Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Viajar en coche con tu gato: ¡prepárate para todos los imprevistos!

gato viaje en coche advice
© Pixabay

Te contamos cómo puedes hacer para que tu gato viaje contigo en el coche de la mejor manera posible y te damos los mejores consejos para que seas capaz de hacer frente a los posibles imprevistos que puedan surgir durante el trayecto. ¡Hay que estar preparado para todo!

Por Roberto Herrero

En Wamiz nos gusta darte los mejores consejos para que disfrutes al máximo de tu día a día con tu mascota. Por eso te hemos ofrecido las pautas para dejar a tu gato en casa unos días vigilado por una persona de confianza y tras eso; hoy queremos hablarte de los viajes en coche con tu gato, los cuales requieren de una serie de precauciones para que no haya ningún imprevisto.

Consejos para viajar en coche con un gato

Tenemos que tener en cuenta que, a menudo, los gatos son animales que no salen de casa con frecuencia, por eso un viaje en coche les puede suponer un esfuerzo especial y una dosis de estrés y nerviosismo a la que no están acostumbrados. Para hacer todo esto lo más llevadero posible para ellos (y para nosotros también), apunta los tips de Wamiz para que viajes lo más cómodamente posible con tu gato en tu coche

Con el estómago y el intestino vacíos, mucho mejor

Es muy importante que tu gato haya hecho sus necesidades antes de emprender el viaje ya que una vez iniciado este, no tendrá un arenero a su alcance para poder hacerlo. Por este motivo conviene que acerques a tu gato a su arenero antes de salir de casa, incluso que lo pongas tú mismo sobre la arena para estimularlo.

Asimismo, si el viaje es por la mañana y ya has observado que por la noche ha hecho sus necesidades, una opción es retirarle la comida para que no tenga que ir de nuevo. Mientras tenga agua, no pasa nada porque el animal pase unas horas sin comer. Él mismo lo agradecerá, ya que se evitará el estrés de tener que hacerlo durante el viaje.

Antes de salir, unos preparativos previos para evitar imprevistos

  1. Kit de limpieza. Evidentemente, esta precaución no es infalible. Por eso debemos hacernos con un kit para limpiar los excrementos, si es que el gato hace sus necesidades durante el tiempo que dure el trayecto. Lógicamene, este kit estará compuesto por papel higiénico, toallitas, una botella de agua y algo de jabón. De esta manera podremos limpiarlo todo correctamente si termina produciéndose el desastre.
  2. Transportín amplio y de calidad. Tu gato tiene que viajar tan cómodo como lo haces tú. Es importante que dentro del propio transportín metas una toalla o una manta que sea familiar para él, a la que esté acostumbrado. De esta manera, el animal no extrañará tanto el nuevo ambiente en el que está obligado a permanecer durante unas horas. Debes enganchar el transportín con el cinturón de seguridad, aunque también hay algunos disponibles en el mercado que disponen de los enganches necesarios para hacerlo de una manera mucho más cómoda. Su seguridad es tan iimportante como la del resto de integrantes del viaje.

¿Música sí? ¿Música no?

Este es un tema importante, ya que dependerá mucho del carácter de tu animal y de lo que es tenga por costumbre. Como norma general, desde aquí te recomendamos que el volumen de la música no esté especialmente elevado, puesto que puede suponer una dosis de estrés innecesaria para el animal. Tu minino ya tiene suficiente con un viaje al que no está acostumbrado, no se lo pongamos más difícil.

Una correa es imprescindible para evitar posibles disgustos

Si durante el viaje te ves obligado a sacar al animal de su transportín, bien por un tema de deposiciones o por cualquier otro asunto, es obligatorio que dispongas de una correa o un arnés para sacar al gato y tenerlo siempre controlado.

En definitiva, no sabemos cómo puede reaccionar en un contexto nuevo para él y podría salir corriendo en cualquier momento. Por eso es importante que lo impidamos de esta manera. Toda precaución es poca.