Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

10 plantas a las que tu perro no debería acercarse

Plantas tóxicas para perros advice
© Shutterstock

Nuestro perro puede ser muy curioso y tener deseo de explorar y conocer todo lo que hay a su alrededor. Entre las formas de reconocimiento, además de oler, también se incluye el mordisquear y llevarse a la boca cualquier cosa que esté a su alcance y, a veces, las plantas les resultan muy atractivas.  Y, aunque la naturaleza es sabia y los perros adultos suelen distinguir cuáles son perjudiciales para ellos, es importante que conozcas las plantas tóxicas para tu perro para evitar sustos.
 

Por Rodríguez Yanira

Adelfa (Nerium oleander)

La adelfa, también conocida como laurel rosa o laurel de jardín, es una de las plantas más tóxicas para los perros, y que se encuentran frecuentemente en nuestros hogares. 

La toxicidad se encuentra en todas las partes de la planta (flores, tallos, raíces, semillas), y con una cantidad muy pequeña es capaz de provocar la intoxicación del animal. Si se ingiere tiene efecto a nivel cardíaco, principalmente. El ritmo del corazón se altera provocando arritmias, es decir, el corazón sufre una descompensación en la que el latido es incorrecto y su funcionalidad se ve afectada. Los síntomas comenzarán con vómitos y diarreas, temblores, salivación y falta de coordinación. Es frecuente la muerte súbita. 

Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima)

La flor de Pascua que decora nuestras casas -sobre todo en Navidad-, supone muchos riesgos para nuestro perro. 

La toxicidad de la planta reside en la savia que circula por los tallos. Este contenido lechoso del interior causará en tu perro un malestar gástrico general con vómitos y diarreas, salivación excesiva, picores e incluso parálisis de la lengua. 

Si sospechas que tu perro ha podido ingerir la planta y se atiende de forma temprana, no suelen tener complicaciones y la recuperación es buena. Aun así cuidado, porque si ha comido mucha cantidad la intoxicación puede ser mayor y provocar síntomas nerviosos graves (temblores, parálisis, coma).

Azalea (Rhododendron spp.)

Es frecuente verla decorando nuestros jardines. La toxicidad de la azalea se encuentra principalmente en las hojas y los tallos. La intoxicación se caracteriza por un cuadro agudo de vómitos, dolor abdominal y dificultad para respirar. También se pueden observar síntomas nerviosos como ataxia (incoordinación), convulsiones y llegar a provocar la muerte.

Narciso (Narcissus spp.)

El Narciso es tóxico en su totalidad aunque la concentración de tóxico es mayor en los bulbos. Las intoxicaciones afectan a muchos órganos del animal y provocan fallos multisistémicos en los que los síntomas pueden ser dermatitis, gastroenteritis (junto con vómitos, diarreas y dolor abdominal), arritmias (fallo en el latido del corazón), temblores y convulsiones. 

Marihuana (Cannabis sativa)

Es una intoxicación más frecuente de lo que pensamos que se suele atender en las clínicas. El principio que suele desencadenar la intoxicación es el Cannabis, y tiene una absorción muy rápida. 

Los perros comienzan con signos neurológicos como una primera fase de excitación a la que le sigue una depresión profunda. Les cuesta coordinar sus movimientos, están desorientados, el ritmo del corazón se ralentiza y sufren hipotermia. También se pueden observar síntomas digestivos (vómitos y diarrea). 

Hiedra (Hedera helix)

La hiedra es la típica enredadera que adorna nuestras casas. La toxicidad se distribuye por toda la planta, principalmente en sus hojas. 

La primera reacción que causa esta planta tóxica para los perros es una dermatitis alérgica con un cuadro de picor exagerado y formación de ampollas en la piel. También produce hinchazón e irritación de los ojos, dificultad para respirar y síntomas digestivos. 

Ricino (Ricinus communis)

Esta planta presenta una toxicidad muy elevada que está repartida a lo largo de toda ella, aunque son las semillas las que almacenan mayor cantidad de ricina, el componente tóxico. 

La intoxicación es de curso lento. Comienza con una pérdida de apetito y el animal se encuentra muy apático. Más tarde aparecen los síntomas gastrointestinales, como dolor abdominal, excesivo movimiento intestinal, diarrea y diarrea con sangre. Finalmente, los síntomas se agravan y se observan convulsiones, incoordinación, las mucosas se vuelven de un color azulado, coma e incluso puede desencadenar la muerte. 

Aloe vera

Aunque parezca que esta planta sólo proporciona beneficios, si nuestro can la ingiere puede provocarle muchos problemas, por lo que es una planta tóxica para perros.

La intoxicación es el efecto de la aloína (el componente tóxico de la planta), que se trata de un potente laxante. Nuestro perro sufrirá gastroenteritis con abundantes diarreas, vómitos, deshidratación y estado depresivo. También es característica por provocar cambios en la coloración de la orina. Aunque no se considera una intoxicación mortal, debemos actuar con rapidez llevando a nuestro perro al veterinario si sospechamos que ha podido ingerir aloe.

Difenbaquia (Dieffenbachia spp.)

La intoxicación con esta planta causa muchas molestias a nuestra mascota. Al ingerirla sienten un intenso dolor en la boca, se inflama y adquiere un color muy rojizo (eritema). Pueden aparecer ampollas en la cavidad bucal y la lengua que les impide tragar e incluso vocalizar. Los animales reaccionan muy excitados por el intenso dolor y ardor que les produce, salivan excesivamente y mantienen la boca abierta. 

Bandera española (Lantana camara)

Esta es la última del listado de plantas tóxicas para perros. Es el típico arbusto que encontramos durante nuestros paseos con pequeñas flores, agrupadas en pompones, de color rojo, amarillo y anaranjado. 

Al ingerirla, los perros sufren problemas digestivos (vómitos, diarrea y dolor abdominal) y su piel y mucosas adquieren un tono amarillento debido a los pigmentos biliares y hepáticos (ictericia), ya que ataca directamente al hígado. 

¿Cómo actuar si mi perro ingiere una planta tóxica?

Si sospechas que tu perro ha podido ingerir una planta tóxica, aunque la cantidad sea mínima, no esperes a que el cuadro empeore y acude urgentemente a tu veterinario. Muchas veces el tiempo es crucial en estas situaciones y cuanto antes se controle el problema, mejor pronóstico tendrá tu mascota. Es aconsejable conocer qué planta ha sido ingerida para que se instaure un tratamiento más específico. 

Estas son algunas de las plantas más tóxicas para perros y más comunes que puedes encontrar en tu entorno, ahora que las conoces, la mejor medida es prevenir que tu perro las pueda ingerir. Si observas alguna de estas especies en tu jardín, retírala y así evitarás cualquier problema futuro para tu querido amigo.