Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

7 cosas que nunca debes hacer con tu gato

cosas que nunca debes hacer con tu gato advice
© Shutterstock

Por muy adorable que sea tu fiel minino, sigue siendo un ser vivo con su lenguaje, sus necesidades, sus gustos y su humor… ¡No siempre vamos a poder manejarlo a nuestro antojo! Te contamos las cosas que nunca debes hacer con tu gato. Presta mucha atención y no le hagas sufrir. 
 

Por Jade del Arco

Los animales de compañía crean más vínculos sociales que las propias redes sociales, son garantes de nuestra salud física y mental y más eficaces (a veces) que nuestros médicos para nuestro bienestar. Los beneficios de compartir techo con un animal doméstico son numerosos. Por eso es fácil comprender que en muchos hogares haya uno o más de uno. ¡Muchos de ellos gatos! 

Ronronean, son independientes (más o menos), saben (casi siempre) mostrarse cariñosos… En definitiva, nos hacen morir de amor. Pero a veces, estamos lejos de imaginar que algunas de nuestras acciones pueden ser incómodas para ellos. ¡Os contamos 7 cosas que no debes hacer con tu gato! Usar la violencia, regañar si se hace pipí fuera o quitarle la comida, son algunas de ellas.  

Cósas que no debes hacer con tu gato:  

1. No usar la violencia o agresividad 

A un gato no se le educa, se le condiciona. Además, gritarle o pegarle es completamente inútil e inapropiado. Su educación es una maratón, para la que habrá que armarse de paciencia y actuar con él como lo haría su madre: cuando lo “pilles” haciendo algo no deseado, sujétalo firme, mantén la calma y di “NO”.  

2. No quitarle su tazón de comida 

Domesticado desde hace mucho menos tiempo que los perros, el gato aún conserva hábitos de cazador. Por eso come más a menudo, pero ingiere pequeñas cantidades cada vez. Recuerda también que debes evitar darle leche de vaca en la medida de lo posible, ya que se encuentra entre los alimentos prohibidos para los gatos. 

3. No imponerle demasiadas prohibiciones 

Como hemos dicho más arriba, un gato no se educa, sino que se condiciona. A partir de ahí hay que tener en cuenta que, aunque consigamos muchas cosas, el gato no lo asimilará todo, pues se trata de un animal independiente que se mantendrá terco y orgulloso en muchas ocasiones. 

4. No forzarlo a dar o recibir caricias 

Un gato sigue siendo independiente con sus necesidades y su humor. No lo olvides y no lo fuerces. Además de que las caricias no son la única forma que tiene nuestro minino de demostrarnos su amor, hay muchas más

5. No cortar sus bigotes 

¿Por qué no debes cortar los bigotes de tu gato? Entre otras cosas porque le permiten apreciar la variación del aire para detectar posibles presas, medir las distancias o, incluso, mostrar sus emociones… Si se cortan los bigotes, volverán a crecer, pero durante ese tiempo el felino se mostrará más torpe. 

6. No utilizar aceites esenciales 

Cada vez son más comunes en nuestra vida diaria, pero no son tan buenos para nuestro amigo gatuno. Y es por una razón: nuestro cuerpo elimina sus efectos nocivos gracias a una encima que se llama “glucuronyl tranferase”, que el gato no produce. 

7. No reñirlo si se hace pipí fuera: consulta a un experto

Los gatos que orinan fuera de su caja pueden tener varios problemas tales como el estrés, miedo, necesidad de marcar su territorio, incontinencia urinaria, una caja sucia o incluso un problema de salud. Meter su cabeza dentro de la caja o gritarle solo empeorará tu relación con él. Escucha a un profesional para analizar la causa y actuar en consecuencia.  

Escrito por: Deborah Koslowski, redactora de Wamiz Francia
Traducido por: Jade del Arco, periodista especializada en arte y traductora.