Publicidad

10 misterios sobre los gatos, confirmados por la ciencia, que nadie conoce

gato atigrado misterioso en la oscuridad

Gato con mirada misteriosa 

© Shutterstock PHOTOCREO Michal Bednarek

Un estudio cientídico comparte la lista de misterios sobre los gatos que ningún humano conoce. Estas incógnitas de comportamiento y personalidad no dejan indiferente a nadie. 

Por Vanessa Parapar

Actualizado el

Los gatos llevan siendo domesticados desde hace miles de años. Los primeros registros de gatos domésticos proceden de los antiguos egipcios, que sentían devoción por estos felinos y, en algunos casos, los utilizaban para evitar plagas de roedores gracias a las excelentes habilidades de caza de estos animales. 

Con el paso del tiempo; el vínculo de los humanos con el Felis catus ha ido evolucionando, pero aún quedan muchos misterios sobre los gatos por resolver y mucho que aprender sobre esta especie. 

Estudios científicios publicados en Reino Unido señalan que, a pesar de estar domesticado, el gato sigue diendo un enigma, un animal que, o bien se ama con pasión, o resulta incomprensible. 

Las investigaciones británicas publican los datos más interesantes sobre los gatos basados en la ciencia que la mayoría de los humanos desconocen. 

Misterios sobre gatos que nadie conoce 

1. Los gatos duermen el 75% de su vida

gato gris durmiendo
Gato gris durmiendo ©Shutterstock beton studio

El gato pasa unas tres cuartas partes de su vida durmiendo o echándose la siesta. Es decir, unas 16 horas al día. A modo de comparación, un perro duerme la mitad de su vida, y los humanos solamente un tercio de la suya. 

Tras esta publicación científica toca hacerse la siguiente pregunta: ¿por qué duermen tanto los gatos? Los primeros felinos nacieron en países muy calurosos, y una de las formas de mantenerse frescos era dormir. Así que el instinto natural del gato doméstico es hacer lo mismo para coger fuerzas y descansar. 

2. Los gatos no pueden saborear lo dulce

gato chupando helado
Gato lamiendo un cono de helado ©Shutterstock osobystist

Científicos y expertos en felinos aseguran que los felinos no son capaces de percibir el sabor dulce. Al contrario que otros animales y humanos, los gatos no tienen muchas papilas gustativas para detectar lo dulce, lo salado y lo amargo.

Los gatos apenas tienen papilas gustativas

No obstante, los felinos pueden saborear otras cosas (incluso el aire). Si alguien ve a un gato con la boca abierta es porque está usando una glándula especial situada en el paladar, llamada órgano de Jacobson, que le permite detectar olores y sabores muy ligeros. 

3. Los gatos pueden predecir una tormenta

Esta habilidad no es propia del Felis catus, pero aún así la ciencia la incluye en su lista de los misterios del gato. Al igual que otros animales, un felino puede detectar una tormenta que se acerca a kilómetros de distancia y lo hace gracias a su agudo sentido del olfato y del oído. Pero eso no es todo, también puede detectar los cambios de presión barométrica.

4. Un gato doméstico vive más que un gato callejero

Varios estudios corroboran la siguiente premisa: mantener a un gato dentro de casa prolongará su vida considerablemente.

Los felinos a los que se permite vagar libremente en el exterior están sometidos a los riesgos del mundo salvaje (ciertos depredadores, diversos tipos de veneno y el tráfico son los tres grandes). A esto se suman las enfermedades que puede contraer un gato callejero

Esta realidad implica que un gato de interior tiene más probabilidades de sobrevivir hasta la vejez y estar sano. 

 

5. Los gatos saben leer las expresiones faciales de los humanos

A pesar de que no pueden ver con claridad en la oscuridad, los felinos tienen muy buena vista. Aunque lo más relevante no es ese dato sino el siguiente: 

''Después de compartir el mundo humano durante tanto tiempo, los gatos han desarrollado el tipo de habilidades que tienen los perros para leer las expresiones faciales de sus dueños''.

6. Los gatos tienen un lado salvaje como los tigres

gato mirandose al espejo
Gatito mirándose al espejo ©Shutterstock Ewa Studio

El gato tiene una herencia bien conocida. Los investigadores creen que los genomas del gato y del tigre se diferenciaron hace no mucho tiempo.

Genéticamente, el gato comparte el 95% de sus genes con el tigre. Algunos comportamientos comunes que apuntan a este estrecho linaje son, por ejemplo, el marcado del olor y la forma en que los gatos acechan a sus presas.

7. Los gatos caminan como los camellos

Los camellos y las jirafas caminan con un paso lateral. Es decir, mueven primero la pezuña derecha y luego la izquierda. Los gatos son el único otro animal que camina de esta manera.

Sin embargo, a medida que el ritmo de un gato aumenta, su forma de andar cambia a una marcha diagonal, que es lo más habitual.

8. Los gatos padecen depresión y ansiedad

Este 'enigma' no es divertido, pero sigue siendo un hecho que la ciencia quiere destacar. Los investigadores han identificado la tendencia de algunos gatos a estar deprimidos o ansiosos. De hecho, algunos estudios sugieren que 1 de cada 10 gatos puede sufrir angustia mental. 

Se dice que la ausencia de cosas estimulantes en la casa, e incluso la falta de interacción humana, contribuyen al sentimiento de tristeza de un gato.

Algunos síntomas que apuntan a un gato con problemas de este tipo son:

  • Micción inadecuada.
  • Agresividad.
  • Vocalización excesiva. 

9. Algunos gatos tienen más dedos que otros

patas de gato sobre fondo blanco
Patas de gato atigrado sobre fondo blanco ©Shutterstock foxhound photos

La mayoría de los gatos tienen 18 dedos: cinco en cada una de las patas delanteras y cuatro en las traseras.

No obstante, algunos felinos nacen polidáctilos, lo que significa que tienen más dedos de los que necesitan. Esta anomalía es de origen genético y se observa con mayor frecuencia en los gatos de la costa este de Norteamérica, el suroeste de Inglaterra y Gales.

10. Los gatos son saltadores olímpicos

gato saltando del sofa
Gato saltando del sofá ©Shutterstock Nils Jacobi

El gato es bien conocido por su capacidad atlética. Basta con ver cómo trepa a un árbol o a un tejado para saber que está bien dotado. De hecho, se conoce que los gatos saltan hasta seis veces su longitud. Esta habilidad se debe a su esqueleto y composición muscular combinada con una excelente noción del equilibrio y la constitución física del felino.

¿Conocías alguno de estos misterios? Cuéntanoslo en comentarios 👇
Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar