Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Cómo tratar la cistitis en perros

Tratamiento cistitis en perros advice
© Shutterstock

Así como con los humanos, los perros también pueden cistitis, estas son incómodas y dolorosas. Incluso en algunas ocasiones, puede cambiar el carácter de nuestro fiel compañero  y hacérselo pasar bastante mal.

Por ello, es fundamental que la enfermedad sea tratada para que tu perro recupere su salud y esté más contento que nunca.

Por Bosch Maica

¿Qué es la cistitis en perros?

La cistitis es una inflamación del revestimiento de las paredes de la vejiga de los perros.

Algunas veces es confundida con infecciones y es un completo error ya que no son lo mismo. De hecho, son las propias infecciones las que provocan que la vejiga pueda inflamarse.

Tanto cachorros como perros adultos, pueden padecer cistitis. Además, esta enfermedad puede ser aguda (sucede de forma puntual y no dura más de una semana) o crónica (cuando ya dura más de una semana y es constante).

Cuáles son las causas de la cistitis en perros?

Una de las causas por las cuales un perro puede desarrollar cistitis es por acumular mucha orina, esto suele suceder en perros que no pasean con frecuencia.

La causa principal de cistitis en perros son las bacterias, estas descienden desde la zona anal, introduciéndose por la uretra y generando infecciones ascendentes. Normalmente, la bacteria suele ser Escherichia Coli aunque pueden haber otros tipos de bacterias.

Hay una serie de factores que pueden predisponer a nuestro perro a tener cistitis, entre ellos encontramos:

  • Cálculos en la vejiga, pueden dañar las paredes de la vejiga e incluso llenarla por completo, provocando que se inflame.

  • Procesos tumorales en la zona y quimioterapia, también pueden afectar seriamente y producir inflamación o infección en la zona.

  • La diabetes hace que los niveles de azúcar se desestabilicen, y así las bacterias se apoderan del tracto urinario y lo colonizan.

  • Los inmunosupresores (como los corticoides), debilitan el organismo de nuestro perro dejándolo expuesto a posibles ataques bacterianos.

Síntomas de la cistitis en perros

Como es habitual acabas de pasear a tu perro y desea rápidamente volver a bajar. Pero, cuando hace pis es muy poca cantidad o no sale ni una sola gota.

Entonces, ¿cuáles son los principales síntomas de la cistitis?

  1. Orina en casa, cuando antes nunca lo había hecho.

  2. Olor de la orina diferente al habitual, más fuerte e intenso.

  3. Color de la orina más amarillo con restos de sangre.

  4. Mal comportamiento: inquieto y apático.

  5. Dolor abdominal o zona lumbar.

Si detectas algunos de estos síntomas, acude lo antes posible a una consulta de un veterinario (aquí encontarás toda la información al respecto).

¿Cómo diagnosticar cistitis en perros?

Una vez acudas al veterinario, si puedes, es recomendable que lleves directamente un poco de orina en un vaso estéril de muestra. Es importante que la recogida sea directamente del chorrito de orina y no del suelo, se tiene que intentar que sea lo más estéril posible.

Asimismo, en la consulta del veterinario, obtendrán la orina de tu perro a través de una sonda o mediante una citocentesis guiada con ecógrafo.

Pruebas para comprobar el diagnóstico

Una vez hayan obtenido la muestra de orina se pone en marcha un protocolo de actuación, en el que se realizan distintas pruebas para comprobar el estado de la orina. Cabe destacar las siguientes:

  • Hacer una tira de orina, en la que se descubre si hay anormalidades propias de las infecciones, sangre o el PH de la orina, entre otros.

  • Análisis de la orina para hacer un urianálisis y comprobar el estado de la orina y si hubiera bacterias.

  • Se procede a hacer un cultivo si hubiera bacterias. Así se averigua el tipo de bacteria que infecta la orina y la resistencia que presenta ante antibióticos.

Con estos métodos sabremos si la cistitis en el perro es de origen infeccioso, de no serlo, se intenta diagnosticar el origen de la cistitis por imagen:

  • Radiografía: en ella se aprecia si hay piedras en la vejiga o no. Y en el caso de que fueran radiopacos, se verían las masas tumorales o alteraciones uterinas en hembras.

  • Ecografía: se mide el tamaño de la vejiga o de sus paredes. Se observará si hay gas en su interior, cálculos o directamente se  realiza una citocentesis.

¿Cómo tratar la cistitis en perros?

Una vez hayas acudido a tu veterinario, el te dirá si tienes que darle antibióticos o cuál es tratamiento que más se adecua al origen de la cistitis de tu perro.

Antibióticos, el tratamiento más común para terminar con la cistitis

Los antibióticos son el tratamiento más común para poner fin a la cistitis. Por ello, es importante que sigas las indicaciones que el veterinario te indique como:

  • Dárselos de manera regular.

  • No te saltes ninguna toma.

  • Terminar el tratamiento sin cortar antes de tiempo.

Si te saltaras algunas de las indicaciones, las bacterias se hacen más fuertes y generan resistencias. Como consecuencia, el antibiótico puede dejar de funcionar y se tiene que iniciar todo el proceso de nuevo.

Cistitis derivada por otra patología

Si la cistitis de tu perro viene derivada de otra patología habría que tratar la cistitis por un lado y la otra enfermedad por el otro.

Hay dietas específicas de gama veterinaria (piensos o comida húmeda) que ayudan a mantener la orina estable y ayudan a evitar cistitis recurrentes (deben ser prescritas por un veterinario).

Deja siempre abundante agua fresca a disposición de tu perro, esto favorece a que la concentración de la orina disminuye si se la bebe.

Un perro con una buena higiene y una buena alimentación, acompañados de un buen plan vacunal y una desparasitación regular, tendrá habitualmente las defensas altas. Esto es la mejor defensa que puede tener para evitar padecer una cistitis.

Lea también