Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Perros mayores: Guía de Cuidados y Atenciones Especiales

cuidados perros mayores advice
© Shutterstock

Como se suele decir, la vida son etapas, y al final del trayecto nos encontramos con la vejez. Al igual que con el resto de animales, los perros también se hacen mayores y, aunque se considera que esto ocurre a entre los 7 y 10 años, todo dependerá de las condiciones especiales de cada perro, su raza, tamaño, estilo de vida, alimentación, estado de salud, etc.  

Los perros mayores necesitarán una atención especial, por ello en esta guía vas a conocer los cuidados básicos que le van ayudar en esta última etapa consiguiendo que tengan la calidad de vida y bienestar que merece. 

Por Rodríguez Paula

Cuidados especiales para perros mayores

Un perro se considera geriátrico a partir de los 7 años, aunque en ocasiones este valor se extiende hasta los 10 años. Muchos factores influyen en su esperanza de vida y estado de salud, por ejemplo, los perros de raza pequeña son más longevos que los perros grandes/gigantes. La vida media de un chihuahua se sitúa alrededor de los 13-14 años, en cambio la de un Gran Danés es de 8-9 años, por lo tanto, un perro de raza grande envejecerá antes o mostrará los signos de forma más prematura. 

El estilo de vida, un factor clave en su envejecimiento

También el estilo de vida influirá en su envejecimiento, es decir, si ha sido un perro que ha recibido una alimentación nutritiva y equilibrada, tendrá mayor calidad de vida que uno que se alimentó a base de restos, sobras y/o pienso con déficit nutritivo, ya que a la larga influirá en el desarrollo de enfermedades dentales, óseas y del organismo en general. También si ha sido un perro que siempre ha gozado de un hogar, con buen descanso y ejercicio frecuente, que no padece obesidad y que ha mantenido un seguimiento veterinario actualizado (chequeos anuales, desparasitación, vacunación, etc.). Es lógico pensar que un perro que ha vivido una vida cómoda, alcanzará la vejez en mejor forma que un perro que ha malvivido, vagado por nuestras calles o ha padecido graves enfermedades siendo joven – adulto. 

En resumen, son muchos los factores que influyen en el estado de un perro cuando es anciano. Sea cual sea la situación, es importante saber que los perros mayores necesitan una atención especial por nuestra parte. Por esta razón, describimos algunas medidas básicas a adoptar para que nuestros abuelitos gocen de bienestar y calidad de vida. 

Ejercicio físico para perros mayores

Los perros mayores también necesitan hacer ejercicio, aunque este sea leve-moderado. Es importante que tu perro se mantenga estimulado, salga a pasear y olfatee, interaccione con otros perros, etc. De esta forma conservará mayor vitalidad y estará alerta.

No obstante, debemos adaptarnos a su nueva situación: 

  • Paseos más cortos y lentos. 

  • Eludir obstáculos como escaleras que le puedan molestar al subir o bajar. 

  • Evitar las horas de más calor. Es recomendable realizar el paseo a primera hora de la mañana o cuando cae el sol. 

  • Durante el paseo ofrecer momentos de descanso como sentarse a la sombra de un árbol. 

Descanso para los perros mayores

Al igual que el ejercicio, también es importante el descanso. Los perros mayores disminuyen su nivel de actividad y pasan a ser perros más letárgicos que disfrutan de largas siestas. Es importante dejarles dormir a su antojo y ofrecer superficies o espacios cómodos. Una buena idea es el uso de camas ortopédicas, indicadas para perros de edad avanzada o para perros con movilidad reducida por problemas óseos. 

Control médico en perros mayores

Este apartado es fundamental, y es que los perros mayores precisan una atención veterinaria frecuente para asegurar un buen estado de salud. Se recomiendan chequeos sanguíneos periódicos y medicina preventiva actualizada (planes de vacunación y desparasitación). También, un control rutinario de la medicación, ya que muchos de ellos sufren patologías cardiacas o renales, y es importante supervisar la dosificación de los fármacos con frecuencia. 

Alimentación para perros mayores

Otro aspecto que debes tener en cuenta y que es fundamental para un perro mayor es la alimentación. De hecho, estos perros necesitan una dieta con un nivel calórico controlado y reducido en proteínas ya que, su metabolismo se ralentiza y debemos facilitar los procesos digestivos y de disociación del alimento, lo máximo posible. 

En el artículo Alimentando a tu perro mayor durante la vejez se explica con más detalle los requerimientos nutricionales. Existen dietas comerciales indicadas para esta etapa de la vida y son las líneas conocidas como “Senior”. En ocasiones, los perros mayores pierden el apetito y/o dejan de beber, para ello podemos ofrecer comida húmeda que suele resultar más apetecible y contrarrestamos el déficit de hidratación. 

Es fundamental que se hidraten y dispongas de agua limpia y fresca. Por último, es muy importante preocuparnos por que nuestro perro no padezca obesidad, ya que sus huesos sufrirán en exceso, así como su salud general. 

Suplementación o complementos alimenticios

Podemos complementar la dieta de nuestro abuelito con complejos vitamínicos para reforzar su organismo. También podemos introducir condroprotectores para cuidar la salud de sus huesos y cartílagos, y así reducir las molestias que pueda sufrir en procesos de artrosis.

En definitiva,  a los perros mayores se les considera un grupo de riesgo en cuanto a la susceptibilidad de sufrir enfermedades, ya que su sistema inmunitario se debilita, para ello podemos proporcionar complementos indicados para fortalecer el sistema inmune. Cabe destacar que la decisión de administrar suplementos a nuestros viejitos debe ser tomada por un veterinario, ya que si no es así, podemos complicar o empeorar la situación. 

Adaptación del hogar para perros mayores

No pases por alto que debes acomodar la casa a sus necesidades. Con esto nos referimos, por ejemplo, a evitar que nuestro amigo tenga que subir o bajar escaleras para ir a comer, descansar, etc. O evitar que frecuente suelos resbaladizos, una buena idea es colocar colchonetas o alfombras para que le resulte más fácil incorporarse; si no es capaz de controlar esfínteres, podemos utilizar pañales para controlar la higiene, etc. 

En conclusión, nuestro amigo será fiel y leal a nosotros hasta el final de sus días, por ello es fundamental que le acompañemos en las últimas etapas de su vida. Acude a tu veterinario para que te aconseje sobre esta condición y así puedas ofrecer la calidad de vida y bienestar que tu abuelito se merece.