Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¿Qué es el Síndrome del nadador en perros?

Síndrome del nadador en perros advice
© Shutterstock

El síndrome del nadador en perros o síndrome del cachorro nadador, se trata de una anormalidad del desarrollo -poco frecuente-, que se da en cachorros. Se caracteriza porque los perritos permanecen con las extremidades, tanto delanteras como traseras, extendidas y el pecho pegado al suelo. Se mantienen acostados todo el tiempo en esta posición, y avanzan arrastrándose simulando la natación (de aquí el nombre del síndrome de perro nadador), ya que son incapaces de flexionar las patas y elevarse del suelo. 

Por Rodríguez Yanira

Signos clínicos del síndrome del nadador en perros

Aunque la causa del síndrome del nadador en perros es todavía desconocida, algunos factores genéticos son predisponentes y es más frecuente observarlo en razas condrodistróficas y braquiocefálicas como bulldog inglés, bulldog francés o basset hound; ya que presentan las patas cortas y una caja torácica ancha. 

Los más comunes

Los signos clínicos se observan en las primeras semanas de vida y se hace evidente en la cuarta y quinta semana, donde los cachorros aprenden a caminar. Notaremos debilidad muscular e incapacidad para moverse, únicamente avanzan reptando. Además, esta posición de sus patitas provoca dolor en las articulaciones y si realizamos radiografías, se observará como los huesos no encajan bien unos con otros y adquieren posiciones extrañas.

Dependiendo del grado de gravedad, también pueden presentar el tórax plano, el cual se ha deformado al soportar peso en contacto directo y constante con el suelo, lo que conlleva problemas respiratorios.

Los que aparecen de forma excepcional 

Otros síntomas son la presencia de zonas alopécicas (sin pelo), en las áreas de la piel de rozamiento con el suelo, dificultad para alimentarse por lo que no ganan peso y están letárgicos, ya que sus hermanos de camada sanos no se lo pondrán fácil al cachorro con síndrome de nadador. 

En los cachorros con síndrome del nadador, aunque nosotros lo levantemos del suelo y sujetemos, en la posición normal, será incapaz de mantenerse por sí solo y caerá cuando lo soltemos. Del mismo modo, si lo colocamos en decúbito dorsal (boca arriba), no podrá darse la vuelta y permanecerá como cuando una tortuga permanece sobre su caparazón.

Síndrome perro nadador: tratamiento

Sobre cómo curar el síndrome del cachorro nadador no hay nada 100% seguro, y su recuperación varía en función de muchos factores. Para mantener una correcta salud del animal es muy importante evitar el sobrepeso, ya que un cachorro puede nacer sano, pero con la sobrealimentación los primeros días de vida puede ganar más peso del que son capaces de soportar sus patitas y evolucionar a un síndrome del cachorro nadador. También controlar la salud de la madre durante la gestación, que no pueda ingerir ninguna toxina perjudicial para ella y los cachorros en el embarazo

Una buena idea es mantener a la camada sobre un suelo rugoso pero cómodo, para que cuando los cachorros comiencen a caminar, apoyen sobre una superficie que no resbale. Si ya nos encontramos frente a un caso de síndrome del nadador en perros, debemos acudir urgentemente al veterinario para que nos de las pautas de tratamiento correctas y poder ayudar a nuestro pequeño cuanto antes. 

Consejos del veterinario:

  • Quizás sea necesaria alguna cirugía. En el caso de que la colocación de los huesos en las articulaciones sea incorrecta, ya que esto puede provocar mucho dolor al animal y que el apoyo de la extremidad sea imposible.

  • Masajes, para activar la circulación sanguínea y nutrir los músculos.

  • Muy importante y la clave del éxito, un programa de rehabilitación y fisioterapia. La clave está en diagnosticar a tiempo y realizar las cirugías necesarias, para poder establecer un plan de fisioterapia lo antes posible:

  • Hidroterapia. Sería ideal que el cachorro pudiera mover sus patitas dentro del agua. Al flotar, las articulaciones sufren menos y es más fácil cargar peso, al mismo tiempo que la resistencia al desplazar la masa de agua, hace que los músculos se fortalezcan. 

  • Mantener al perro de pie. Podemos diseñar hamacas u otros artilugios para mantener al perrito de pie y favorecer la carga de peso a nivel muscular y articular.

  • Ejercicios de coordinación. Conforme vaya mejorando y comience a soportar peso y a articular sus patas, podemos hacer circuitos para favorecer la coordinación de la marcha, es decir, básicamente enseñarle a caminar. 

Aunque este síndrome del nadador en perros no es muy frecuente, la mayoría de los casos en los que aparece terminan en eutanasia. La eutanasia únicamente estaría indicada en casos donde además de las extremidades, también tienen una deformación grave de la cavidad torácica (tórax plano), que dificulta la respiración y ocasiona muchos otros problemas sistémicos incompatibles con una buena calidad de vida.

El resto de casos suelen recuperarse, con constancia, paciencia y mucho amor, podemos darle una segunda oportunidad a un cachorro que no ha empezado su vida con buen pie, pero que puede convertirse en un perrito totalmente normal.