Publicidad

¿Por qué mi perro me monta?

mi perro me monta

Perro intentando montar a su humano

© Koldunova Anna / Shutterstock

Existen diversas razones por las cuales un perro puede desarrollar esta conducta. Hablamos de todas ellas con el objetivo de responder a la pregunta: ''¿por qué mi perro me monta?'', y te contamos cómo solucionar este comportamiento.

Por Vanessa Parapar

Actualizado el

¿Tu perro (o perra) tiene la 'manía' de montarte? Este gesto de monta, de brazo o pierna -en la mayoría de las ocasiones-, no está siempre ligado a un impulso sexual, puede significar muchas otras cosas. Asimismo algunos propietarios tienden a pensar que cuando un perro monta solo lo hace porque está en celo o porque desea reproducirse, pero eso no es así.

A continuación descubrimos las causas de la conducta de la monta canina. De esta manera comprenderás mejor el comportamiento y lenguaje canino. Además, te daremos algunos consejos para que evitar que tu mascota siga haciéndolo ya que el gesto suele resultar bastante desagradable para los cuidadores, tanto si se lo hacen a ellos como a personas cercanas o a otros congéneres. 

 

¿Por qué mi perro me monta?

Los expertos de GEMCA (Grupo de Especialidad en Medicina del Comportamiento Animal de AVEPA) comparten en su web la lista de razones que responde a la pregunta de ''por qué mi perra o perro me monta'' y van más allá del deseo sexual, la no castración del animal o el concepto de ''perro dominante''. 

Sexual

La conducta de monta relacionada con el deseo sexual se manifiesta de las siguientes maneras: hembras en celo, redirigida (es decir, un macho que percibe las feromonas sexuales de una hembra en celo a la que no tiene acceso y redirige esta conducta hacia uno de sus congéneres, su humano o un objeto innanimado) y pubertad, los cánidos que acaban de alcanzar su pubertad pueden desarrollar esta conducta. 

El impulso sexual es la razón más conocida por todas y todos. El perro monta al humano, a su juguete preferido o a otro animal como pura respuesta a sus impulsos sexuales. Lo más normal es que esto ocurra durante los meses de celo, ya que es la época natural para procrear que tienen los animales.

En este caso, los animales están respondiendo a su naturaleza reproductiva. ?

Perro montando a otro perro ©Spiky and I/Shutterstock

Conducta social ritualizada

El objetivo de este tipo de comportamiento no es otro que el de establecer jerarquías. El perro quiere mostrar al mundo que es ''dominante''. Esta conducta de dominancia suele darse entre congéneres y no significa que el can quiera dominar a todos los perros que se crucen en su camino ni a sus cuidadores. Más abajo explicaremos este punto de forma más detallada. 

Estrés, frustación o sobreexcitación

La monta puede ser una manera de canalizar el estrés acumulado durante todo el día o tras un conflicto determinado. Descubre ? cuánto tiempo puedes dejar a tu perro solo en casa. 

Demanda de atención

La demanda de atención está relacionada también con el estrés, la frustación o la sobreexcitación. Los dueños deben tener muy presentes cuáles son las necesidades básicas de su mascota y hacer todo lo que esté en su mano por cumplirlas. Además, todas ellas son clave para reforzar el vínculo entre el cuidador y el animal.

Juego

La monta puede llegar a formar parte del repertorio de conductas que un perro, cachorro o adulto, puede manifestar durante el tiempo de juegos tanto en humanos como en otros congéneres. 

Un perro también puede montar a una persona como si fuera un juego más. Es un movimiento que, a pesar de tener también una lectura sexual, se puede entender como un juego desde el punto de vista del animal.

Este comportamiento suele ocurrir durante los primeros meses de vida del perro porque está más inquieto y con más ganas de jugar, pero también se da en adultos. 

Mala socialización y destete precoz

Esto se debe a que el perro no aprendió de la manera correcta de su madre, hermanos y/o otros congéneres. 

Problemas de salud

Existen ciertas dolencias o enfermedades que pueden desencadenar esta conducta. Según los expertos de GEMCA algunas de ellas son: infecciones de sacos anales, del tracto urinario, del útero o la vaginitis. ''Todas ellas pueden modificar el olor de los individuos y provocar en algunos casos la monta'', aseguran. 

Perro monta el brazo de su humana ©Shutterstock Giulio_Fornasar

Como has podido leer sobre estas líneas son diversas las causas que pueden provocar esta conducta.

Según los expertos, los propietarios no deben preocuparse por este tipo de comportamientos salvo que la monta sea excesiva. En ese caso, se debe consultar al veterinario porque puede tratarse de una enfermedad. 

Mi perro me viola la pierna, ¿por qué?

Un perro puede montar la pierna de un humano porque tiene mucha energía acumulada. Cuando el animal es muy energético y nervioso hay muchas posibilidades de que monte a una persona para descargar todo ese exceso de energía que tiene. Si ocurre esto, significa que el animal hace de la monta una actividad más, como puede ser salir a correr o a pasear.

A esta causa se puede añadir todas las razones descritas a lo largo del artículo (época de celo, intenciones reproductivas, estrés...)

¿Qué hacer cuándo mi perro me viola la pierna?

Si un perro te monta para descargar energía, frena este comportamiento con paseos largos y juegos para cansarlo al máximo. Y ante la monta, debes responder con un ''no'' bien claro para que entienda que eso no puede hacerlo más.

