Publicidad

Receta de perros: la nueva moda entre los psicólogos

hombre con perro en brazos en el psicologo

Psicóloga pasando consulta a un hombre con su perro en brazos

© cate_89/Shutterstock

¿Cuáles son los beneficios e inconvenientes de ''recetar perros''? La psicóloga, Vanessa Carral habla alto y claro sobre esta tendencia que está pegando fuerte en el ámbito de la psicología. 

Por Vanessa Carral Portilla

Publicado el 12/6/21 15:30

La nueva moda: receta de perros

Siempre he considerado que “la psicología es una ciencia que se ejerce como un arte”, y es en esa materialización “artística” de las diferentes técnicas y/o herramientas para trabajar en pro de una atención holística de la salud mental encontramos una gran laguna en la que se aposentan las Intervenciones Asistidas con Animales y todos sus derivados. 

Los beneficios del vínculo humano-animal cuentan con, cada vez, más avales científicos; según un estudio de Purina. 

  1. Compartir la vida con un animal de familia reduce en un 24 % la probabilidad de enfermar por cualquier motivo.
  2. El 91% de las personas entre 18 y 34 años que comparten su vida con gatos se sienten menos solos.
  3. Los niños que comparten su vida con un animal de familia tienen un 30% menos de probabilidades de presentar conductas antisociales.
  4. La compañía de los animales de familia en personas de la tercera edad les hace sentir útiles, ofreciéndoles un propósito vital (el cuidado del animal) y paliar las repercusiones de la soledad.
  5. Los animales de familia atenúan los síntomas de depresión, ansiedad, demencia o el deterioro cognitivo.
  6. La interacción con animales reduce la ansiedad en estudiantes universitarios y promueve mejores calificaciones. 

Así nos encontramos que muchos profesionales de la salud mental se basan en estos hallazgos para “recetar” perros.

Si bien, esta moda de prescribir perros, se da en todos los ámbitos de la salud mental, encontramos que es más frecuente en familias con menores con diferentes necesidades: menores con TCA, menores con TEA, menores con problemas de conducta, menores con diversidad funcional, etcétera. 

Adolescente leyendo junto a un pastor alemán ©DasyaDasya/Shutterstock

Los psicólogos recetan perros y gatos: ¿qué peligros entraña? 

Es importante distinguir entre los beneficios derivados de la convivencia entre humanos y animales de familia y beneficios terapéuticos de la presencia de animales en programas de tratamiento psicológico. 

Ahondemos pues en estas diferencias:

👉 Compartir la vida con un animal de familia ofrece, como hemos visto, innumerables beneficios, sin embargo, éstos nos son extrapolables a la población general ya que, a diferencia de un paracetamol cuyos efectos son los mismos para todos, la relación beneficiosa entre un perro o un gato y su humano está condicionada por el vínculo afectivo, y éste a su vez viene condicionado por la interacción.

Así, si se incluye a un animal en un sistema familiar con el único objetivo de que lo sane, estamos probablemente abocados al fracaso y el animal de familia se convertirá en una responsabilidad más, difícilmente asumible.

Los beneficios de la compañía de un animal de familia se desarrollarán en su plenitud desde la construcción del vinculo afectivo que requiere de una participación activa y voluntaria de los humanos hasta el amor sincero a los animales de familia.

No se trata por tanto de una pastilla cuyos efectos son los mismos para todos, puede llegar incluso a tener un efecto contradictorio y convertirse en un elemento desestabilizador más del núcleo familiar. 

👉 Por otro lado, encontramos los beneficios asociados a laTerapia Asistida con Animales. Este tipo de intervenciones vienen circunscritas a la presencia de un terapeuta, la presencia del animal de intervención es un facilitador que promueve, entre otras cosas, la motivación hacia el tratamiento.

En ningún caso podemos colocar la responsabilidad de la terapia en el animal ya que no sería ni ético ni justo. Es el profesional el que guiará a la persona en su proceso rehabilitador incorporando al animal como motor de cambio

En este sentido es importante destacar que existen factores incluyentes y factores excluyentes para este tipo de terapias.

Perros para terapia psicológica: ¿Qué aporta el perro a la persona?

En el caso de la Terapia Psicológica Asistida con Animales encontramos que la presencia de un animal de intervención promueve elementos que implementan los tratamientos:

  1. Los psicólogos acompañados por animales de intervención son percibidos como más confiables facilitando el vínculo terapéutico.
  2. Los animales de intervención generan adhesión al tratamiento.
  3. Su presencia promueve la mejora holística de la salud de la persona que asiste a tratamiento ofreciendo beneficios fisiológicos, comunicativos, emocionales, sociales y cognitivos.

Desventajas de tener un perro

La presencia de un animal de familia (perro o gato) en nuestros hogares debe responder ante todo al amor hacia los animales, a la conciencia plena de lo que conlleva la presencia del animal y a la asunción de responsabilidades asociadas a la convivencia con animales (formación, veterinario, alimentación, incorporación plena a la vida familiar, tiempo de dedicación…) 

No es adecuado incorporar o recetar un animal de familia con el fin único de que el animal sea fuente unidireccional de beneficios, estos beneficios radican en esa relación bidireccional de amor, interacción y respeto entre animal y humano.