Naturales.