Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Cómo saber cuál es la residencia canina adecuada para tu perro

Residencias caninas advice
© Shutterstock

Habitualmente, las personas que tienen animales domésticos pueden tener problemas para dejar a su mascota en los periodos en los que necesitan ausentarse de su hogar, ya sea por vacaciones o por cualquier otro asunto.

Si no existe la posibilidad de que el perro les pueda acompañar, existe una muy buena opción como la de dejar al animal en una residencia canina durante los días de su ausencia.

Si optas por dejar a tu perro en una residencia canina, lo primero que debes hacer es informarte bien de las opciones que tienes y cerciorarte de que el can va a estar en buenas manos. Algunas personas son bastante reacias a la hora de dejar a su perro en una residencia canina pues les parece que el animal va a sufrir y lo va a pasar mal, ya que ellos son bastante conscientes cuando te vas. Pero la verdad es otra, y es que hay algunas residencias que son muy buenas, en las que los perros están muy bien cuidados y donde son muy felices.

Por eso es tan importante que te informes antes de decirte por la residencia más adecuada para tu mascota ya que también hay residencias que no serán las adecuadas y que tendrás que descartar. En este artículo encontrarás una serie de recomendaciones para poder elegir la mejor residencia canina.

Por Bosch Maica

Qué debe tener una buena residencia canina

1. Que disponga de una licencia

Esta es una de las cosas más básicas pero que muchas veces se pasan por alto por el hecho de darse por supuestas. Si dispone de núcleo zoológico, que es como se conoce a la licencia obligatoria que las residencias caninas deben tener, entonces es un buen punto de partida. Esta licencia se entrega después de que el departamento de Bienestar y Salud animal haya realizado una inspección, por lo que es una garantía de que la residencia es buena y sus instalaciones reúnen las condiciones necesarias y son aptas para los perros puedan alojarse en ella de forma segura.  

2. Que las instalaciones sean decentes

Lo mejor es que visites las instalaciones de la residencia antes de dejar a tu can en ella. De hecho, si los profesionales que allí trabajan te invitan a visitarla será buena señal pues quiere decir que no tienen nada que esconder. Fíjate en todo lo que puedas y prioriza revisar aquellas instalaciones que creas que tu perro usará más. Por ejemplo, ten en cuenta la ventilación pues es muy importante que el espacio sea amplio y que el aire corra. De esta forma, las probabilidades de hacinamiento se verán reducidas y se podrá evitar que todos acaben enfermando.  

Échale un ojo también a la climatización del lugar. Si es verano que cuente con aire acondicionado y si es invierno con calefacción. Y por supuesto, que la residencia tenga jardín es primordial pues el perro podrá jugar y disfrutar del aire libre.

3. Que las jaulas sean del tamaño correcto

El tamaño mínimo de una jaula debe ser de 6 metros aunque siempre depende del tamaño del animal. Observa las condiciones higiénicas en las que se encuentran las jaulas tanto por fuera como por dentro y busca que haya camas o cojines mullidos sobre los que tu perro pueda tumbarse.

Si son jaulas individuales mucho mejor pues poner juntos a dos perros que no se conocen puede resultar algo peligroso ya que el otro perro podría ser agresivo.

También es muy importante que las jaulas estén techadas y que, de estar al aire libre, estén bajo alguna sombra para que no les de el sol directamente o puedan resguardarse de la lluvia.

Aspectos importantes en cualquier residencia canina

La higiene

Resuelve todas tus dudas y no tengas miedo de preguntar cualquier cosa que se te pase por la cabeza y que tenga relación con la residencia y con la cómoda estancia de tu can. Además de observar la limpieza del lugar siempre es bueno que preguntes para indagar más. Para saber si realmente desinfectan el lugar, haz preguntas específicas sobre los productos que usan, cuándo limpian las jaulas y cada cuántos días se efectúa esta limpieza.

La alimentación

Otro aspecto importante a la hora de decidirte por una residencia canina es la comida que los animales vayan a recibir. Deben detallarte el tipo de comida que allí dan a los animales y asegurarte de que tu perro comerá y beberá en su propio cuenco. No es bueno que todos coman del mismo comedero y beban del mismo bebedero. Si no disponen de comederos y bebederos individuales, propón llevar uno propio.

Si tu perro necesita alguna alimentación especial es el momento de hacerlo saber para averiguar cuál es su protocolo ante estos casos y qué comida le suministrarían. Aunque en la mayoría de los casos, las residencias caninas suelen pedir a los clientes que traigan ellos mismos el pienso del animal en caso de ser muy especial.

La actividad física

Y aunque haya jardín, debes asegurarte de que el perro saldrá a pasear como mínimo una vez por semana por fuera de la residencia porque sino podría desarrollar un sentimiento de soledad y aislamiento que podría incluso acabar en depresión.

Infórmate sobre los horarios de paseos y quién es la persona, o personas, que se encargarán de hacerlo.

Tras estas averiguaciones, no tendrás ningún problema al seleccionar la residencia canina perfecta para tu perro.