Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¿Por qué a tu perro le gusta dormir debajo de tu cama?

perro debajo de la cama advice
© Pixabay

Descubre los motivos que mueven a tu perro a querer dormir tan cerca de ti. Sabemos que les gusta estar con nosotros, pero también tienen otras razones.

Por Jose Manuel Cano

Si tienes perro, esta particularidad canina te resultará de lo más familiar. Llega la noche, dejas a tu amigo peludo en su camita (esa que le has comprado con tanto cariño, adaptada a su tamaño y tremendamente cómoda), lo arropas, le das las buenas noches y te vas a tu habitación a dormir. Segundos después, escuchas sus pasos por el pasillo y le sientes entrar en tu estancia para pasar la noche junto a ti. No se sube a la cama porque sabe que no le dejas -aunque a veces lo intenta mirándote con su cara de pena-, pero ya tiene claro que va a pasar la noche debajo de la cama.

Esto ocurre cada día. ¿Por qué lo hace? Evidentemente, esto tiene una explicación: los perros nos aman y quieren estar a nuestro lado en todo momento. Sin embargo, también debes saber que no es su única razón para hacer esto. Hay más. En Wamiz, hablamos con un experto en comportamiento animal, el veterinario y biólogo Felipe Vázquez Montoto, del Centro Veterinario CatDog, que nos detalla las razones innatas de nuestras mascotas para hacer esto. "El perro es un animal social por naturaleza, quiere estar junto a los miembros de su manada y, si duerme con el jefe, se siente más importante. Es una manera de diferenciarse", nos apunta. Sin embargo, no hay que obviar otras razones más superficiales que llevan al perro a dormir bajo tus pies. "También le gusta dormir a gusto", nos recuerda Vázquez. Esto quizás te despiste un poco porque no puedes entender por qué prefiere el suelo antes que su confortable sillón-cuna. Y la verdad es que también hay justificación. A los perros les encanta dormir en un sitio oscuro, resguardado y, si es junto a su dueño, poco más pueden pedir.

Los perros consideran este lugar como una especie de 'refugio' en el que se sienten menos vulnerables. Son menos accesibles y 'controlan' el territorio igualmente. Creen que este es su lugar en el mundo, ese rincón caliente y oscuro que les permite dormir unas cuantas horas sin ser 'molestados' por la luz de la mañana o el frío de la madrugada. En la psicología canina, dormir bajo tuya es una forma de proporcionarte seguridad. Ellos se tranquilizan porque sienten que pueden protegerte en una situación en la que tú no estarás alerta porque estarás dormido. No lo hacen por ellos, lo hacen por ti. Entienden los códigos humanos y no tardan en asimilar ciertas prohibiciones como meterse bajo tus mantas, pero saben que les respetamos su 'cueva' y que es muy difícil impedirles dormir ahí. Hay que recordar que la hora de dormir para ellos es muy delicada e implica muchos riesgos para su 'manada'. Por ello, si saben que protegen y son protegidos disfrutan del sueño con mayor seguridad y serenidad. Además, dormir con su mejor amigo humano le ofrece un aporte inestimable de cariño y le genera una increíble sensación de bienestar.

No olvides que a los perros les encanta sentir el calor y por este motivo muchos prefieren dormir con sus humanos e introducirse bajo las sábanas buscando el lugar más caliente de la cama. También puede buscar la zona inferior de tu cama si no le resulta cómoda su cuna. El perro no es tonto y busca el lugar más confortable para dormir y, si no le gusta su cama, buscará la tuya, el sofá o un cojín que le guste. Así que no escatimes a la hora de comprarle una cama cómoda que se adapte a sus necesidades. Y en invierno, recuerda dejarle una manta  para garantizar que tiene el calor que necesita.

Otras razones psicológicas

Miedo

Es la causa más común y suele deberse a fenómenos meteorológicos que les asustan como las tormentas eléctricas. Los perros son más sensibles a los cambios climáticos que los humanos. A veces, los perros pueden sentir miedo porque predicen que algo malo está pasando o está a punto de suceder.

Prevención de un daño

El perro suele esconderse bajo la cama buscando su 'espacio de seguridad' cuando siente que un peligro le acecha. Les ocurre mucho a los perros que han sufrido violencia física en el pasado, los que vienen de perreras o de ambientes disfuncionales. Cuando su dueño se enfada o le riñe tiende a esconderse en una zona en la que se siente seguro. Aunque no tenga ninguna razón para creer que lo puedes dañar, los recuerdos pasados pueden llevarle a esconderse. También puede deberse a que sientan miedo de otros perros de la casa, por su comportamiento o interacciones previas.

Ansiedad

Algunos perros son nerviosos y no tienen una razón particular para estarlo. Los trastornos de ansiedad son relativamente comunes entre los perros, especialmente entre los que son pequeños. Ellos sienten ansiedad por el ruido o las interacciones sociales y por eso se aíslan metiéndose debajo de la cama. También puede estar ansioso por estar en una nueva casa, por nuevos olores que no reconoce... El entrenamiento es el método más eficaz para combatir la ansiedad de estos perros. Para los casos más graves es posible que necesiten medicamentos.

