Publicidad

Ataxia cerebelosa en gatos: causas, síntomas y tratamiento

gato con ataxia intenta caminar por el campo

Gato caminando por el campo

© Shutterstock Cine25

¿Has oído hablar de la ataxia en gatos? La veterinaria, Isabelle Vixège habla sobre las causas, los síntomas y los posibles tratamientos de esta enfermedad felina. 

Por Isabelle Vixège

Actualizado el

La ataxia en gatos es un síndrome neurológico que impacta en el sistema nervioso del animal y podría definirse como la falta de coordinación y precisión de los movimientos a la hora de caminar. Esta dolencia también puede afectar a la postura corporal, generalmente a las extremidades y a la cabeza. 

Es un signo de daño en el cerebelo, una parte del cerebro que interviene en la coordinación de los movimientos y el equilibrio

La principal causa de la ataxia cerebelosa en gatos es la exposición al virus del tifus en el útero. Pero no es la única. A continuación, la veterinaria Isabelle Vixège expone al detalle la defición de esta enfermedad común en felinos así como sus causas, síntomas y tratamiento. 

¿Un gato camina de forma extraña, como si estuviese borracho? ¿Tiembla y se esfuerza por moverse sin demasiado éxito? Estos signos podrían ser la causa de un daño en el cerebelo, conocido comúnmente como ataxia cerebelosa. Si un propietario siente que su felino 'actúa' de esa forma, la recomendación es acudir al veterinario puesto que solo un profesional puede hacer el diagnóstico de esta enfermedad. 

¿Qué es la ataxia cerebelosa en gatos?

La definición médica de estas dos palabara permite comprender de manera más sencilla esta compleja patología nerviosa:

  1. Una ataxia es un trastorno del equilibrio y la coordinación motora. Básicamente, se traduce en una marcha anormal. Las características de la ataxia varían según los órganos afectados. Por ejemplo, un animal que padece una hernia discal en la médula espinal también presentará una ataxia, pero diferente de la ataxia cerebelosa.
  2. Cerebeloso significa relacionado con el cerebelo. Este órgano está situado en la base del cráneo, entre el cerebro y la médula espinal e interviene en el mantenimiento del equilibrio, el tono muscular y la coordinación de los movimientos.

¿Cuáles son los síntomas de la ataxia cerebelosa felina?

Siguiendo la definición compartida sobre estas líneas, los síntomas de esta enfermedad se manifestarán de la siguiente forma: 

  • Trastornos del equilibrio del gato (tambaleo, caídas...).
  • Marcha anormal: ataxia simétrica (afecta a ambos lados del cuerpo) y ataxia hipermétrica (el felino da pasos exagerados levantando mucho las patas).
  • Temblores intencionados (sobre todo cuando el animal realiza un movimiento voluntario hacia un objetivo concreto, como ir a comer de su cuenco).
  • Nistagmo: movimiento ocular involuntario, rápido y repentino. 

Muchos profesionales subrayan que un gato con ataxia cerebelosa tiende a andar ebrio. Por lo tanto y tomando en consideración los síntomas descritos; el animal tendrá dificultades a la hora de realizar sus actividades cotidianas como comer, beber, correr, subir escaleras o jugar. 

©Shutterstock SciePro

Causas de la ataxia cerebelosa en los gatos

Partiendo de la base de que cualquier enfermedad del cerebelo puede desencadenar una ataxia cerebelosa en gatos adultos y mayores, entre las diferentes causas destacan:

''A estas causas también se asocian otros signos nerviosos o generales.''

Pero cuando se habla de gatos muy jóvenes, cachorros, la causa puede ser la hipoplasia cerebelosa del gatito. Esta enfermedad se desarrolla en felinos expuestos al tifus durante su vida embrionaria. 👇👇

Si una gata preñada contrae el virus del tifus (o panleucopenia felina), este se desarrollará en sus células (sobre todo en las intestinales desencadenando graves síntomas digestivos), pero también en las de los fetos que lleva en su vientre.

Inmediatamente, el virus invade las células de Purkinje del cerebelo (neuronas muy grandes que representan las unidades funcionales del cerebelo) de los futuros gatitos, impidiendo su correcto desarrollo. 👉 Si la gata sobrevive, las crías nacerán vivas, pero con el cerebelo atrofiado. Y desde los primeros días que echan a andar (alrededor de las 2-3 semanas) muestran los signos característicos de la ataxia cerebelosa en los gatos.

''Los síntomas de esta dolencia son estables y no evolucionan con los años.''

En caso de duda, el propietario puede realizar diversas pruebas que confirmen el diagnóstico como análisis de sangre o resonancia magnética. La última confima la hipoplasia cerebelosa (alteración muy rara que consiste en un desarrollo incompleto del cerebelo durante el periodo embrionario) en cuestión de minutos. 

''La ataxia cerebelosa en gatitos es una enfermedad embarazosa, pero no mortal. No es progresiva ni tampoco dolorosa.''
Gatito atigrado de pie ©Shutterstock Shift Drive

Precaución ⚠ Nunca vacune a una gata embarazada o a un gatito de menos de 4 semanas de edad contra el tifus. Al igual que la propia enfermedad, el virus atenuado que contiene la vacuna podría causar atrofia en el cerebelo. Sin embargo, se recomienda encarecidamente vacunar a todos los demás gatos.

¿La ataxia cerebelosa tiene cura?

Esta enfermedad es en la mayoría de los casos incurable ya que no existe tratamiento alguno capaz de devolver la marcha y el equilibro normales a los gatitos. Aunque cabe destacar que la intensidad de la discapacidad varía de un animal a otro. Por lo tanto, un gatito que sufre una ataxia cerebelosa moderada puede llevar una vida casi normal, siempre que su entorno esté adaptado.

¿Cómo ayudar a un gato con ataxia?

Su entorno debe estar adapatado para que su calidad de vida sea la mejor posible. 

  1. El gato debe vivir en el interior. La vida al aire libre es demasiado peligrosa y difícil para ellos puesto que no son capaces de trepar y saltar como el resto de animales. El cuidador puede crearle un espacio acogedor que tenga un nido por casa (cesta tipo iglú) no demasiado alto, comprarle alfombras para evitar que resbale e incluso instalar (para los felinos más aventureros) una escalera para acceder al alféizar de la ventana porque a los gatos les encanta mirar al exterior.
  2. El arenero debe ser de fácil acceso y con un borde no demasiado alto. 
  3. Utilizar un cuenco antideslizante porque los temblores más impresionantes tienen lugar a la hora de comer. 
  4. Cepillar al gato a diario porque algunos tienen dificultades para asearse por sí mismos. 
  5. Cortar las uñas del felino con regularidad puesto que en la mayoría de los casos no las desgastan lo suficiente. 
  6. Realizar sesiones de rehabilitación.👇

Pero eso no es todo. Jugar, abrazar y querer a un gato con ataxia cerebelosa es primoridial puesto que estos felinos necesitan de muchos cuidados y altas dosis de amor. A simple vista, vivir con un gato discapacitado puede parecer complicado, aunque con la paciencia necesaria felino y dueño crearán un tándem tan indestructilble como especial. 

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar