Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Qué quiere decir tu perro con las orejas? Lista de movimientos y su significado

significado orejas perro advice © Unsplash

Las orejas del perro son grandes indicadoras de su estado de ánimo y poseen un enorme potencial comunicativo.

Por Jose Manuel Cano

Los movimientos de sus orejas

Lo saben los veterinarios y lo confirman los etólogos, especialistas en comportamiento animal. Las orejas del perro nos muestran su estado de ánimo. Nuestros amigos caninos no hablan, pero se valen de una conjugación de elementos corporales para transmitir determinadas emociones. Aquí es donde entran en juego sus orejas. 

Sus movimientos auditivos forman parte de una estructura aún más compleja de comunicación en la que también interviene su voz -entendiéndose ésta como los sonidos que emiten al ladrar, gruñir, llorar, gemir…-, y una serie de reflejos corporales que ejecuta mayoritariamente con su cara (ojos, boca y por supuesto orejas) y el rabo. 

En Wamiz, hemos tenido la oportunidad de conversar sobre el tema con un experto en la materia, el veterinario y biólogo Felipe Vázquez Montoto, del centro Veterinario CatDog, quien nos confirma el enorme potencial comunicativo que poseen las aurículas caninas. “Las orejas son tremendamente expresivas, igual que el rabo. Transmiten miedo, atención... hay multitud de emociones que se expresan a través de ellas y todo esto está perfectamente estudiado” , advierte. 

Las orejas del perro están asociadas al equilibrio de su cuerpo, aunque en esta ocasión nos centraremos en su función comunicativa. Basta observar con atención para decodificar algunos de las señales que genera con su cara con el movimiento de sus orejas. Hoy aprenderemos a descifrar estos códigos para que la relación con tu mascota sea lo más cercana posible. Recuerda que entender a tu perro es la mejor forma de quererlo.

Los perros tienen más de 18 músculos en sus orejas, por lo que su peculiar anatomía les permite realizar una enorme variedad de movimientos y gestos que dan buena cuenta de su estado de ánimo frente a los diferentes estímulos que les propone su entorno.

Su sentido de la audición es increíblemente privilegiado pues pueden escuchar hasta cuatro veces más que los humanos. Perciben frecuencias mucho más altas que las personas, aunque menos que los gatos, y cuando inclinan su cabeza lo hacen para ampliar su alcance auditivo (no lo hacen porque no nos entienden). Es su forma de distinguir los sonidos a la distancia.

El lenguaje de sus orejas es universal

Tal y como nos recuerda Vázquez Montoto, el significado de los movimientos auriculares en los perros es global. “Todos los movimientos tienen un patrón definido”, recuerda. Dicho de otra manera, no hay variaciones entre razas. Cierto es que en algunas será más difícil descifrar el mensaje por la morfología particular de la oreja, pero el lenguaje es universal. Todos quieren decir lo mismo. Analizamos a continuación los diferentes movimientos auriculares y sus significados anímicos contrastados: 

  • OREJAS ERECTAS CON LIGERA INCLINACIÓN HACIA DELANTE

Atención. El perro está atento a tus palabras o a una situación nueva y desconocida que se le presenta. Si inclina la cabeza hacia un lado significa que su nivel de atención es máximo. El animal está atento al estímulo e intenta interpretar su significado.

  • OREJAS ERECTAS TOTALMENTE 

El perro muestra atención y alerta. Está concentrado en captar un sonido y dirige su visión hacia este punto. También puede estar mostrando enfrentamiento. El perro puede estar enfadado y está dispuesto a marcar el territorio atacando. Normalmente acompaña este gesto enseñando los dientes, arrugando el hocico y con la mirada fija en su víctima. Si presenta el cuerpo tenso y fija la vista en el origen del sonido, está preocupado y preparado para actuar.

  • OREJAS ERECTAS CON INCLINACIÓN HACIA DELANTE Y RABO ALZADO 

Dominancia. El perro acompaña sus orejas ‘tiesas’ con otros gestos que reivindican su intento de dominación: rabo levantado, pecho henchido, hocico cerrado y cabeza erguida. Podríamos observar el pelo erizado, las extremidades rígidas y las pupilas muy dilatadas. También este gesto puede ser simplemente curiosidad. Si el perro tiene el cuerpo relajado o la cabeza ladeada puede indicar sorpresa si el resto del cuerpo no se orienta hacia el mismo lugar que sus orejas.

  • OREJAS HACIA ATRÁS 

Miedo y desconfianza. El perro siente tensión por un factor externo y lo demuestra con sus pabellones auditivos y otros gestos evidentes como metiendo el rabo entre las patas traseras, agachando la cabeza y con los ojos entreabiertos. Si las orejas no están aplastadas  demuestran infelicidad, ansiedad e incertidumbre. El nivel de miedo que siente debemos interpretarlo por la posición del resto del cuerpo y el contexto. A veces, cuando el perro recibe una reprimenda por parte de su dueño, sus orejas hacia atrás es su forma de decir que está arrepentido y que por favor paremos la bronca. 

