Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Consejos del veterinario: 3 señales de que tu perro tiene una infección auditiva

infeccion auditiva perros advice © Shutterstock

Las infecciones de oído están entre las enfermedades más prevalentes en los Estados Unidos. Los veterinarios a lo largo del país reciben pacientes con desórdenes auditivos regularmente, siendo la más común una afección llamada Otitis Externa (parte exterior de la oreja inflamada). Estas infecciones también pueden ocurrir en canales medios o internos, pero son mucho menos comunes que la otitis externa.

Descubre cómo detectar si tu perro sufre una infección auditiva. Realizar un primer diagnóstico te ayudará a saber qué le ocurre exactamente a tu mascota. 

Por Cristina Ridao

Aunque la causa de esta infección puede ser una infección bacteriana, existen muchos factores que la agravan, como infecciones de hongos, parásitos, descubre cómo prevenirlos, y enfermedades alérgicas, por nombrar algunas.  Es muy importante que cada dueño de perros esté al tanto de las señales y sepa cuándo llamar al veterinario. Una infección auditiva no tratada es dolorosa y puede extenderse a la parte interna de la oreja, que pueden tener como consecuencia parálisis facial o tambaleo.

Las inflamaciones que permanecen en el canal exterior de la oreja puede conllevar pérdida de la capacidad auditiva. Las infeccioens auditivas tienden a ser crónicas y difíciles de manejar; incluso en el mejor de los casos, si no se busca ayuda al instante el problema se agravará de manera veloz.

Si notas alguna de las siguientes señales, presta atención y busca las demás. Tu perro podría tener otitis y necesitar tu ayuda.

  1. Si tu perro sacude su cabeza o se rasca las orejas, está intentando decirte algo. Una inflamación o infección puede causar escozor. Nuestros perros no tienen dedos para rascarse, así que deben hacerlo con sus patas traseras o frotando sus orejas contra el suelo o un mueble. Si detectas el problema en su etapa inicial, cuando solo hay escozor, puede que sea fácil de resolver antes de progresar a las siguientes etapas.

  2. Jamás debe haber mal olor emanando de las orejas de tu perro. En condiciones normales, sus orejas deben estar secas o no presentar olores extraños. Los canales auditivos de tu perro deben presentar el mismo color que su piel, no rojo intenso. Si levantas la oreja de tu perro y huele a basura o calcetines sucios, es hora de llamar al veterinario. Si ves cualquier tipo de descarga, especialmente rojiza o marrón, no es buena idea comprar medicamentos contra ácaros, pues los perros adultos no presentan ese tipo de problemas y aplicar el medicamento puede empeorar su condición.

  3. Si tu perro llora cuando rascas sus orejas, hay un problema. Si bien es cierto que sus orejas son muy sensibles y alojan varias terminaciones nerviosas, normalmente no deberían doler al acariciarlo, rascarlo o incluso con un poco de juego brusco. Así que si llora cuando tocas sus orejas o parece evadir el tacto, llama a tu veterinario. El manejo regular jamás debería ser doloroso para tu perro; está intentando decirte algo.

Muchos casos de otitis se relacionan a reacciones alérgicas incurables, pero tu veterinario puede ayudarte a encontrar una manera de controlar los síntomas y hacer que tu perro se sienta cómodo. No ignores estas tres señales de advertencia y tu perrito te lo agradecerá.

Lea también