Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Los perros pueden tener depresión?

Depresión en perros advice
© Shutterstock

La respuesta a esta pregunta es clara: sí, los perros también pueden tener depresión y es importante que sepas identificar esta situación; ya que muchas veces se confunde con aburrimiento e indiferencia. En el siguiente artículo te descubriremos por qué se produce la depresión en perros y cuáles son los síntomas, para que puedas detectar pronto el problema y ayudar a tu amigo peludo.
 

Por Rodríguez Yanira

¿Por qué se deprimen los perros?

Lo más frecuente es que la depresión en perros aparezca después de sufrir un gran cambio en sus vidas. Muchas veces es el resultado a situaciones que nosotros mismos podemos controlar, pero otras no. El problema reside en un cambio en su rutina habitual de forma drástica

Algunas de las posibles causas por las que aparece la depresión en perros son:

Pasa mucho tiempo solo

Si tu mascota pasa demasiado tiempo en soledad y, además, sufre ansiedad por separación, podría deprimirse, ya que es una situación muy negativa para él. 

En estos casos un etólogo o educador canino podría ayudarte.

Nueva casa o nueva familia

Todos los perros precisan un periodo de adaptación ante este cambio tan radical en sus vidas. Es normal que al principio les cueste confiar y se muestren inseguros. Darle el tiempo y el espacio que necesitan es fundamental, sin forzarlo, ya que esto puede ser muy contraproducente y terminar por entristecer profundamente a tu animal. 

Fallecimiento

La pérdida de un ser querido al que se encontraba muy unido puede ser un gran trauma para ellos. Dejar de compartir tiempo con su persona favorita es una situación muy triste. La mejor forma de superarlo será pasar tiempo con tu perro y distraerlo con salidas y actividades que estimulen su día a día

Maltrato

Si acabas de adoptar a un perro y notas que está tímido y triste, puede ser síntoma de depresión en perros. Su vida, antes de conocerte, ha sido muy difícil y necesita tiempo para volver a confiar en las personas.

Llegada de alguien nuevo a casa

Tanto si hablamos de la llegada de un bebé o la llegada de una nueva mascota a la familia, lo que va a provocar es que nuestra atención se dirija hacia ellos. No debemos olvidar a nuestro fiel compañero y continuar atendiéndolo de la misma forma que lo hacíamos antes; ya que podemos generar una situación de celos y tristeza muy negativa. 

Enfermedad

Las enfermedades y procesos hormonales además de debilitar físicamente a tu amigo, también pueden hacerlo mentalmente. Debemos atender también estos síntomas de apatía y tristeza lo antes posible para evitar que se traduzca en depresión canina.
Estos son algunos ejemplos, pero puede haber muchas otras situaciones que entristezcan a nuestro perro. Es importante saber identificar cuál es la causa que provoca la depresión para poder ayudarlo desde la raíz del problema. 

Cómo saber si mi perro tiene depresión: síntomas evidentes

La forma más habitual de saber si nuestro perro sufre depresión es cuando identificamos  un cambio en su comportamiento normal. Estos síntomas te pueden orientar a distinguir si padece depresión:

  • No quiere comer. No presenta apetito e incluso rehúsa la comida.

  • Apático. Parece triste, no interacciona ni con las personas ni con el ambiente.

  • No muestra actividad y se pasa el día durmiendo en su sitio, de forma aislada normalmente.

  • No es cariñoso, presenta total indiferencia hacia todo lo que le rodea.

Si crees que tu perro sufre alguno de estos síntomas te recomendamos que acudas al veterinario para que valore si hay otro problema de salud que no estamos viendo. También sería recomendable la ayuda de un etólogo, poque éste entenderá las reacciones de tu perro y sabrá distinguir si es tristeza, aburrimiento o miedo (ya que estas situaciones se pueden confundir). 

Depresión en perros: tratamiento para superarla

Como hemos mencionado, lo ideal para reconocer la depresión en perros sería identificar la causa que ha generado esa tristeza y eliminarla. Además, se pueden adoptar otras prácticas que, seguro, ayudan a tu compañero a superar esta situación negativa. Es importante que asumas que tu perro te necesita para volver a ser feliz.

  • Debes cubrir sus necesidades básicas de comida, agua e higiene. Tu perro debe sentirse confortable en su hogar y libre de cualquier sufrimiento.

  • Dar buenos paseos, al menos tres veces al día. Estos paseos servirán para que tu perro se estimule con el entorno y se ejercite. También reforzará el vínculo contigo y os unirá de nuevo. Una buena idea sería variar las rutas del paseo, para que no se aprenda de memoria el recorrido, ya que si esto sucede, podría aparecer de nuevo el aburrimiento. 

  • Dedícale tu tiempo. Es importante que te sienta cerca. Juega con él, se afectuoso, háblale, etc. Todo esto será un refuerzo positivo para su salud mental.

  • Evita el aburrimiento. Si sabes que va a estar solo en casa mucho tiempo, deja a su alcance juguetes y mordedores. Existen juguetes interactivos que pueden tenerlo entretenido durante horas. 

  • Busca una persona que lo atienda. Si durante el día no vas a poder atenderlo y va a estar solo, puedes a alguien que cuide de él. Puede ser un amigo, un familiar o, incluso, un cuidador especializado. Actualmente hay aplicaciones y plataformas en internet destinadas a buscar alguien que cuide a tu mascota con mucha profesionalidad. 

  • Haz que se sienta a gusto. Proporciónale un lugar agradable donde se sienta seguro. Ante cambios de rutina muy drásticos, hay productos en el mercado que contienen feromonas sintéticas que calman a los perros y pueden hacer que el cambio sea más fácil. Consúltalo con su veterinario. 

Los perros suelen mejorar su depresión si se toman las medidas adecuadas. Al contrario de las personas, no sufren la sugestión, por lo que si la causa desaparece y sus días mejoran, él también se sentirá mejor y volverá a ser un perro feliz.