Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Los errores más comunes al educar a tu perro y que deberías evitar

errores de educacion perros advice © LOLA DUARTE

¿Crees que estás educando bien a tu perro? Estos son los errores que estás cometiendo y no lo sabías

Por Lola Duarte

La sabiduría popular lo clava cuando dice aquello de “nadie nace sabiendo”. Educar a un perro no es nada fácil, ya sea que le intentes enseñar desde cachorro, o lo quieras meter en vereda cuando es adulto. La paciencia y la constancia son dos herramientas fundamentales y, pese a ello, podemos cometer fallos. Hoy te hablamos de los errores más comunes al educar a tu perro y que deberías evitar.

Los errores más comunes al educar a tu perro

Si cada persona es de su padre y de su madre, cada perro también y eso lleva tiempo comprenderlo. Cuando adopté a Chufa con tan solo 2 meses, ¡no sabía cómo actuar! Y ya lo creo que metí la pata en ciertas cosas, pero de los errores se aprende. Todavía, a estas alturas de la película, seguimos aprendiendo la una de la otra. El educador perruno Sergio Tallón, nuestro amigo de Senda Canina, considera que el primer error y principal al educar a tu perro, que cometemos todos es dar por sentado que el perro ya sabe hacer las cosas. Es decir, le enseñas a tu perro una vez algo, le sale y crees que lo va a saber hacer siempre igual, y eso no es así. Ya sea desde hacerse sus necesidades fuera de casa, el ‘sienta’ o no subirse a sofá. Todo requiere tiempo y constancia.

Chufa, con apenas 4 meses de edad y cara de "¿me estás hablando a mí?"
LOLA DUARTE

Confundir las señales

El segundo error más común es la mala comunicación, algo que deberías evitar. “Normalmente la gente no le da un mensaje claro al perro ni entiende, muchas veces, lo que el perro le está transmitiendo. El error más típico en este sentido es decirle al perro ‘no’ cuarenta veces, sin embargo el perro, en muchas ocasiones, no entiende qué es ese ‘no’”. Un ejemplo claro de ello es cuando un perro nos gruñe. “Nosotros pensamos que el perro nos está agrediendo y a lo mejor lo único que te quiere decir es un ‘por favor, aléjate de mí’, porque de alguna forma le estás generando mucho miedo o estrés”, explica el de Senda Canina.

Al hilo, también ocurre que los humanos no tienen demasiado claro qué quieren para o de su perro. Sergio Tallón cuenta un caso reciente que ha tratado de un perro que se sube a la mesa y roba la comida de su dueña. “La chica, evidentemente, no quiere que el perro le quite la comida de la mesa, pero luego mientras está comiendo ella, le va dando comida al perro". O están esas otras personas de “no quiero que mi perro se suba al sofá”, pero cuando te apetece, permites que el perro se suba. "Este tipo de señales confunden al animal. No le queda cuál es la norma y al final hace lo que quiere”.

Al estilo 'cuñao'

El tercer fallo más típico es lo que en España se conoce como 'el cuñao', el que de todo sabe, pero de nada entiende. Crees que lo sabes todo sobre la educación de tu perro “porque yo he tenido perro, porque el perro de mi hermana hacía... es un error. Cada perro es diferente y tiene una personalidad distinta, y no siempre lo que te funciona para un perro, te funciona para otro”, aclara el adiestrador. 

Chufa y su colega Kira pidiendo comida...
LOLA DUARTE

Una cosa es el perro y otra… su humano

Puede que haya dueños de perros constantes y con paciencia para su educación, pero también están los que creen que todo funciona a base de castigos y… ¡los vagos! En el primer caso, la respuesta que Sergio Tallón da siempre a esas personas es: Si funciona el castigo, ¿por qué le sigues castigando? Pese a lo que piensen esas personas, el castigo rara vez funciona”. En cuanto al dueño vago, que se cree que con sacar al perro una vez al día a la calle el animal está saciado, “no es así. Los perros necesitan socializarse con personas y otros animales, necesitan tiempo en la calle para olisquear, para desfogar energía, para jugar”. No sacar a tu perro las veces necesarias a la calle, te puede acarrear problemas de comportamiento en casa.

Mejor prevenir que curar

Bajo la experiencia del adiestrador consultado por Wamiz, muchas veces en lugar de corregir, lo mejor es prevenir. Por ejemplo, con el perro mencionado que roba comida de la mesa, “le puedes decir lo que quieras cuando le pillas. El perro ya ha conseguido su objetivo. En este caso, una buena opción, puede ser enseñarle al perro un sitio en el que estar para recibir comida, y poco a poco rebajar con la idea de que el perro se mantenga en ese sitio sin moverse. Es una forma de anticiparte a lo que quiere el perro”.

Ya sabemos que los errores más frecuentes al educar a tu perro pasan por creer que tu colega peludo es un crack, creer que tú también lo eres, y la mala comunicación. Debes evitar enviarle mensajes contradictorias a tu perro, lo mejor es que reciba señales claras y sepa cuáles son las normas.