Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Pasos a seguir si quieres bañar a tu perro y le has puesto una pipeta

¿Puedo bañara a mi perro después de la pipeta? advice
© Shutterstock

La desparasitación externa es fundamental para el cuidado de nuestro compañero y forma parte de nuestra responsabilidad como propietarios el mantenerlo sano y cuidado. El uso de las pipetas es una forma de desparasitación que protege al animal contra parásitos externos como pulgas, piojos y garrapatas, incluso algunos productos protegen también frente a mosquitos. Aunque es algo común, ponerle la pipeta a nuestro perro puede generar dudas, y una de ellas si puedo bañar a mi perro después de la pipeta.  En el siguiente artículo saldrás de dudas. 

Por Rodríguez Paula

Desparasitación externa con pipeta

Una gran variedad de marcas cuenta con este formato de producto, sencillo y fácil de colocar, por lo que los propietarios pueden administrarlo en su casa. Se deposita en distintos puntos a lo largo de la columna, tratando de que nuestro perro no pueda alcanzar a lamer esta zona (depositar la mayor cantidad entre las dos escápulas es recomendable por esta razón). A partir de este momento el producto interacciona con la capa de grasa de la piel de nuestro animal y se produce la absorción. El contenido de la pipeta se difunde por todo el cuerpo y ofrece protección frente a los parásitos. La protección suele ser de un mes, aunque puede variar dependiendo del producto, un profesional veterinario podrá aconsejarte sobre el tratamiento. 

¿Después de la pipeta se puede bañar al perro, o ha de ser antes?

Bañar a mi perro antes de la pipeta

Si has pensado bañar a tu perro antes de colocarle la pipeta te recomendamos que no lo hagas. Las pipetas necesitan una capa de grasa para distribuirse y, muchas veces, el baño elimina o minimiza esta capa. Además, si se aplica la pipeta con la superficie corporal húmeda, la absorción también se verá disminuida ya que las pequeñas gotas de agua impedirán la entrada del producto al interior. 

Por lo tanto, para asegurar la eficacia de la pipeta te recomendamos evitar el baño antes de colocarla. Si el baño fuera necesario por cualquier situación, como que tu perro haya decidido rebozarse en los charcos, aplica la pipeta entre 24 y 48 horas después del baño para dar tiempo a que la capa de grasa se regenere. 

Bañar a mi perro después de la pipeta

Dar un baño a nuestro perro justo después de la aplicación de la pipeta puede ser contraproducente. Y es que si tu pregunta es ‘¿puedo bañar a mi perro después de la pipeta?’ has de saber que las pipetas suelen ser oleosas y a algunos propietarios piensan que es muy desagradable y sucio pero es cuestión de tiempo. El producto poco a poco se irá absorbiendo y ese pegote de grasa desaparecerá, pero si damos un baño a nuestro perro demasiado pronto la efectividad de la pipeta se verá afectada; ya que parte se eliminará y parte interaccionará con el agua en su distribución. 

El prospecto de cada producto indicará cuánto tiempo debemos dejar pasar desde la aplicación de la pipeta hasta poder dar un baño a nuestro perro, asegurando la efectividad de la desparasitación. Si quieres saber cuándo puedo bañar a mi perro después de la pipeta, la respuesta es que se suele poder bañar al animal a partir de las 48 horas.  

Otras formas de desparasitación externa

Aunque la desparasitación con pipeta es la forma más común de desparasitación externa, no es la única. Existen otras opciones que afectan de diferente manera al baño.

Actualmente existen comprimidos que se ingieren por vía oral y que atacan directamente a los parásitos externos ya que sus componentes se absorben a nivel del intestino y vía sanguínea se distribuyen por la piel. Esta forma de desparasitación sí permite el baño antes y después, ya que no interacciona con la efectividad del producto. La protección también suele durar 1 mes. 

Podemos vernos en casos extremos donde un perro se encuentra terriblemente sucio y plagado de pulgas y garrapatas. En estas situaciones, donde el animal necesita un baño inminente, podemos utilizar un champú antiparasitario para además de limpiar, atacar a los parásitos. Este champú no es totalmente efectivo ya que suele actuar solo sobre adultos (no sobre huevos), pero nos da margen para poner la pipeta a las 48 horas y así protegerlo correctamente. 

También encontramos en el mercado spray antiparasitario que se aplica de forma tópica sobre toda la superficie de nuestro animal de forma fácil. Esta puede ser una buena herramienta en momentos puntuales o como protección extra las noches de verano, por ejemplo, para los mosquitos. 

Otra forma de protección son los collares antiparasitarios, estos son un buen preventivo y cuentan con un tiempo de protección más prolongado, entre 3 y 6 meses. También es recomendable retirarlos a la hora del baño aunque muchas marcas comerciales aseguran que son impermeables y su efecto no se ve afectado por el agua. 

Como conclusión sobre si puedo bañar a mi perro después de la pipeta, para que la efectividad sea completa no es recomendable bañar a nuestro perro ni antes ni después de la administración de la pipeta sin respetar los tiempos marcados por cada producto. También resaltar que la prevención debe ser nuestro mejor aliado, por lo que aunque no observemos parásitos, la desparasitación debe ser estricta y rutinaria para que nuestro compañero se encuentre en las mejores condiciones.