Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Todo lo que hay que saber sobre un golpe de calor en perros: ¡Actúa rápido!

Golpe de calor en perros advice
© Shutterstock

El golpe de calor en perros es un problema más común de lo que nos gustaría, por desgracia. 

Esta situación ocurre con frecuencia en las épocas estivales con altas temperaturas pero también en otras circunstancias como la deshidratación, ejercicio intenso o vinculado a la raza del perro. 

Además, se debe estar pendiente de los perros porque puede llegar a ser mortal si no se atiende rápidamente y se toman las medidas pertinentes. Por ello, es fundamental ser capaz de reconocer los primeros síntomas así como, los primeros auxilios. 

En el siguiente artículo, te contamos en detalle todo sobre este problema y aprenderás de qué forma actuar, ¡allá vamos! 

Por Rodríguez Paula

Qué es el golpe de calor en perros

El golpe de calor se refiere al incremento exagerado de la temperatura corporal (hipertermia) porque el perro es incapaz de regularla por sus propios medios.

Los perros no poseen glándulas sudoríparas repartidas por todo el cuerpo (como las personas), únicamente se localizan en las almohadillas y suele ser un mecanismo lento para liberar calor.  La forma más eficaz que tienen para eliminar el exceso de calor es mediante el jadeo, pero en ocasiones es insuficiente y sufren un golpe de calor. 

Algunas condiciones predisponen a padecer un golpe de calor en perros, la mayoría de ellas evitables, por lo que en la siguiente lista mencionamos las más importantes:

  • Altas temperaturas. Evita dar largos paseos en las horas de mayor calor del día. Los días de verano, cuando el sol está en su pico más alto, deberíamos evitar salir a pasear con nuestro compañero peludo, ya que no solo sentirá fatiga y un calor agobiante, sino que sus patas pueden lesionarse al caminar por un suelo tan caliente. 

  • Ejercicio excesivo. El ejercicio es bueno, si no pasamos del límite que nuestro perro puede tolerar. Además, si sumamos hacer ejercicio bajo un sol abrasador, el riesgo de golpe de calor se eleva exponencialmente.

  • Obesidad. El sobrepeso compromete la capacidad de termorregulación del cuerpo, es decir, resulta más difícil eliminar el calor interno y el perro debe realizar un sobreesfuerzo en el jadeo. 

  • Raza. Por el mismo motivo, algunas razas que tienen limitada la respiración, no serán capaces de ventilar correctamente, no podrán sacar el exceso de calor interno y será más fácil que colapsen por un golpe de calor. Es el caso de las razas de perro braquiocefálicas como bulldog francés, bulldog inglés, shih tzu, pekinés, pug, etc.

  • Edad. Perros demasiado jóvenes o demasiado ancianos tienen disminuida su capacidad de termorregulación. 

  • Deshidratación. Procura que tu perro beba agua con frecuencia. Si os encontráis en la playa o montaña, con mucho calor, motívalo para que se dé un baño o mójalo tú mismo, para que pueda refrescarse vez en cuando.

  • Evita encerrarlo en el coche. Una de las causas más frecuentes de muerte en perros por golpe de calor. Un coche a pleno sol puede alcanzar temperaturas asfixiantes y convertirse en un infierno para tu perro, aunque vaya a ser por unos pocos minutos. Un perro puede descompensarse en menos de 10 minutos y la situación llegar a ser irreversible. 

Síntomas de golpe de calor en perros

Es muy importante saber reconocer los primeros síntomas de golpe de calor para poder actuar rápidamente, antes de que sea demasiado tarde.

  • Comenzará con fuertes jadeos, más forzados y acelerados de lo normal, que evidencian una clara dificultad para respirar. Al principio se puede notar la incomodidad y angustia ya que se mostrará inquieto y desconcertado.

  • Su ritmo cardíaco se dispara.

  • La temperatura corporal supera los 40-42 °C. Notamos todo su cuerpo febril y la nariz suele estar muy seca. 

  • Su lengua, encía y conjuntiva de los ojos adquirirán un color rojo intenso, cada vez más oscuro, hasta mostrar un tono azulado (cianosis) debido a la mala oxigenación de la sangre. 

  • Puede comenzar a babear, tener algún vómito e incluso diarrea.

  • Debilidad de sus extremidades, pierde el equilibrio y/o camina descoordinado. También puede ser incapaz de moverse y mostrar temblores musculares. 

  • En casos graves, puede perder la conciencia y entrar en un estado comatoso muy cercano a la muerte.

Un golpe de calor que ha alcanzado cierta gravedad puede causar daños multiorgánicos irreversibles, debido a la elevada temperatura interna que lesiona los órganos. Las consecuencias de un golpe de calor pueden ser desórdenes en la coagulación de la sangre (hemorragias internas), insuficiencia hepática, insuficiencia renal o daño cerebral.

Tratamiento: primeros auxilios

Es muy importante destacar que la única ayuda que nosotros podemos proporcionar es la atención con primeros auxilios básicos hasta que lleguemos a la clínica u hospital veterinario. Resaltamos que es fundamental la atención veterinaria ya que está en juego la vida del animal. En el siguiente artículo únicamente compartiremos las atenciones primarias que, como propietario, puedes ofrecer para ganar algo de tiempo:

  • Llévalo a un lugar fresco, a la sombra o directamente al coche con el aire acondicionado de camino a la clínica. 

  • Es muy importante que no trates de bajar su temperatura corporal de golpe porque ocurrirá un efecto rebote, es decir, una hipotermia. La temperatura debe disminuir de forma gradual. 

  • Humedece constantemente, con agua templada, sobre todo la zona de la cabeza, axilas, ingles y cuello. No cubras su cuerpo con toallas húmedas ya que no permitirá la salida de calor. 

  • Si tienes a mano alcohol médico (de 96 °), puedes aplicar un poco entre sus almohadillas (zona clave de termorregulación). Al evaporarse más rápido que el agua, proporciona una sensación de frescor que alivia al animal y facilita la pérdida de calor. 

  • Puedes ofrecer agua para que beba poco a poco, sin embargo esto dependerá de su estado mental ya que, si se encuentra muy desorientado, puede atragantarse y complicar la situación, en su lugar, humedece la trufa cavidad oral con frecuencia. 

  • Reacciona de forma rápida pero calmada y concisa. Debes procurar un ambiente de tranquilidad para que tu perro no se sobreexcite y aumente su estrés. 

Una vez sea atendido por un profesional veterinario, puede que administren fluidos intravenosos para devolver el grado de hidratación óptimo y para restaurar los azúcares consumidos durante el ataque. Lo mantendrán bajo control con monitorización de sus constantes vitales y tratarán de disminuir su temperatura corporal progresivamente.

Ahora ya conoces ciertas condiciones que predisponen a que ocurra un golpe de calor en perros, por lo que actúa de forma responsable y evita los factores de riesgo. 

Si en algún momento te ves obligado a afrontar esta temida situación, recuerda que debes mantener la calma y actuar con rapidez. Pon todo de tu parte para aliviar a tu mascota refrescándola y apoyándola en todo momento, pero recuerda, es fundamental la supervisión veterinaria para poder resolver el problema totalmente y evitar daños orgánicos colaterales. 

Escrito por: Paula Rodriguez, graduada en Veterinaria y especializada en Medicina Tradicional China y Terapias Naturales.
Fuentes: Nutro expertos y Purina.