Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

¿Por qué mi perro me sigue siempre al baño?

porque mi perro me sigue al baño advice
© Pixabay

Explicamos las razones que llevan a tu perro a seguirte a todas partes, incluido al baño. Sabemos que necesitan nuestro cariño y aprobación todo el tiempo, aunque hay más razones que justifican esta simpática conducta.

Por Jose Manuel Cano

¿Por qué mi perro me sigue cuando voy al baño?

Conoces a tu perro, convives con él y seguro que más de una vez te habrás preguntado por qué te persigue a todas partes cuando estás en casa. Parece que no quiere dejarte tranquilo. Tienes que entrar al cuarto de baño por una 'urgencia', te estás duchando, estás sentado en el inodoro o lavándote los dientes y ya sabes que va a aparecer por allí para ver qué estás haciendo.

Él nunca entra en el baño si tú no estás. Sin embargo, cuando tú entras, él irá contigo, se sentará a tus pies y simplemente esperará. Se trata de una conducta de lo más tierna que repiten nuestras mascotas y lo cierto es que tiene su psicología.

En Wamiz, hablamos con todo un experto en comportamiento animal, el veterinario y biólogo Felipe Vázquez Montoto, del Centro Veterinario CatDog, que nos da las respuestas que tanto nos preguntamos. Ya sabemos que nuestro perro es un amigo fiel y que siente por nosotros un amor especial e incondicional. Entendemos, pues, que es una de sus formas de demostrar este cariño y damos por hecho que cuando nos sigue al baño nos está transmitiendo su lealtad y así se siente integrado en la familia.

Y no nos equivocamos, pero también hay que saber que obedece a otras razones. "El perro nos sigue al baño por dos razones principalmente: primero, porque le gusta estar acompañado; y segundo, porque le da ansiedad por separación y la sufre cuando no está el dueño". Nunca se cansarán de demostrar que son nuestros mejores amigos. Si además mueven el rabo, nos están haciendo ver que su felicidad es total.

Ansiedad por separación

El perro te está diciendo que te quiere. Lo hace cuando intenta pasar tiempo en tu habitación (estés tú o no), cuando duerme en tu cama (o al menos lo intenta), cuando se echa a tus pies... ¡y también cuando te acompaña al baño! Es su mejor manera de decirte que quiere pasar tiempo contigo y que no le importa que no hagas absolutamente nada con él. Como si quieres dormir durante todo el día, él es feliz con el simple hecho de estar a tu lado, aunque siempre le gusta que le digas palabras cariñosas, que le acaricies y que juegues con él.

No hay que olvidar que los perros son animales de manada. Son seres sociales. Les gusta estar acompañados. Por eso, se sienten infelices y vulnerables cuando se quedan solos. Puedes intentar enseñarle a quedarse solo, pero si estás en casa va a querer pasar todo el tiempo contigo. Ellos no entienden que quieras estar solo. De hecho, creen que te están haciendo un favor acompañándote al baño. Además, se colocan deliberadamente lo más cerca posible de ti por si necesitas algo.

Según un estudio de la Universidad de Princeton, la tendencia de los perros a relacionarse y a seguir a los humanos está en su genética. Estas corrientes aseguran que no fueron las personas quienes eligieron a los perros como animales de compañía por sus capacidades cognitivas, sino al revés: los perros eligieron a las personas.

En cualquier caso, la razón principal, como bien nos recuerda Felipe Vázquez, es que "nuestros perros se aburren mucho cuando no estamos en casa". Los que tenéis largas jornadas laborales podéis dar fe de ello. No quiere perder ni un segundo contigo sí estás en casa, lo que incluye también el baño. Por eso, cuando se desarrolla una actividad cotidiana en el hogar, el perro también quiere ser parte de ella. "Los perros son animales a los que les gusta estar acompañados, por eso, incluso cuando estamos bajo el mismo techo, el perro nos seguirá".