  • OREJAS HACIA ATRÁS PLEGADAS Y JUNTO A LA CABEZA 

Sumisión. El perro te está mostrando su más absoluto respeto y se está poniendo en tus manos. No enseña los dientes ni tuerce el gesto. Está tranquilo y te demuestra su docilidad sin mantener la mirada. Echar las orejas hacia atrás, aunque normalmente es sinónimo de miedo, también puede ser en estos casos una señal de calma.

  • OREJAS HACIA ATRÁS PLEGADAS Y LADRIDOS 

Llamada. El perro reclama la atención de un humano o de otro semejante. Puede querer juego y así lo hace saber. También puede ser que haya algo que le está agobiando y está pidiendo que se aleje. Si observas que encorva el cuerpo y se le eriza pelo está mostrando una postura de agresividad defensiva.

  • OREJAS HACIA DELANTE Y HACIA ATRÁS 

Confianza. Quiere decir que está tranquilo y que solo observa y examina, pero no quiere peleas ni problemas.

  • OREJAS RELAJADAS Y RABO LEVANTADO Y EN MOVIMIENTO 

Felicidad, amistad. El perro demuestra que está contento y las orejas solo son una parte de su proceso comunicativo pues también tendrá los ojos y la boca más abierta, como riéndose. Cuando las orejas están relajadas, el perro demuestra relax. En la interacción con otros canes y con personas, una posición cómoda y natural de las orejas indica que está cómodo y que no existen estímulos preocupantes para él.

¿Por qué el perro baja las orejas cuando le acaricias?

No se trata de un movimiento innato de nuestro amigo canino, más bien hablamos de un gesto reflejo que realiza cuando recibe una caricia y que consiste en mover hacia atrás las orejas juntándolas con la parte posterior de su cabeza. Tal y como imaginas, es una señal de calma y afecto que indica bienestar, complacencia y confort. 

Privar a los perros de parte de su oreja es mutilar su capacidad de comunicación con humanos y el resto de perros

UnsplashAhora bien, también hay que saber acariciarlos. Se nota rápidamente si el perro está cómodo con los mimos. Puede que el perro sea especialmente asustadizo o desconfiado y por ello se muestre reticente a las caricias. Si encoge el cuerpo o esconde el rabo hacia atrás significa que las caricias son demasiado bruscas. 

No obstante, lo más normal es que el perro esté encantado con las caricias y las pida continuamente. Lo hace cuando te busca la mano y se da la vuelta con las orejas hacia atrás. Si el perro está tranquilo, te mira y echa las orejas hacia atrás te está pidiendo atención para recibir sus añoradas caricias.

La interpretación correcta de las orejas

Como ya hemos visto, las orejas son diferentes dependiendo de las razas, ya sean puras o mestizas. Que todos los perros tengan un lenguaje gestual idéntico y universal no significa que éste sea fácilmente interpretable en todos ellos. Debemos conocer previamente la anatomía del animal en cuestión para saber si la posición de sus aurículas quieren decirnos una cosa u otra. Aquí es importante observar el resto de su cuerpo y comprobar si el perro está nervioso o relajado, atento o distraído... 

Además, hay que tener en cuenta que las orejas de determinadas razas están en una posición concreta en estado de relax, por lo que nos puede inducir al engaño.

Hay razas cuya posición de relax es con las orejas hacia hacia delante por simple anatomía, lo cual puede confundirse con un sentido de alerta. 

También hay perros cuyas orejas tienen poca movilidad o que directamente no tienen porque se las han cortado sus dueños. Cuando esto ocurre, es más probable que al perro le cueste relacionarse sin malentendidos. Estos canes son conscientes de su limitación y utilizan otras estrategias comunicativas. Tienen el resto del cuerpo para comunicarse, y saben aprovecharlo.

Estas características dificultan la comunicación de estos animales con sus semejantes y también con los humanos. Por ello, es determinante que sepamos ‘leer’ sus orejas teniendo muy en cuenta el contexto situacional. Por suerte, si el perro se encuentra relajado, hay muchas otras pistas en su cuerpo que nos lo van a indicar. 

El pecado de la mutilación

No podemos terminar este artículo sin denunciar una práctica que atenta contra la vida de nuestros perros. Cortar sus orejas o su cola por razones estéticas es una moda tan bárbara como disparatada. 

Privar a los perros de parte de su oreja es mutilar su capacidad de comunicación con humanos y el resto de perros

UnsplashMás allá del riesgo que implica toda intervención quirúrgica que suponga cortar una extremidad del perro, cortarle sus orejas, por ejemplo, es de una crueldad máxima porque estamos mutilando su capacidad para expresarse, no solo con las personas sino también con sus iguales. 

Como hemos visto, los movimientos de sus orejas son fundamentales a la hora de comunicarse y transmitir sus mensajes. ¿Serías capaz de dejarle mudo? Olvida esta práctica, déjale ser como es y, sobre todo, déjale expresar lo que siente en cada momento.