Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Mi gato se pone agresivo de repente y me ataca

gato agresivo advice

Si tu gato se muestra agresivo puede ser un signo de estrés

© Pixabay

¿Tu gato se pone agresivo de repente y ataca o se comporta de forma rara? La doctora Hélène Gateau, veterinaria y colaboradora de televisión, explica cuál es el significado del comportamiento de tu gato loco en su libro Tout sur votre chat (Todo sobre su gato).

Por Roberto Herrero

Por qué los gatos se pueden poner agresivos

¿Tu gato -ansioso y/o agresivo- intenta atacarte, como si de un cazador se tratase? ¿Se esconde detrás de una puerta o debajo de un mueble con intención de agarrarse a tus tobillos con fuerza?

A veces, cuando es luna llena, ¿se mete en tu habitación y te ataca los pies que salen del edredón?

Si tu gato se convierte en el Doctor Jekyll y Mister Hyde, tienes un problema puesto que en cualquier momento puede sembrar el terror transformándose de un entrañable felino ronroneando sobre tus rodillas a un diablo con patas.

Gatos que atacan por su insitinto de cazador

Jamás podrás detener que tu gato se convierta en un cazador. Si no puede salir al exterior, deberás proponerle juegos para terminar con sus ansias depredadoras.

En caso contrario, él encontrará en tus pies y tobillos (a veces, las manos) los sustitutos de sus presas porque son las partes del cuerpo más animadas.

Gatos agresivos: un signo de estrés

Estas agresiones tendrán lugar en la noche o al amanecer. Este comportamiento es característico de un gato que sufre ansiedad por estar encerrado. Particularmente, este estrés se manifiesta en el llamado ''cuarto de hora de locura''.

Todas las tardes, corre frenéticamente sin darse cuenta de lo que hay en su camino: esta es la manifestación de estrés básica de los gatos que sufren esos minutos de locura.

Los gatos sufren la falta de espacio

Bulimia, aseo excesivo, diarrea, temblores son los síntomas de este problema de comportamiento que se da en gatos que viven en un apartamento que no cuenta con un acceso al exterior. Este es uno de los contra de vivir en un espacio de estas características.

¿Qué debo hacer cuando mi gato se vuelve "loco"?

mujerbesandoungato
Hay muchas formas de ayudar a un gato ansioso o agresivo que "te ataca" ©Shutterstock

La solución ideal es, por supuesto, dejar salir al gato. Si esto es imposible, enriquece su entorno:

  1. Invéntate juegos de todo tipo (para él solo o para compartir con otros humanos) para divertiros.

  2. Crea nuevos espacios para que tu gato pueda desarrollar su comportamiento de explorador.

  3. Instala comederos que sean distribuidores de alimentos perfectos para que tu gato reflexione y se ejercite... ¡sácalo de su rutina!

Si haces todo esto y el gato sigue mostrándose agresivo, recuerda:

  1. Cuando tu gato coja tu tobillo, no grites ni te agites porque esos gestos solamente sirven para fortalecer la excitación del animal y él hará todo lo posible para morderte más fuerte como si estuviese intentando matar a una presa.

  2. Empújalo con cuidado con tu otro piel para desconcentrarlo y que crea que su presa le está haciendo frente desde un lugar que él no puede controlar.

No castigues a tu gato si te ataca, no lo va a entender

No lo castigues, esto solo agrandará su estrés. Apuesta por captar su atención depredadora con otro objeto: una pelota o un tapón, por ejemplo. Si esta ansiedad se instala durante mucho tiempo, es posible que tu gato esté presentando o sufriendo un cuadro de depresión. En consecuencia, tu relación con él se verá afectada.

Tu veterinario puede darle un tratamiento para normalizar su estado de ánimo y las relaciones del gato. Un hecho que aportará modificaciones en su entorno.

Para prevenir la aparición de este trastorno, elige y actúa con tu gato con conocimiento de causa. Si vivís en un pequeño apartamento, adopta un cachorro: él se adaptará más rápido y mejor a estar cautivo.

Y recuerda, por muchos problemas que tenga tu gato, la balanza de aportes negativos y positivos siempre se inclinará hacía lo bueno. ¡Gatoterapia queridas/dos!

 

Texto de la Doctora en Veterinaria Hélène Gateau

Lea también