EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Polifagia en gatos: síntomas, causas y tratamientos

Polifagia en gatos advice
© Shutterstock

¿Tu gato come sin límites? ¿El pienso está durando menos tiempo del que debería? 

En algunas ocasiones, los trastornos en la conducta alimentaria de tu minino tienen un trasfondo más serio y posiblemente te encuentres ante una polifagia en gatos que sin duda, necesita ser diagnosticada y tratada. 

Por Maica Bosch

Publicado el 22/2/20 10:29

¿Qué es la polifagia en gatos?

La polifagia en gatos hace referencia a la necesidad incesante de comer. El gato come y come y sus dosis cada vez son más grandes. Aun así no consiguen quedarse saciados y siguen pidiendo comida y teniendo ganas de comer. Estos pueden llegar a comer cualquier cosa, bien sean alimentos, plantas del jardín de casa o trozos de juguetes, cualquier cosa les vale. 

Este tipo de desorden puede producirse por patologías que incrementan el metabolismo del gato, o ser síntoma de una posible enfermedad psicológica. 

La polifagia en gatos puede darse de dos tipos diferentes: 

  1. Polifagia primaria: es aquella producida por una inhibición del “centro de la saciedad” o un aumento de la actividad del “centro del hambre” o aquella producida por la sobrealimentación.
  2. Polifagia secundaria: está causada por una enfermedad que induce a un balance calórico negativo o un incremento de la tasa metabólica basal.

Causas de la polifagia en gatos

Existen una gran cantidad de causas por las cuales tu felino padezca polifagia, pero algunas de  las principales que ocasionan este tipo de enfermedad son: el hiperadrenocorticismo, diabetes mieletus o hipertiroidismo. 

Si tu gato es diabético, ¡estas recetas caseras te interesan!

Por ello, hay razas de gatos, aquí puedes verlas, más predispuestas genéticamente a padecer sobrepeso y a tener más ansias por comer. Además, los gatos esterilizados tienden a tener más apetito y a subir de peso.

En hembras gatunas en periodo de gestación es habitual que haya un incremento del apetito, así como durante la lactancia. En este enlace, podrás comprobar cómo es la alimentación de las hembras lactantes. 

Ciertas medicaciones también pueden producir polifagia en gatos: como los glucocorticoidesprogestágenos (acetato de megestrol), diazepam y los anticonvulsivos primidona, fenitoína, y fenobarbital son potentes estimuladores del apetito.

gato gordo comiendo enfermedad

Síntomas de polifagia en gatos

Los síntomas más frecuentes son los siguientes: 

  • Tu gato devora toda la comida de una atacada.

  • Come rápidamente todo el alimento, pudiendo producirse el vómito al terminar. Consulta aquí todas las razones por las que vomita tu gato. 

  • Acepta sin rechistar alimentos que antes detestaba.

  • Pide constantemente comida a su compañero humano.

  • Rebusca en la cocina para ver si encuentra algo.

  • Roba comida cuando antes no lo hacía.

  • Letargia: se amodorra, se mueve menos y duerme más horas.

  • Taquicardia: sufre alteración del ritmo cardíaco por una aceleración del mismo.

  • Vómitos o diarreas.

  • Poliuria: orina muchas veces y/o mucha cantidad. 

  • Polidipsia: aumento excesivo de las ganas de beber agua constantemente.

  • Alopecia: pierde el pelo constantemente, pudiendo aparecer calvas.

  • Puede presentar signos de enfermedades sistémicas nerviosas o alteraciones del comportamiento.

Tratamiento para la polifagia en gatos

El tratamiento de tu gato va a variar en función de cual sea el origen del trastorno y de la gravedad del mismo, por ello dos gatos con polifagia no tienen porqué tener la misma medicación.

gato obeso

1. Producida por trastorno endocrino

Si la polifagia de tu gato viene determinada por un trastorno endocrino, probablemente su tratamiento se base en emplear inhibidores de la síntesis de las hormonas tiroideas. Se recomienda empezar el tratamiento con dosis bajas e ir aumentando gradualmente para favorecer un descenso lento de las hormonas. De esta manera se puede evitar una posible enfermedad renal.

Descubre aquí los detalles sobre el hipertiroidismo en gatos

Sin embargo, si el trastorno endocrino es una diabetes mellitus, lo importante es regular las cantidades de glucosa en sangre e incluso poder hacer remitir la enfermedad con fármacos orales. De no ser así, para el tratamiento puede derivar en el uso de insulina por un tiempo específico o incluso durante toda su vida. 

Si tu gato sufre diabetes, ¡estas recetas caseras te interesan!

2. Producida por la esterilización 

En gatos esterilizados, que tienden a comer en abundancia, es importante calcular bien las dosis de alimento que necesitan y si es necesario repartirlas en diferentes horas del día para ayudar a saciar sus ansias de comer. 

Es muy importante controlar los hábitos alimentarios de nuestras mascotas, para así poder descubrir si nuestro compañero gatuno está padeciendo polifagia y si esta es simplemente psicológica o si hay una enfermedad subyacente atacando al sistema de nuestro gato. 

En cualquier caso, si notas alguno de los síntomas anteriormente descrito, acude cuanto antes a tu veterinario, un diagnóstico precoz puede salvar a tu minino de tener muchas molestias.