Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¿Cuáles son las razones de los abortos en perros?

aborto en perros advice
© Pixabay

Al igual que las humanas, una perra embarazada corre el riesgo de perder a los cachorros que espera. Es lo que se conoce como un aborto espontáneo. Lo habitual es que si la pérdida se produce en las primeras semanas de gestación, el cuerpo del animal reabsorba los fetos sin mayor complicación. Sin embargo, es importante conocer cómo y por qué se producen los abortos no deseados, cómo es posible detectarlos a tiempo y también entender si el aborto nos está alertando de problemas de fertilidad.

Por Ismael G. Cabral

Durante el embarazado, el cuerpo del animal va a experimentar una enorme cantidad de cambios que crearán las condiciones ideales para que los embriones se desarrollen normalmente en su interior. También habrá en su organismo multitud de reacciones químicas encaminadas a lo mismo. Aproximadamente nueve semanas después nacerán los cachorros. Pero, ¿y sí no sucede así?

Razones para el aborto

Hay múltiples razones que pueden argumentar el por qué se ha procucido una interrupción involuntaria del proceso de embarazo. Si este sucede en las últimas semanas la explicación que más dan los veterinarios es la de un desequilibrio hormonal en el vientre del animal. Los parásitos, hongos y bacterias son muchas veces responsables del aborto. Si la perra ha estado en contacto con otros congéneres es posible que se contagiase de la bacteria Brucilla, que provoca inesperados y dolorosos abortos.

Pero no es el único parásito que hemos de temer. En el agua estancada (en fuentes de los parques, por ejemplo) habitúa a vivir la Neospora caninum, que también puede atacar a los embriones. Si se producen reacciones físicas previas un análisis de sangre puede alertar de la presencia de estos organismos y, con tratamiento veterinario, es posible que este salga adelante.

Aborto temprano

Si la interrupción tiene lugar antes de la quinta semana, el cuerpo suele reabsorber los embriones. De esta forma sólo percibiremos unos pequeños bultitos en el vientre que normalmente remiten solos. Cuando esto sucede en ocasiones ni hemos podido ser conscientes del embarazo. Y si hemos reparado en ello, este suceso nos está indicando que quizá, nuestra amiga, sea infértil. También hay ocasiones en las que mueren algunos fetos y otros, en cambio, prosiguen su gestación.

A tener en cuenta

El veterinario Javier Martí nos da las claves que debemos tener muy en cuenta para, al menos por nuestra parte, evitar que se produzca el aborto. “Es fundamental vigilar la presencia de parásitos y de bacterias en la perra gestante, para ello deberemos extremar la precaución y procurarle un entorno lo más higiénico posible. Por otra parte, si la infección se produce, los cuidados veterinarios pueden ayudar a resolver la situación. Solo un análisis de sangre y una ecografía determinará que el proceso está marchando adecuadamente”. Además, y si el aborto se ha producido, tendremos también que estar muy al lado de nuestra amiga, ya que es normal que pase un breve periodo en el que se muestre deprimida.