Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

La procesionaria del pino: una amenaza mortal para tu perro

Procesionaria del pino perros advice
© Shutterstock

Estas orugas que avanzan en cabalgata llaman la atención de tu perro, cuyo hocico todo lo que quiere oler, ¡y son muy peligrosas! La procesionaria del pino es altamente urticante y puede costarle la vida a tu perro

Por Lola Duarte

El pasado mes de febrero ha sido bastante diferente en España, especialmente en su segunda mitad. Lejos de ser frío y lluvioso, hemos disfrutado de unas temperaturas casi primaverales (¿hola contaminación?), lo cual favorece que la oruga procesionaria salga antes de tiempo en muchas provincias del país. La procesionaria del pino es una amenaza mortal para tu perro. El veneno con el ataca puede producirle desde terribles reacciones alérgicas hasta necrosis en algunos de sus tejidos como la lengua; y si la cosa se complica, tu perro puede llegar a morir. 

La procesionaria del pino

A finales de enero, en unas de las rutas perrunas con Chufa y su pandilla perruna, los humanos ya pudimos observar algunos nidos de la procesionaria del pino. “Ya mismo no podemos venir por aquí”, decía una amiga. Sus nidos son fáciles de ver, crean unos bolsones blancos en los que se desarrolla la larva y que pueden alcanzar hasta los 20 centímetros de diámetro. Y como vaticinó nuestra amiga, así fue, ahora no podemos ir por esa zona de sierra. El aumento de las temperaturas medias empuja a que la oruga procesionaria baje antes de su nido. Esto supone un riesgo tanto para las personas, especialmente para niños ya que son los más vulnerables, así como para los animales domésticos como perros y gatos. 

La procesionaria del pino es un lepidóptero, ‘Thaumetopoea pityocampa‘, con un ciclo vital en tres fases: huevo, larva (oruga) y adulto (mariposa, en julio). Es en primavera cuando la oruga se cruza con los humanos y los animales, pero siempre están ahí. Abundan en los pinos de Europa central y del sur, como es el caso de España, y también aparece en cedros y abetos. Es más, debido al cambio climático cada vez es más normal verlas en núcleos urbanos

Entre los meses de febrero y abril es cuando hay que prestar especial atención a este insecto. Pero ¿por qué desciende de su nido la procesionaria antes de tiempo? La oruga huye de los niveles elevados de humedad, abandona su nido y baja por el pino en procesión dirigida por una hembra. Justo ahí serían una presa perfecta para los depredadores si no fuera porque… ¡son venenosas! Y aquí llega el problema para los perros que tienen unos hocicos muy cotillas que todo lo quieren oler. 

procesionaria-pino-nido-blanco
En enero ya se podían ver algunos nidos de procesionaria en los pinos.LOLA DUARTE

Cómo afecta a mi perro la procesionaria

“La oruga es fácilmente reconocible por varios motivos, como su apariencia y su conducta”, señala la veterinaria Ana Martínez del Centro Veterinario Albayda. Cuando alcanzan el suelo van en procesión, de ahí su nombre, y “van buscando zonas en las que alimentarse hasta formar la crisálida o capullo. Las orugas cuentan con “pelillos” marrones o rojizos llenos de una sustancia fuertemente reactiva y alérgica que produce un gran picor para protegerse de los depredadores”. 

Como hemos dicho antes, cada vez es más común verlas incluso en las ciudades. Si a ti como adulto te llama la atención esa cabalgata, imagina a tu perro que es más sensible a los estímulos. “Si tu perro las tocan o las huele, puede sufrir terribles reacciones alérgicas llegando a producirse incluso hasta la necrosis de los tejidos con los que contactan, sobre todo las mucosas de la boca y la nariz”, alerta Ana. Si algunas de estas consecuencias se complican, tu perro puede llegar a perder la vida. 

Síntomas en tu perro: urticarias y necrosis

Según detalla la veterinaria consultada por Wamiz, “los síntomas que podréis observar en vuestros peludos si tienen un encontronazo con esta oruga son: hipersalivación, enrojecimiento e inflamación de la lengua y de la cara;  pueden aparecer ampollas con líquido y úlceras que pueden ocasionar incluso la pérdida de alguna parte de la lengua”, ¡casi nada! “Si tu perro se come la oruga también es habitual que vomite y que en sus vómitos aparezcan trozos de oruga. También pueden producirse daños importantes en la zona de los ojos, sobre todo en la conjuntiva y en la córnea”. 

procesionaria-pino-perro-necrosis
La nariz de tu perro es una de las zonas que puede sufrir necrosis. Shutterstock

Sabrás que tu perro ha entrado en contacto con la procesionaria porque se rascará desesperadamente para quitársela, algo que tienes que evitar de inmediato: si esparce esos pelillos por su cuerpo, puede tener peores consecuencias. “Es muy importante que si notas alguno de estos síntomas o sospechas que tu perro ha podido tener contacto con este insecto, acudas de inmediato a tu centro veterinario para poder minimizar los efectos”, avisa Ana Martínez. 

¿Qué remedios puedes aplicar? 

También, continúa la veterinaria, en lo que llegas a la clínica “puedes hacer y es muy sencillo: darle abundante agua al perro para que pueda lavarse bien la boca y así arrastrar esos pelillos hacia el exterior. Si es con agua templada, mejor pues el calor destruye la toxina. Eso sí, “es muy, muy importante que no restregar nada, como de toalla, papel, tejido,… por las zonas de la lesión porque puedes clavar aún más esas espinas y romper los pelos urticantes liberando la toxina”. Una vez que esté en el veterinario, allí le aplicarán un tratamiento con corticoides de acción rápida y antihistamínicos. 

Otra recomendación importante: si ves pinos con procesionaria debes informar al ayuntamiento de tu localidad para eliminen estas orugas o controlen la plaga. Tu veterinario también te puede recetar un medicamento para que lo lleve encima como prevención en el caso de que estés lejos de la clínica veterinaria cuando su perro se vea afectado.

Lea también