Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

¿Es bueno que mi gato o perro tome el sol? Los consejos del veterinario

gato tomando el sol advice

Gato disfrutando de los últimos rayos de sol del día

© Shutterstock

¿Quién no ha visto alguna vez a un gato tumbado panza arriba al sol o a un perro disfrutando de los rayos a la hora de la siesta? Hablamos con un veterinario sobre los pros y contras del sol en nuestras mascotas.

Por Vanessa Parapar

En verano a todos nos gusta someternos a buenas sesiones de bronceado, tumbados al sol y disfrutando de alguna que otra bebida. Algo que también les gusta hacer a nuestros perros y gatos.

Sin embargo, si bien nosotros tomamos la precaución de darnos crema protectora para los rayos ultravioleta, son muchos los dueños que se plantean qué medidas tomar con sus fieles amigos a la hora de ponerlos al sol, ya sea para pasear o para pasar un día en la playa, por ejemplo.

Playas para perros: las mejores costas de España y consejos para disfrutar al máximo

Por eso hoy en Wamiz queremos darte los mejores consejos para que tu mascota tome el sol sin ningún tipo de riesgo.

¿Pueden tomar el sol los perros y los gatos?

No hay nada como estar tumbado al sol. Ya lo habrás notado. Nuestros amigos se tumban y se relajan mientras se estiran y dan vueltas por el suelo. Este es un buen síntoma de relajación y bienestar, que nos habla a las claras de que el animal está seguro, sereno y relajado. Es habitual en perros y gatos, así como en muchos otros mamíferos. ¿Has visto hacerlo alguna vez a un caballo? ¡Eso sí que es impresionante!

¿Es bueno que mi gato tome el sol?

gato tomando el sol playa
©Shutterstock

En el caso de los gatos, esta conducta se exterioriza rápidamente en animales que tienen acceso al exterior, ya que acostumbran a tumbarse al sol en terrazas o ventanas. ¡No tardarás en sentir su suave ronroneo!

Mi perro puede tomar el sol sin crema solar

perro al sol campo
©Pixabay

En el caso de los perros, esta actividad depende mucho más de la nuestra y tenderán a seguirnos si nos movemos. Si les dejamos a su aire, es muy probable que no tarden en buscar un lugar más fresco a la sombra de algún árbol.

Por tanto, de todo esto deducimos que para ellos estar al sol es un comportamiento perfectamente normal y podemos deducir también que los rayos del sol les proporcionan un placer similar al nuestro. Y, al igual que nosotros, los peludos también necesitan crema solar.

El peligro es que ellos no conocen la relación entre la exposición al sol y la propia sensación de calor.

¿Hay peligro en que mi perro o gato se quede expuesto al sol?

El problema es que, como les sucede a los niños, los animales no son conscientes de la llegada del golpe de calor y eso es algo bastante peligroso. Sobre todo en el caso de los perros, que son animales especialmente activos y que están dispuestos a hacer esfuerzos intensos, a pesar de que el calor puede no permitírselo.

No es nada raro ver a perros cuya excitación les supera y que no son capaces de tomarse un descanso.

Por tanto, a menudo es necesario guiarlos, enseñarlos, invitarles a descansar en un lugar menos expuesto al sol, deteniendo también los estímulos que les impiden relajarse. Es importante evitarles esfuerzos en horas de máximo calor, ya que por él mismo no será capaz de hacerlo. Para ello basta con elegir las horas del día en que hace menos calor, mucho más propicias para llevar a cabo la práctica deportiva.

Sin embargo, el caso del gato, que tiene otras particularidades, es menos preocupante, ya que tiende a administrar mucho mejor su temperatura interna debido a su menor tamaño, a su actividad menos intensa y a su capacidad para tomarse el tiempo necesario para seleccionar sus lugares de descanso. Es muy raro ver a un gato jadeando y tomándose un descanso al sol para descansar, algo que a menudo sí sucede con los perros.

gato dormir sol
©Pixabay
 

¿Cómo prevenir un golpe de calor en perros y gatos?

Algo infalible para este fin es administrar muy bien el agua que ingieren a lo largo del día. A los perros hay que darles la opción de beber lo más frecuentemente posible, especialmente cuando estén activos y expuestos al sol.

Por tanto, asegúrate de llevar siempre agua contigo y un pequeño bebedero, ya sea durante tus largos paseos o durante su estancia en tu jardín. Tiene que beber siempre que lo necesite. Enséñale el cuenco y ya verás cómo él mismo hace por beber. También puedes mojarle la cabeza y el resto del cuerpo. La mayoría de perros aman el agua, así que no te cortes, ya que también les resultará muy divertido.

Por supuesto, si eres tú el que percibe ese exceso de calor, no dudes en invitarle a que descanse un poco y a que se resguarde del sol en algún lugar más fresco. Como te hemos comentado anteriormente, los perros son como los niños y nunca serán conscientes del peligro que están corriendo.

perro beber agua
©Pixabay

Por su parte, la precaución principal que deberás tener en cuenta en el caso de los gatos es que tienen que tener siempre agua en su entorno. Es muy difícil equivocarse de lugar para instalar los puntos de agua, ya que su tendencia natural le empuja a tener estos suministros distribuidos en distintos emplazamientos. Tenemos que asegurarnos de que tenga agua potable en varios sitios, sobre todo en el exterior, cerca de las zonas más cálidas, donde es probable que se tumbe a descansar. Las fuentes son una manera excelente de estimularles a beber.

En mi caso particular, tengo un gato ya muy mayor, mi viejo amigo Teal’c. Tiene diecisiete años y sufre insuficiencia renal, por lo que necesita beber mucho. No puedo evitar que salga al jardín, ya que es un gato que sufriría mucho encerrado en casa. Por eso le he instalado puntos de agua en las distintas entradas a la casa, así como en sus lugares habituales para dormir en el jardín. Es habitual verle despertarse de la siesta y beber un buen trago de agua antes de hacer cualquier otra cosa...

No importa si compartes tu vida con un gato, con un perro o con ambos. Lo primordial en este caso es cuidar de él protegiéndolo del sol y de las altas temperaturas. El verano es la estación del año que esperamos con más ansia pero también una de las más peligrosas para nuestros animales ya que las altas temperaturas, entre otras muchas cosas, pueden jugarle una mala pasada a nuestras mascotas. 

Texto de Stéphane Tardif, Doctor en Veterinaria y redactor de Wamiz.