Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Cuándo puedo bañar por primera vez a mi perro?

Bañar a mi perro por primera vez advice © Shutterstock

¿Has bañado a tu perro alguna vez? Si todavía no lo has hecho, no está de más que conozcas pequeños detalles a tener en cuenta a la hora de bañar un cachorro de perro por primera vez. Es importante que sepas cuándo se puede bañar a un perro por primera vez, ya sea porque está sucio, porque tiene pulgas o simplemente porque quieres que se familiarice con este proceso.
 

Por Rodríguez Yanira

Cuándo bañar a un cachorro de perro por primera vez

Los cachorros son animales todavía débiles y son más susceptibles a padecer cualquier enfermedad porque su sistema inmunitario no se ha desarrollado todavía. Es por esto que la leche materna, o calostro, es tan importante porque les transmite nutrientes y anticuerpos que mejorarán y fortalecerán su sistema. 

Un cachorro de perro necesita llegar hasta los dos meses para considerar separarlo de su madre. Durante este tiempo, la madre lo mantendrá con vida y sano. Nunca hay que bañar al cachorro antes de que sea destetado porque si cambiamos su olor corporal, la madre podría rechazarlo porque no lo identificaría como su bebé.

Y antes de que te plantees cómo se baña a un perro cachorro, deberías conocer el calendario de vacunación del animal. Y es que el baño puede producir cierto estrés en el can y esto le conduciría a un rechazo corporal de la vacuna.

Por eso, muchos profesionales de la veterinaria lo que más recomiendan es que esperes hasta 1 o incluso 2 semanas tras cada vacunación para bañarlo.

¿Cómo se baña a un perro cachorro?

Una vez ya sepas cuándo se puede bañar a un perro es el momento de ponerse a la acción. Para ello necesitarás:

  • Que la temperatura del agua esté caliente pero sin que queme. Que metas tú la mano y puedas mantenerla dentro sin que la sientas muy caliente.

  • Una actitud relajada. Porque si estás nervioso, el perro lo notará y se estresará.

  • Champú para cachorros.

  • Una esponja suave para perros.

  • Un peine de goma suave para pelo de cachorro.

  • Que el ambiente de la habitación también sea cálido.

  • Toallas y un secador.

Lo mejor que puedes hacer es dejarlo todo listo antes de empezar, así no perderás tiempo. El ambiente del cuarto del baño no debe ser frío, pues podrías hacer que el perro sintiera ese choque térmico entre el agua y el ambiente. 

El momento del baño de un cachorro está directamente relacionado con la forma de socializar que desarrollará en un futuro y por eso es tan importante. Es un estímulo más y por lo tanto debemos saber cómo se lo vamos a presentar para que lo acepte y no coja miedo a nuevas experiencias en un futuro, ya que siendo un perro cachorro todavía le queda un montón por aprender.

El momento del baño

Lo primero que debes hacer al bañar a un perro cachorro es llenar un cubo de agua templada y meter ese cubo en la bañera o en la ducha. No llenes mucho el cubo para que el perro no sienta que se ahoga. 

Hay que introducir al animal poco a poco en el cubo evitando mojarle la cabeza porque durante este primer contacto con el agua no debes tocarle ni los ojos ni las orejas. No es mala idea añadir algún juguete en el cubo para que se entretenga y tenga un primer baño perfecto.

Ahora ya sólo quedará aplicarle el champú para cachorros. Esto es muy importante, pues los de perros adultos no son tan delicados con su piel y tienen menos hidratación. 

Mientras bañas al perro, recuerda usar la esponja y el peine de goma para llegar bien bajo del pelo. Ya sólo quedará aclarar para eliminar todo el champú. 

Cuando saques el perro del agua, envuélvelo en un par de toallas para que no se destemple. Cuando ya tenga el pelaje bien seco puedes utilizar el secador a una temperatura muy baja, para no quemarle, y a un potencia también baja para que no se asuste con el ruido.

Cuándo se puede bañar a un perro: frecuencia del baño

Cuando ya hayas pasado la prueba del primero baño con tu perro, ya podrás bañarlo siempre que lo necesite, es decir, cuando se haya ensuciado o cuando huela mal. Un dato muy importante a tener en cuenta es que deben pasar casi dos meses entre baño y baño. Eso se debe a que los perros tienen una capa de grasa bajo el pelaje que ayuda a proteger su piel y, si los lavas con frecuencia, lo que haces es destruir esa capa que les protege. 

Un truco para no tener que recurrir siempre al baño, es cepillar a tu perro con frecuencia, incluso de manera diaria si es de pelaje largo. Con el cepillado eliminas todo el pelo que ya está muerto y que no deja que el resto del pelaje respire bien. Ademas eliminas también suciedad y polvo por lo que se mantienen limpio por más tiempo.

Ahora ya sabes cuándo se puede bañar a un perro y cómo hacerlo. ¡Es el momento de ponerse manaos a la obra!