Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Cómo cambiar la hora en España 2019 y cómo afecta a nuestros animales

El cambio de hora para los animales
© Shutterstock

Como cada año, el último fin de semana de marzo tenemos que cambiar la hora. Concretamente la madrugada del sábado 30 de marzo a la del domingo 31 de marzo en 2019. Esto implica una hora menos de sueño y algunos cambios en la rutina, que afectan a nuestros animales de compañía. ¡Mira aquí algunos consejos para poner en hora el reloj de tus perros y gatos!

Por Jade del Arco, 30 mar. 2019

El cambio de hora es signo de que ha vuelto la primavera: los días son más largos y las noches más cortas. Pero también supone una hora menos de sueño, y una organización de la rutina ligeramente alterada durante los días posteriores en los que hay que adaptarse. De hecho, si tu despertador está programado para sonar a las 7 de la mañana cada día, lo hará a las 8 el domingo. O dicho de otra forma: cuando pongas el despertador a las 7 de la nueva hora, tendrás la sensación de levantarte a las 6 de la mañana. Y sí, corremos el riesgo de estar un poco más cansados de lo normal durante los primeros días… Igualmente, comeremos y nos iremos a la cama más temprano pero, ¿qué pasa en estos días con los hábitos y rutinas de nuestras mascotas?

Los animales son seres de costumbres. En general, conocen todos nuestros movimientos del día a día y casi al minuto y pueden llegar a detectar cualquier mínimo cambio en nuestros hábitos y rutinas. Con el cambio de hora, no es distinto, y pueden darse cuenta de que nuestro ritmo ha cambiado, y que esto les llegue a causar cierto estrés. Para evitarlo, la clave es dejar que se adapten al nuevo horario poco a poco. ¡Paso a paso!

El cambio de hora para perros y gatos

Para que perros y gatos se adapten mejor al cambio de hora, hay que cambiar gradualmente sus actividades cotidianas; retrasarlas unos minutos en lugar de una hora de golpe. Debemos preveer, por tanto, darle de comer unos 15 minutos más temprano de lo habitual el domingo, otros 15 minutos antes el lunes, y así sucesivamente hasta alcanzar el horario que queremos. Si tu perro o gato parece perturbado, se pueden prolongar estos cambios durante más días. En todo caso, si tu perro se queja más de la cuenta, tu gato maulla más de lo normal o, por ejemplo, rascan la puerta a la hora antigua para hacerte ver que es la hora de comer, no cedas: ¡eres tú quien decide en qué momento deben comer!

Para el paseo, en el caso del perro, sucede igual: si por la mañana es más complicado porque es demasiado temprano, sigue siendo necesario. Tu perro debe poder salir a pasear con la misma frecuencia que antes, a intervalos regulares. ¡No hay pretexto que valga!