Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

¿Por qué mi perro intenta montarme?

Mi perro me monta advice © Shutterstock

Cuando un perro intenta montar a una persona, nuestro primer pensamiento es relacionarlo directamente con un impulso sexual, pero la verdad es que puede significar otras muchas cosas. Un perro no te monta la pierna sólo porque está viviendo su época de celo y porque tiene intenciones reproductivas, más bien son otros los motivos que explican este comportamiento en casi todos los casos.

Por Bosch Maica

Motivos por los que mi perro me monta

Los motivos que responderá a la pregunta de ‘por qué mi perro me monta’ son:

Por dominación

Este es uno de los motivos más frecuentes y es que para los animales es muy importante comprender quien lidera la manada. Por eso, cuando un perro llega a tu familia puede ser que te monte para erguirse como la pieza dominante, básicamente para dejar claro quien manda.

Este tipo de acciones hay que pararlas enseguida porque, de lo contrario, el can se alzará como el líder de la mandad y será mucho más difícil controlarlo en un futuro. Además, esta actitud podría desencadenar un comportamiento agresivo hacia ti en un futuro. Cuando son más cachorros, esta manera de pronunciarse como dominantes es bastante común pero en ese caso te será mucho más fácil adiestrarlo.

Tiene exceso de energía

Un perro puede también montar la pierna porque tiene mucha energía acumulada. Cuando el animal es muy energético y nervioso hay muchas posibilidades de que te monte para descargar todo ese exceso de energía que tiene. Si ocurre esto, significa que el animal hace de la monta una actividad más, como puede ser salir a correr o a pasear.

Si tu perro te monta para descargar energía, frena este comportamiento con paseos largos y juegos para cansarlo al máximo. Y ante la monta, responder con un ‘no’ bien claro para que entienda que eso no puede hacerlo más para calmar sus nervios. El can deberá entender que durante el paseo es su momento para descargar energía.

Como un juego

Un perro también puede montar a una persona como si fuera un juego más. Es un movimiento que, a pesar de tener también una lectura sexual, se puede entender como un juego desde el punto de vista del animal. Esto es más normal que ocurra durante los primeros meses de vida del can pues es cuando está más inquieto y tiene más ganas de jugar.

En este caso, lo mejor si están en el punto de ‘mi perro me monta’, sigue siendo sacarlo a pasear para que se canse y descargue toda esa adrenalina acumulada.

Puedes hacer que se socialice con otros perros para que pueda correr con ellos y divertirse.

Como respuesta a los impulsos sexuales

Esta es la razón más conocida por todas y todos. El perro te monta como pura respuesta a sus impulsos sexuales. Lo más normal es que esto ocurra durante los meses de celo, ya que es la época natural para procrear que tienen los animales.

Cabe aclarar que los perros macho no tienen época de celo en sí, lo sienten como tal porque hay otras perras alrededor que están en celo, y por lo tanto tienen este tipo de respuesta en base a ese estímulo que les rodea.

No nos olvidemos que son animales y tan sólo están respondiendo a su naturaleza reproductiva.

Mi perro me sigue montando: cómo evitarlo

No es una situación que sea fácil de controlar, pues hay distintos factores que entran en juego. No obstante, lo que sí puedes es adiestrar al perro de manera que sea consciente que el acto de montar una pierna no es lo correcto en ninguno de los casos que hemos visto.

No puedes tampoco reaccionar de manera muy negativa. Piensa que en la mayoría de las situaciones el can solo querrá jugar, por lo que con un simple ‘no’ bien alto y claro, el animal se irá  acostumbrando y lo dejará de hacer.

Cuando el perro monte tu pierna, intenta distraerlo dándole un juguete o alguna otra cosa con la que sepas que puede entretenerse. Y en otros muchos casos, otorgándole más atención puedes solucionarlo pues el animal te está diciendo con sus movimientos que quiere pasar más tiempo contigo.

Si tienes la oportunidad de corregir este tipo de actitudes desde que el animal es un cachorro mucho mejor, pues te será más fácil hacerle entender que no puede montar objetos o personas como vía para gastar su energía. Enseñarle al perro a no montar otros perros ya te será más complicado porque, a parte de que es una respuesta natural a su instinto, también lo hace para expresar otras cosas, que ya hemos visto: dominación sobre otros, como forma de juego, para llamar la atención, etc.

Si consigues que el perro se esté quieto ante tu ‘no’, no te puedes olvidar de premiarle para que entienda que no hacerlo es algo positivo.