Juego

Muchos perros se ocultan para jugar. Les encanta el escondite, especialmente si tienes otro animal o si sueles perseguirlo. También puede verte como un compañero a tus pies jugando juegos. Si  se esconde debajo de la cama, pero debajo de la mesa o del sofá, tu perro espera recibir sus merecidos 'premios'.

¿Debes preocuparte si está siempre ahí?

No hay que preocuparse si el perro adquiere el hábito de meterse debajo de la cama por las noches o en momentos determinados. Ahora bien, si se trata de una conducta habitual y sostenida en el tiempo sí hay que hacer algo. No podemos considerar normal que nuestro amigo se esconda bajo la cama durante largas horas y no salga casi nunca, ni siquiera cuando le llamas. Un perro que solo sale de su 'madriguera' para ir a la calle o para comer tiene un problema y no podemos darle de lado. Si has adoptado hace poco al perro, ya sea cachorro o adulto, y observas que siempre se mete bajo la cama y tiene una actitud asustadiza y desconfiada, es probable que ese perro haya sido maltratado física o emocionalmente. Aquí tendremos un trabajo de confianza por delante. El perro necesita volver a creer en las personas y para ello requiere de paciencia y mucha sensibilidad. No estará de más contar con el apoyo de un etólogo que nos proporcione algunos consejos para fomentar una resocialización positiva de nuestra mascota. Del mismo modo, la enfermedad puede modificar el comportamiento de tu perro. Si siente dolor y malestar, una de las reacciones habituales es esconderse bajo la cama para protegerse de posibles amenazas externas. Si aprecias que su conducta o su conducta de sueño han cambiado, debes consultar con un veterinario.

No obstante, recuerda que si solo pasa unos tiempos determinados debajo de la cama, no hay nada malo en ello. Muchos perros se meten ahí y esperan que estés dormido para salir y dar vueltas de 'vigilancia', aunque igual nunca te enteras porque sueles estar dormido. Eso sí, si tu mascota tiene ese hábito, nuestra recomendación es que limpies muy bien la habitación, sobre todo esa zona, porque puede favorecer la aparición de ácaros, garrapatas, insectos, bacterias... que pondrán en peligro tanto tu salud como la suya.

¿Mejor dejarle subir a la cama?

Ya sabemos que saben seducirnos y que nosotros somos un poco 'blandos' cuando nos miran con su cara de pena. Parece que la tienen ensayada. El caso es que muchas veces sucumbimos y les dejamos pasar la noche en nuestra cama. En este caso, estudios recientes aseguran que no hay nada de malo en ello y que se duerme relativamente bien junto a los perros. Los investigadores de la materia han realizado pertinentes estudios al respecto y concluyen que perros y humanos duermen bien en la misma habitación. Las personas duermen mejor sin compartir cama con el perro; los perros duermen exactamente igual encima, debajo de la cama o en otra habitación. "Esto va en contra del dicho popular de que deberías tener al perro durmiendo en cualquier otro lado", comenta Lois E. Krahn, psiquiatra y experta en medicina del sueño de la Clínica Mayo. Los perros se sentirán siempre atraídos por las camas de los humanos. Les encanta que están elevadas porque pueden dormir en una buena 'posición estratégica'. Recuerda que el perro siempre está vigilante en su afán por protegerte.

No obstante, algunos perros prefieren no dormir con sus dueños, en especial cuando la persona en cuestión ronca o se mueve mucho durante la noche. Cuando los perros duermen, quieren un espacio seguro y no desean que los molesten, al igual que la gente. La clave es crear una experiencia de descanso similar para la mascota. Por eso, muchas veces prefieren dormir cerca de un calentador o un lugar que les aporte calor antes que en la cama. No son tontos. Ese lugar les proporciona lo que quieren. El lugar de la cama en el que dormirá el perro "dependerá del temperamento del animal", comenta Carlo Siracusa, veterinario y director de etología animal en Penn Vet en Filadelfia. "Hay perros que tienden a reaccionar más a los estímulos. Si el perro está en la cama y el dueño se da la vuelta y sin querer lo golpea con la pierna, puede ser que se asuste y reaccione por miedo". Sin embargo, otros perros ni se enteran. "Si no hay problemas y el dueño es feliz dejando que su mascota duerma dentro de la habitación o en la cama, por mí está bien".

¿Lo estás maleducando por ello?

Aunque duerman contigo, sabrán cuál es su sitio. Los mismos estudios que aseguran que no existe perjuicio alguno a la hora de dejar a tu perro dormir en la cama señalan, igualmente, que los perros no se sentirán más líderes ni dominantes por ello. "Los perros pueden distinguir entre las relaciones con sus compañeros humanos y con otros perros, y la manera en la que regulan sus interacciones con humanos no intenta establecer una jerarquía", recuerda Siracusa.  Dicho lo cual, hay que recordar que algunos perros no deben estar en la habitación bajo ninguna circunstancia. Los cachorros y los perros ancianos duermen menos y serán muy molestos a la hora de compartir sueño con los humanos. Los perros enfermos, evidentemente, deben dormir en su espacio. Y por supuesto olvídate de meter en la cama a un perro nervioso o a uno agresivo o que acostumbre a despertarse de súbito y con miedo.