Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Tiña en perros: síntomas, tratamientos y cuidados fundamentales

Tiña en perros advice
© Shutterstock

La enfermedad conocida comúnmente como tiña en perros, se trata de una patología que afecta a nivel de la piel y su agente causal pertenece a la familia de los hongos. Es una enfermedad muy contagiosa, se transmite fácilmente entre unos perros y otros, además de suponer una zoonosis, es decir, también las personas pueden verse contagiadas. Aunque la tiña suele ser más frecuente en los gatos, los perros también son sensibles de padecerla, por lo que es importante saber reconocer las señales a tiempo, con el fin de evitar que la enfermedad se extienda y pueda afectar a todos los miembros de la casa.
 

Por Rodríguez Paula

¿Qué es la tiña en perros?

La tiña o dermatofitosis canina, es una enfermedad causada por unos microorganismos conocidos como dermatofitos. Los dermatofitos son unos hongos patógenos que se alimentan de queratina, es por esta razón que la enfermedad de la tiña en perros se localiza a nivel de la piel, donde los depósitos de queratina son abundantes. 

Los géneros de dermatofitos involucrados son Microsporum spp (la especie más frecuente Microsporum canis), Trichophyton spp, y Epidermophyton spp, siendo los dos primeros patógenos tanto para humanos como para animales, y el último género solo afecta a humanos. 

La tiña en perros ocurre con mayor frecuencia en cachorros, ya que su sistema inmunitario es inmaduro y no tiene las defensas suficientes como para combatir con estos hongos. En perros adultos solo aparece si están inmunodeprimidos. La enfermedad suele ser autolimitante, es decir, que tiende a resolverse por sí misma. 

Síntomas de tiña en perros

Los síntomas de tiña suelen aparecer a los 15 días (1 mes desde que el perro fue contagiado). La tiña presenta una lesión característica, se podría decir que es casi patognomónica, es decir, un síntoma que aparece únicamente en el cuadro clínico de una enfermedad específica. Estas lesiones son áreas circulares, desprovistas de pelo (alopecia), ya que el hongo ataca a la raíz del folículo piloso. Presentan un borde bien delimitado enrojecido, y el centro de la lesión tiene aspecto de piel seca blanquecina y con descamaciones. 

Cuando la enfermedad avanza, estas lesiones pueden extenderse y hacerse más grandes y, si se contaminan por bacterias, pueden infectarse, cubrirse por densas costras y provocar inflamación de la piel. 

Estas lesiones pueden aparecer por todo el cuerpo, aunque son frecuentes en la cabeza y las patas. No suelen producir prurito (picor), pero esto es variable y si el perro se rasca, puede empeorar la sintomatología al ulcerar las lesiones provocando heridas. 

Diagnóstico de tiña en perros

El diagnóstico por parte de un profesional veterinario es fundamental para instaurar el plan terapéutico correcto, y que tú no la confundas con otras enfermedades habituales en perros. Para realizar una buena identificación, se deben tener en cuenta los síntomas que muestra el perro junto con los resultados de ciertas pruebas diagnósticas. Estas pruebas son:

1. Tricografía

Consiste en la observación al microscopio de los pelos afectados y el estado de sus folículos pilosos. Es una técnica difícil de realizar y que precisa experiencia por parte del profesional. 

2. Lámpara de Wood

Algunos hongos presentan fluorescencia cuando se aplica luz ultravioleta sobre ellos. Este es un método fácil de realizar, aunque pueden darse falsos negativos ya que solo detecta el 40% de los casos de tiña en perros. 

3. Cultivo

Para un diagnóstico definitivo es necesario realizar un cultivo. Basta con coger una muestra de pelo o de las lesiones y sembrar en una placa Petri de laboratorio. Dependiendo del tipo de crecimiento que se obtenga, podremos ver si se trata de un dermatofito (tiña), u otro tipo de microorganismo. 

Tratamiento de tiña en perros

Como hemos mencionado, la tiña en perros suele ser una enfermedad autolimitante, es decir, con el tiempo tiende a resolverse por sí misma (si no hay complicaciones asociadas). No obstante, el tratamiento acelera este proceso, aportando bienestar al animal, además de disminuir la posibilidad de transmisión a otros animales o personas. 

El tratamiento básico suele incluir:

  • Antimicótico/Antifúngico tópico. El veterinario puede recomendar la aplicación de crema sobre las lesiones, así como baños con champús indicados para acabar con los hongos.

  • Antimicótico/Antifúngico sistémico. Si la enfermedad está muy extendida, puede ser necesaria la administración de medicación vía oral (en jarabe o comprimidos). Normalmente son fármacos cuyo principio activo es la Griseofulvina, Ketoconazol y/o Itraconazol. 

  • Complementos vitamínicos. La enfermedad aparece en animales con un sistema inmune débil (cachorros o perros adultos enfermos, malnutridos, etc.). Por esta razón, un suplemento vitamínico para reforzar sus defensas puede ser una buena opción. 

  • Antibiótico y Antiinflamatorio. Si las lesiones se han contaminado por bacterias donde el perro presenta úlceras supurativas (pus), dolor, inflamación intensa, etc. Puede ser necesaria la acción de antibiótico y antiinflamatorio que, dependiendo de la gravedad, se aplicará de forma local o sistémica. 

Prevención 

Para evitar la tiña en perros, lo mejor es prevenir. Podemos tomar las siguientes medidas:

  • Mantener un protocolo de vacunación y desparasitación actualizado. 

  • Mantener una higiene óptima de nuestro perro, así como de la casa y el entorno en el que habita el animal.

  • Proporcionar a nuestro perro una dieta equilibrada y saludable que cubra todas sus necesidades para disfrutar de una salud de hierro. 

  • Evitar el contacto con animales infectados. Si un animal se contagia, debe mantenerse aislado de otros perros hasta que resuelva la enfermedad completamente. 

  • Desinfectar todos los enseres que hayan podido entrar en contacto con un animal infectado.

  • Existen vacunas para prevenir el contagio de tiña. Consulta a tu veterinario las opciones disponibles ya que no es frecuente su uso. Estas vacunas se utilizan en animales que frecuentan el exterior o que están en contacto con ganado, rebaños de ovejas, etc. 

La tiña en perros es una enfermedad frecuente y altamente contagiosa a la que debemos prestar la atención que merece. 

Este artículo es meramente informativo y es necesaria la supervisión veterinaria para establecer un correcto diagnóstico y escoger el tratamiento oportuno. No trates de automedicar a tu perro, ya que esto podría empeorar el cuadro clínico. Y recuerda, a la mínima sospecha acude a la clínica más cercana y toma las medidas ambientales correspondientes porque cualquier miembro de la casa puede verse afectado.