Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

9 olores que a todo gato le molestan

Olores molestos para gatos advice
© Shutterstock

Es un hecho mundialmente conocido que los gatos son animales muy pulcros. Los olores que molestan a los gatos son bastante variados. Esta es una característica que les nace a los felinos de manera natural y no es de extrañar que, a parte de extremar en su higiene personal, también presten mucha atención a toda la limpieza de su alrededor.

Entre los olores que molestan a los gatos podemos encontrar desde comida u olores naturales de una casa, hasta productos químicos que utilizamos en la limpieza de nuestro hogar.

Con este artículo descubrimos qué olores son los que menos soportan los gatos y por qué.

Por Rodríguez Paula

Qué olores molestan a los gatos

Para entender por qué hay olores que molestan a los gatos, debemos saber que ellos tienen una capacidad olfativa catorce veces mayor a la nuestra. Y aunque a primera vista no podamos distinguirlo, el órgano nasal de un gato es mucho mayor al nuestro. El sentido del olfato felino se esparce casi por todo su cerebro aumentando sus posibilidades de oler algo incluso a metros de distancia.

No todos los animales reaccionan de la misma manera ante ciertos estímulos olfativos y no iba a ser diferente con los gatos. Puede que a uno le encante el olor a limón, pero que otro no pueda soportarlo. Cada animal tiene un sistema olfativo diferente.

Los cítricos

En su gran mayoría, los gatos odian, o no soportan muy bien, cualquier olor que tenga tintes cítricos ya sean naranjas, limones, limas, etc. En el mercado ya existen repelentes hechos a base de olores cítricos que podemos usar para que no se coman nuestras plantas, por ejemplo.

Una caja de arena sucia

A nadie le gusta ir a un baño que huele mal, ¿verdad? Pues los gatos todavía menos. No soportan el olor de su caja de arena cuando está toda sucia porque no la hemos limpiado. Ni se acercará a ella. Es más, seguramente nuestro gato acabe enfadado con nosotros por tener su baño sucio y nos lo haga saber haciendo sus necesidades en algún otro sitio de la casa.

Plátano

Esta fruta no es muy querida por los felinos. De entre los olores que molestan a los gatos, encontramos esta fruta. Es tan efectiva, que si dejamos una cáscara de plátano cerca del sofá o encima de la cama no se le ocurrirá ni acercarse.

Pescado podrido

Este es un olor que tampoco nos gusta nada a nosotros, y no es de extrañar que para los gatos sea igual. Normalmente a los gatos les encanta el pescado, pero cuando empieza a ponerse en mal estado no pueden soportar su olor.

El pino

Los gatos pueden aceptar este olor y, de hecho, hay arenas para gatos que tienen perfume y algunas de ellas incorporan el aroma a pino. No les resulta muy molesto pero siempre que lo usemos en su justa medida. Si abusamos el olor será demasiado intenso para el animal. Un buen consejo es que no siempre compremos el mismo tipo de arena con el mismo aroma, podemos ir cambiando y alternando entre olores más neutros con otros perfumados.

Jabones, desodorantes y colonias

Estos productos llevan componentes químicos que pueden resultar molestos al olfato del gato. A veces son incluso demasiado fuertes para que ellos puedan soportarlos. De igual manera pasa con los productos de limpieza que utilizamos para limpiar nuestra casa, su caja de arena o su bol de agua y comida. Hay que ir con cuidado y mejor comprar productos de olor neutro.

La pimienta

Los gatos no pueden diferenciar las especias que se echan a la comida como tales, las perciben más como algo tóxico. Así que si un día le ofrecemos un trozo de nuestro filete y resulta que no lo quiere, puede que lleve demasiada pimienta.

El eucalipto

Algunos plantas desprenden un olor natural como es el caso del eucalipto. Un olor que a nosotros puede resultarnos muy agradable, pero que los gatos percibirán como algo más bien tóxico. Y en parte tienen razón, pues ciertos aceites de estas plantas pueden llegar a ser peligrosos para los gatos y ellos así lo sienten.

Los demás gatos

Esto resulta muy curioso, y es que los gatos no rechazan el olor de felinos conocidos o con los que ya han tenido un contacto regular. Rechaza el olor de aquellos gatos que entran a su hogar sin haber tenido contacto con ellos previamente. El olor es su manera de marcar el territorio y para ellos que un gato nuevo entre en casa aunque se por un rato supone tener que soportar ese olor en casa durante los próximos días.

No todos los gatos son iguales

Como ya hemos dicho antes, no todos los gatos son iguales. Lo mejor es probar con tu animal y así saber a ciencia cierta los olores que le molestan y que no pueden soportar. Más que nada para no traer algo a casa que les pueda molestar.