De esta manera -y según los expertos en comportamiento canino consultados en este artículo-, el animal entenderá que deberá descargar su energía durante el paseo. 

Cuando el perro monte tu pierna, intenta distraerlo dándole un juguete o alguna otra cosa con la que sepas que puede entretenerse.

¿Mi perro me monta porque quiere dominarme?

Como se explica al comienzo del artículo según los expertos de AVEPA; este comportamiento canino puede tener como objetivo establecer jerarquías. Es decir, el perro quiere dejar claro quién lidera la manada y para ello intenta montar, en la mayoría de los casos, a otros perros.

Esta conducta suele darse congéneres y no significa que el can quiera dominar a todos los perros ni a su humano. Es fundamental subrayar que la dominancia es intraespecífica, es decir, solo ocurre entre individuos de la misma especie. Por lo tanto, si tu perro te monta debes mirar más allá. Tal vez el animal esté estresado, necesite jugar o necesite atención. 

¿Mi perro monta a otros perros porque es dominante?

Como venimos diciendo a lo largo del texto, los perros pueden montar por muchas razones, pero no montan porque sean dominantes ni se dejan montar porque sean sumisos. Existen otras causas: estrés, mala sociabilización...

Tirando más del hilo citamos al veterinario francés Stéphane Tardif que señala que un perro puede ser líder de un grupo dependiendo del contexto. Por ejemplo, un can puede ser dominante en una situación y dominado en otra. 

''La noción de dominación, actualmente, no califica al perro directamente (ya que su estatus de dominante solo depende de los perros y los humanos que lo rodean). Lo que vamos a clarificar, más bien, es la relación entre individuos en un contexto determinado. Un perro no nace dominante, pero puede simplemente tener un temperamento autoritario que le de, a menudo, la posición de líder del grupo. Basta que esté en un grupo más autoritario que él para que cambie completamente sus costumbre'', asegura Tardif. 

¿Cómo evitar que mi perro monte a otro?

Enseñarle al perro a no montar a sus congéneres no es una tarea fácil puesto que es una respuesta natural a su instinto y una manera de comunicarse. Sin embargo, el propietario debe indicarle a su mascota que no debe montar a otros perros con un ''NO'' firme o provocar un ruido que capte su atención. 
Es importante que el cuidador utilice siempre el mismo comando para que el animal lo interiorice y jamás estimular al perro al comportamiento de monta. 

¿Qué puedo hacer si mi perro me monta?

El veterinario Manuel Manzano explica en el siguiente vídeo las causas por las que ''un perro te monta'' la pierna o el brazo de manera compulsiva, y explica cuáles son las soluciones para poner fin a este comportamiento. 

Cómo evitar que mi perro me monte

  • Indícale a tu perro con un ''NO'' firme y claro que no debe continuar con ese comportamiento. El comando ''no'' puede ser sustituido por un ruido que capte la atención del animal o puedes darle cualquier otra orden (''quieto'', ''stop'', ''sienta''...). Prémialo inmediatamente. 
  • No refuerces ni estimules la conducta de monta cuando aparece.
  • No prestes atención a la conducta y utiliza siempre el mismo comando para decirle que pare. 
  • Prohibición del castigo verbal y físico. Además de atentar contra el bienestar animal, empeorará el problema. 
  • Juega con tu perro de manera regular para reducir el exceso de energía.
  • Saca a tu perro a pasear a diario. 
  • La castración como solución al problema. Algunos veterinarios señalan que la castración suele reducir notablemente los problemas de monta, y en ocasiones suelen llegar a desaparecer. Sin embargo, se debe tener en cuenta que si el perro ha aprendido a montar para jugar o aliviar su estrés o frustación puede seguir haciéndolo aunque esté castrado. 

¿Por qué mi perro me monta si está castrado?

Expertos de AVEPA aseguran que la castración es un tratamiento de elección para la conducta de la monta, subrayando que si la motivación de este comportamiento no es sexual la castración no va a poner fin al problema. 

Por lo tanto, desde la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales recomiendan consultar con un experto antes de tomar la decisión de castrar al animal por un problema de conducta. 

''Ante una conducta de monta incómoda o molesta se recomienda contactar con un veterinario especializado en medicina del comportamiento a fin de que pueda analizar en profundidad cada caso particular, ayudar a comprender a los tutores la motivación de esta conducta y, con un diagnóstico, establecer las pautas de tratamiento más adecuadas'', sentencian desde AVEPA. 

La monta no es una situación fácil de controlar, pues hay distintos factores que entran en juego. No obstante, lo que sí puedes es adiestrar al perro de manera que sea consciente que el acto de montar una pierna no es lo correcto en ninguno de los casos que hemos visto.

En ningún caso el propietario debe reaccionar de manera negativa. Basta con darle una simple orden y tener paciencia, poco a poco el perro comprenderá el comando y se acostumbrará a no hacerlo. 

Además si tenemos en cuenta algunas de las causas, en muchos casos bastará con otorgarle al animal más atención para solucionar el problema puesto que el perro está mandando un mensaje a su propietario de que quiere pasar más tiempo con él. 

Si tienes la oportunidad de corregir este tipo de actitudes desde que el animal es un cachorro mucho mejor, pues te será más fácil hacerle entender que no puede montar objetos o personas como vía para gastar su energía o canalizar su estrés. 

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar
Wamiz - Error 404