Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Sobrealimentación en perros: cómo detectarla a tiempo

Cómo poner fin a la sobrealimentación en perros advice
© Shutterstock

En muchas ocasiones, la alimentación de nuestro perro no recibe la importancia que merece. Es fundamental conocer las necesidades básicas que precisa nuestro peludo, para proporcionarle una dieta equilibrada y saludable.

Uno de los problemas presentes en muchos hogares es la sobrealimentación, y aunque no parezca algo grave, predispone a la obesidad canina y, por lo tanto, al riesgo de padecer multitud de enfermedades. A continuación, hablaremos de la sobrealimentación en perros, y de cómo podemos detectarla a tiempo para poder poner soluciones.

Si estás interesado en el tema, ¡sigue leyendo!

Por Rodríguez Paula

En qué consiste la sobrealimentación en perros

La sobrealimentación o alimentación en exceso ocurre cuando un perro recibe más cantidad de comida de la que le corresponde conforme a su constitución física. Principalmente, las dietas en perros se ajustan al tamaño del animal, además de tener en cuenta otros factores como pueden ser la edad o el nivel de actividad física.

Es importante ajustarnos siempre a sus requerimientos ya que, como se suele decir “en el punto medio está la virtud”, y un exceso en la alimentación puede provocar muchos problemas patológicos en el organismo de nuestro compañero.

Si quieres profundizar más en el tema, en nuestro artículo sobre la obesidad en perros te explicamos con detalle todos los problemas de salud que pueden acompañar a esta condición.

Dieta humana

Esta sobrealimentación en perros suele ocurrir con perros que se alimentan a partir de dieta casera, es decir, perros que comen su ración diaria de paella o puchero como lo han hecho sus dueños o que comen las sobras del día anterior.

Nuestra comida suele ser demasiado calórica para nuestros animales, además de contener sal y muchos otros excipientes, por lo que no resulta muy saludable para su organismo, ya que no están preparados para metabolizar tanta cantidad de grasa y alimento procesado.

También puede ocurrir en casos de alimentación a base de comida para perros. El problema en este caso es un control erróneo de las cantidades, así como la calidad del alimento.

Cómo detectarla a tiempo

Este es el quid de la cuestión, ¿cómo sabemos si estamos sobrealimentando a nuestro perro?. En la siguiente lista te mostramos algunos aspectos que nos hacen sospechar de sobrealimentación en perros:

  • Condición corporal. Existen tablas gráficas muy sencillas que establecen una clasificación. Normalmente van del 1 al 5, donde 3 es un perro en su peso ideal, 1 extrema delgadez y 5 se corresponde con obesidad. Estas tablas se basan en el aspecto físico del perro, su estructura y morfología.

  • Problemas digestivos. En ocasiones, la sobrealimentación en perros lleva a lo que se conoce como síndromes de malnutrición y/o malabsorción de nutrientes. Recibe una cantidad de alimento tan elevada, que su aparato digestivo es incapaz de digerirlo correctamente, por lo que observamos episodios de diarrea crónica, heces pastosas y normalmente, con depósitos de grasas (tienden a ser amarillentas y malolientes).

  • Letargia. La ganancia de peso conduce a la inactividad ya que los perros se sienten pesados y pierden vitalidad.

  • Problemas motores. La sobrealimentación en perros afecta a las articulaciones y huesos del animal, provocando dolores musculares, artrosis, cojeras y/o dificultad para caminar.

  • Obesidad. Si nuestro perro ha cruzado el límite entre sobrepeso y obesidad, tenemos un problema. La obesidad canina es una predisposición segura a multitud de enfermedades, tales como problemas cardiovasculares, afecciones respiratorias, movilidad reducida, etc.

Qué medidas podemos instaurar para solucionar la sobrealimentación en perros

El cambio está en nuestras manos. Lo más importante es saber cuándo tomar las riendas y qué medidas instaurar. Recuerda que conocer las necesidades de tu perro y alimentar con una dieta apropiada en cantidad y calidad, será el mejor regalo que puedas hacerle a tu pequeño amigo.

  • Reajusta las cantidades. Si alimentas a tu perro con pienso, guíate según las tablas recomendadas por el fabricante. Es fundamental que tengas en cuenta que debes alimentar a tu perro según su tamaño.

  • Dieta casera equilibrada. Si prefieres alimentar a tu perro con dieta casera, acude a un veterinario (mejor si es especialista en nutrición) para que diseñe una dieta específica para tu amigo peludo. Esta es una forma ideal para perder peso, además de que resulta deliciosa para nuestros perros, siempre y cuando esté debidamente supervisada.

  • Aumenta el número de tomas. Si nos encontramos ante un perro “glotón” que parece tener hambre siempre, distribuye la ración de un día en 3 o 4 tomas. De esta forma, aumentará su sensación de saciedad y no tendrá tanto apetito. Por ejemplo, si a un perro le corresponde 200 gramos de comida diarios, haz 4 tomas de 50 gramos (desayuno, comida, merienda y cena)

  • Evita alimentos grasos y calóricos. No premies a tu perro con comida demasiado grasa. Evita las golosinas para perros de baja calidad, ya que suelen ser muy calóricas, y opta por unas “light”. También puedes premiar con pedazos de fruta ¡mucho más saludable!. En el artículo ¿Qué son las golosinas para perros? ¡Tienes muchas ideas!

  • Se estricto y constante. El perro es un animal de costumbres, y si mantienes su alimentación con las mismas reglas siempre, entenderá que esa es su rutina y no habrá nada más allá.