Mi perro me sigue a todos lados: Protección

También quiere protegerte. Te sigue para asegurarte de que estás a salvo. Sienten que mientras estás en el baño puedes estar indefenso, por lo que se coloca junto a ti y mirando hacia la puerta, atento, por si pudiese acechar algún peligro. En este momento, su función es de auténtico 'guardaespaldas', aunque también aceptan caricias mientras realiza su particular 'tarea de vigilancia'. Al mismo tiempo, siente que te están apoyando en tu 'misión'. Los perros sienten que es importante cuidar del territorio propio ya que es uno de sus bienes más preciados.

Cuando andas por tu casa, él te acompaña -incluido al baño- porque siente que está 'custodiando' a tu lado y se ve en la obligación de hacerlo. Esto explica porque se pone en modo alerta e incluso belicoso cuando un extraño llama al timbre.

Los perros no entienden de privacidad sino de protección. El concepto de manada está tan arraigado que lo que quiere es que el grupo no se disperse, de ahí que te acompañe allá donde vayas, y al baño mucho más, pues también se despierta en él un cierto instinto de protección en momentos en el que tú estás, a su manera de verlo, más vulnerable ante ciertos peligros. Es un acto de puro instinto. Lo puedes comprobar cuando la situación es a la inversa: cuando tu perro hace sus necesidades en la calle notarás que también se siente frágil y te mira mientras las hace.

Mi perro no me deja solo ni un segundo: Curiosidad

Hay algunos estudios que apuntan a una tercera razón por la cual tu perro te sigue al baño: pura y simple curiosidad. El perro siente que está en su casa, su territorio, y le gusta estar pendiente de lo que haces en cada estancia. Le gusta ser parte del proceso. Así pues, ya sabes que cuando estés en casa vas a tener un 'espía' a tiempo completo, incluso cuando estés en el baño.

Y no vas a poder librarte de él fácilmente. Aunque cierres la puerta, lo tendrás tras ella gimiendo o rascando e intentando entrar. Al final siempre accedes a dejarlo pasar. Él suele sentarse o tumbarse en el suelo esperando a que tú acabes.

Solo podrás 'librarte de él' si le aportas una distracción. Muchas personas les dan un juguete o una pelota de premio para entretenerle un rato mientras haces lo que tienes que hacer en el baño. Así te ahorras posibles lloros en la puerta del servicio. Y si no deja de hacerlo, simplemente acéptalo. "No cuestiones su devoción, solo disfrútala", como bien recuerda la veterinaria Kathryn Primm en su estudio sobre este tema.

Por último, y a modo de resumen, hacemos una reflexión final: que tu perro te siga al baño se explica como una conducta instintiva de supervivencia, natural y de amor incondicional. Es su forma de protegerte y sentirse parte de ti. Así que, por mucho que pueda molestarte, hay que entender la psicología de tu perro y saber que lo único que intenta es acompañarnos para protegernos.

¿Qué debes hacer si quieres que deje de seguirte al baño?

Tu perro te acompaña al baño pero eso no te gusta porque ese tipo de comportamiento se ha vuelto incómodo para ti. Entonces sólo debes hacer una cosa: no le prestes más atención. 

La atención que le das al perro cuando te sigue, aunque le estés diciendo que no lo haga, refuerza esa manera de comportarse. Castigarle tampoco será la mejor solución, pues no entenderá porque lo haces. Simplemente dale su espacio y hazle saber que no siempre podrá seguirte a todos lados. 

¿Cómo hacerlo? Una de las mejores opciones es cerrar la puerta del baño. Puede que al principio llore o ladre desde fuera, pero con el tiempo entenderá que vas al baño y que vuelves en poco tiempo por lo que dejará de acompañarte. 

¿Y qué pasa si no deja de hacerlo? En ese caso deberás de aceptarlo tal como es y acostumbrarte a que tu perro vaya contigo al baño. Al fin y al cabo es una muestra más de su cariño y lealtad hacia ti. En caso contrario, necesitarás la ayuda de un profesional para cambiar esa conducta del can.