Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Guardería de perros: ¿son buena opción para viajar?

perros en guarderia advice © Shutterstock

Cuando viajas y tienes mascotas, uno de los principales inconvenientes que pueden surgir es qué hacer con ellos y dónde dejarlos (si es que no los puedes llevar contigo).

Puede ser que tengas la suerte de tener amigos o familiares que puedan hacerse cargo por un tiempo, pero no siempre es así.

En estos casos en los que nadie puede echarte una mano durante unos días con el cuidado de tus mascotas puedes optar por acudir a una guardería para perros.

Por Rodríguez Yanira

¿Qué es y cómo funciona una guardería para perros?

Decidirte por una guardería para perros no es sencillo, ya que puedes llegar a sentirte mal o no del todo cómodo si es la primera vez que lo haces.

El término guardería que puede que tengas en mente hace referencia al cuidado de niñas y niños, pero una guardería para perros obviamente dista en bastantes aspectos de ésta. Una guardería de perros funciona más como una casa de acogida temporal, y no tanto por horas, aunque hay opciones para todos los casos y eso ya depende de cada negocio. Es decir que una guardería para perros se entiende mejor como una residencia canina.

Lo primero que debes hacer al contratar una de estas guarderías es asegurarte de la calidad de los servicios que ofrece. Por lo que lo mejor es que visites las instalaciones antes, y que te enseñen con todo lujo de detalles cómo es y cómo funciona para poder decidirte por una o por otra.

Qué servicios debe tener una buena guardería de perros

Los perros no se sienten muy cómodos con los cambios, es decir, el animal está acostumbrado a vivir en un espacio y un cambio brusco podría afectarle mucho.

Lo más adecuado para asegurarte de que tu mascota se siente cómodo cuando lo llevas a la guardería para perros es que estudies ciertos aspectos de la misma:

1. Personal cualificado

El amor a los animales es indispensable para trabajar con ellos, pero no lo único que se debe tener en cuenta. Busca un centro que tenga personal cualificado para entrenar y cuidar perros. Y no sólo hablamos de cuidadores, sino también servicios de veterinaria, auxiliares, etc.

Debes tener en cuenta todo lo necesario para que el can tenga la mejor asistencia durante sus días en la guardería de perros. Porque una persona que no sepa cómo actuar ante un perro nervioso o confundido, por ejemplo, podría hacer que se sintiera todavía peor.

2. Una correcta alimentación

Lo más común es que desde el centro te pidan que les lleves la comida que suele tomar el animal, pero sino es así asegúrate de que el pienso que dan sea de calidad. Y no sólo eso, que le den un pienso lo más parecido posible al que tiene en casa, ya que cambiar la alimentación del can de repente no es bueno para él.

Sabrás distinguir una buena residencia canina de otra que no lo es cuando te preguntan y se interesen por el pienso de tu mascota.

3. Características de la estancia

En este punto tenemos que hablar de las habitaciones y de las camas de los animales. Cuando visites el centro asegúrate que el espacio destinado para tu perro sea el adecuado y que la cama esté en buenas condiciones.

4. Espacio para jugar

Es indispensable para las residencias caninas que tengan suficiente espacio en el exterior para garantizar que el perro pueda jugar y correr. Ademas siempre es aconsejable que, aunque haya una zona exterior, salgan a pasear un par de veces al día.

Cuando el perro sale a pasear o se pone a jugar lo que está haciendo es liberar ese estrés causado por el cambio de rutina, por lo que le vendrá genial para adaptarse mejor.

5. Veterinario

El servicio veterinario también es indispensable en estos caso, ya que nunca sabes lo que puede pasar. Tu mascota convivirá con otros animales y siempre es mejor si hay servicio veterinario.

¿La guardería de perros es apta para toda clase de perros?

No todos los canes reaccionan de igual manera ante los cambios. Puede ser que tu mascota no sepa como adaptarse a una residencia y no esté preparada para pasar unos días allí.

En estos casos, puedes optar por contratar a una canguro que cuide de tu perro; así el animal no tendrá que cambiar el espacio y no tendrá que lidiar con un cambio de rutina. Por supuesto estamos hablando de contratar un canguro especializado en el cuidado de perros para que pueda recibir el trato adecuado.