Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Perros con Síndrome de Down: ¿existen de verdad?

Síndrome de Down en perros advice

Ejemplar de Bulldog Inglés

© Shutterstock

Nos encontramos frente a un tema todavía por descubrir. Si nos damos una vuelta por Internet, encontramos fotos de perros, y muchos otros animales, con rasgos faciales anómalos, que pueden recordarnos a las facciones de un Síndrome Down. Aunque la bibliografía en perros sobre esta alteración genética es muy escasa, sí podemos afirmar que el Síndrome de Down se corresponde con una condición exclusivamente humana. 

En el siguiente artículo descubriremos si existen o no, perros con Síndrome de Down.

Por Paula Rodríguez

¿Qué es el Síndrome de Down?

Antes de extrapolar este término a los perros, es muy importante entender a qué nos referimos cuando hablamos de Síndrome de Down.

El ADN normal de las personas está formado por 23 pares de cromosomas, es decir, un total de 46 cromosomas individuales. El Síndrome de Down ocurre cuando se altera este número de cromosomas en la línea genética de una persona, concretamente, ocurre la duplicación del cromosoma número 21, es decir, cuentan con un cromosoma extra y a esta condición se le conoce como “trisomía 21”.

La posesión de estos tres cromosomas (en lugar de dos) es la causante del desarrollo de rasgos físicos propios del Síndrome de Down, un grado de discapacidad intelectual e interacción conductual.

También predispone frente a ciertos problemas de salud tales como enfermedades cardiacas, hipotiroidismo y/o leucemia. No obstante, la intensidad varía de un individuo a otro, por lo que es imposible generalizar acerca de las limitaciones de este síndrome.

¿Existen perros con Síndrome de Down?

El Síndrome de Down está directamente relacionado con el ADN humano, concretamente con la trisomía del cromosoma número 21, lo que da lugar a un total de 47 cromosomas individuales, en lugar de 46 (valor normal del ADN humano).

perrito con cara de retrasado

En el caso de los perros, el ADN de la especie canina está formado por 39 pares de cromosomas, es decir, un total de 78 cromosomas individuales. No solo nos encontramos ante esta diferencia de “cantidad”, sino que el cromosoma número 21 del perro difiere mucho del número 21 humano, en cuanto a “funcionalidad”:

  • A grandes rasgos, la trisomía 21 humana, codifica un tipo de proteínas que se utilizan para expresar unos genes concretos, los genes HSA21. Cuantas más células del cuerpo expresen estos genes, mayor será el grado de Síndrome de Down en una persona. 

  • Aunque parezca difícil de comprender, se simplifica comentando que en el ADN del perro no ocurre la expresión de estos genes concretos, su cromosoma 21 no codifica estas proteínas, por lo que tiene una función totalmente distinta al de las personas. 

  • Es más, si aparece un tercer cromosoma 21 en el perro durante su desarrollo embrionario (en el vientre materno), lo más probable (por no decir seguro) es que el nacimiento no llegue a término (aborto) o, en su lugar, el cachorro nazca muerto o muera inminentemente ya que su condición es incompatible con la vida. 

Por todo lo comentado anteriormente, además de por muchos otros factores médico-científicos más complejos, podemos asegurar que no existen perros con Síndrome de Down, como la sociedad entiende este trastorno genético en las personas.

Si bien, es cierto que algunos perros pueden presentar rasgos físicos anómalos, discapacidades intelectuales y trastornos genéticos, pero estos se deben a condiciones muy distintas que nada tienen que ver con el Síndrome de Down (exclusivamente humano). 

Síndromes genéticos que afectan a los perros

Podemos afirmar que no existen perros con Síndrome de Down. 

Entonces, ¿cómo se explican las fotos que circulan por internet? Los perros son susceptibles de padecer patologías genéticas,  malformaciones u otros síndromes, a partir de mutaciones en el ADN aunque, la verdad es que no existe bibliografía suficiente par a afirmar con detalle este acontecimiento. 

pug retrasado foto

Por ejemplo, algunos perros que presentan rasgos faciales anormales o malformaciones corporales, es porque proceden de una camada endogámica.

La endogamia significa la reproducción entre miembros de la misma familia (entre hermanos, padres e hijos, incluso abuelos y nietos) y no es raro que ocurra en la cría de razas puras. Al reproducirse individuos con líneas genéticas muy cercanas y parecidas, es probable que nazcan cachorros con defectos anatómicos.

Todo lo que necesitamos saber sobre la raza Carlino o Pug

También existen síndromes genéticos asociados a determinadas razas, que manifiestan rasgos muy singulares. Es el caso, por ejemplo, del Síndrome Musladin-Lueke en perros de raza Beagle. Se trata de una condición que afecta tanto al aspecto físico como a la salud general del perro, ya que predispone a problemas de salud y defectos motores (óseos, articulares y musculares).

Sin entrar en detalle, ya que se trata de una afección muy compleja, veremos perros que caminan de puntillas, son más pequeños de lo normal y sus ojos son rasgados/achinados, entre otras cosas. 

El papel de los perros en el Síndrome de Down

Por último, aunque no exista este trastorno en perros, estos peludos sí que juegan un papel muy importante en la vida de las personas con Síndrome de Down. Se ha demostrado que la terapia asistida con animales (TAP) aporta multitud de beneficios físicos, psicológicos y sociales, lo que mejora la calidad de vida de estas personas.

down niña perro

Los perros de servicio o asistencia son adiestrados específicamente para acompañar a personas con discapacidad, acompañándolas en su vida cotidiana y realizando una labor maravillosa ya que llenan de compañía, ayudan en la mejora de su movilidad, procuran independencia y ayudan a mejorar la socialización (tanto entre personas como con el entorno).


Fuentes: Downciclopedia y Dogalice