Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Cuando tu gato mira fijamente a la nada, ¿significa que está viendo un espíritu?

gato viendo un espiritu advice
© Youtube

¿Los gatos ven espíritus y fantasmas? En Wamiz te ponemos al corriente de las consecuencias que supone que un gato se quede mirando fijamente a algo o a alguien. 

Por Vanessa Parapar

¿Aún eres de los que piensa que los gatos son capaces de ver fantasmas de la misma manera que les ocurre a los perros? En Wamiz te contamos todo acerca de ese mito y te explicamos de qué manera surge esta teoria que asusta hasta a los animales negros más valientes y aventureros.

Leyendas sobre los gatos y los fantasmas

Las teorías que aseguran que los gatos pueden ver fantasmas y espíritus nacen de la hipersensibilidad que tienen estos animales para detectar ciertas cosas que a nosotros se nos escapan. Son muchas, quizás demasiadas, las leyendas que acompañan a la figura del gato.

La mala suerte que trae ver a un gato negro

La supuesta mala suerte que acompaña a los gatos negros, intentando acabar así con un tópico que poco tiene de verdad y que normalmente va ligado a unas culturas determinadas, ya que igual que teóricamente trae mala suerte en un sitio, de igual modo es sinónimo de bondades en otro.

Los fantasmas y los gatos, ¿atracción fatal?

Otro mito que es habitual escuchar está relacionado con la supuesta capacidad que tienen estos felinos para ver fantasmas. ¿Quién no ha visto alguna vez a su gato sobresaltarse sin ningún estímulo aparente? Es habitual que se queden mirando a puntos fijos e incluso que sigan cosas con la mirada que nosotros no somos capaces de detectar, pero lo cierto es que de ahí a ver fantasmas hay un trecho demasiado ancho.

Te lo contamos todo a continuación y también te mostramos un vídeo en el que puedes ver un gato comportándose de manera muy extraña mientras parece perseguir algun tipo de objeto en movimiento que la cámara no es capaz de captar. 

Los sentidos de un gato están más desarrollados que los tuyos

Evidentemente, para dar una explicación a vuelapluma de este hecho, nos encontramos con la certeza de que estos animales tienen todos sus sentidos mucho más desarrollados de lo que los tienen los humanos. De ahí que sean capaces de percibir cosas que a nosotros se nos escapan. Pero, ¿cómo funcionan exactamente sus sentidos?

La vista del gato es mejor y peor que la nuestra

En el caso de la vista, las diferencias con las personas son realmente significativas. Si bien ya todos conocemos que su visión nocturna es increíblemente mejor que la nuestra, lo cierto es que su capacidad de visionado diurno no es tan precisa. De hecho, solo son capaces de ver dos colores: tonos de azul y tonos de amarillo, mientas que nosotros podemos llegar a ver hasta tres. Sin embargo, la evolución les recompensó con una excelente visión nocturna. Cualquier objeto situado en la franja que va desde los cinco centímetros hasta los ocho metros aparecerá borroso para el gato, que sí que es un excelente depredador.

Por esto último; su vista es realmente buena si el objeto se sitúa en el centro de su campo de visión, lo que le permite enfocar perfectamente su objetivo, pero es borrosa a los lados. Es por eso que cuando están de caza, nunca confían totalmente en su visión, cediéndole así parte de la responsabilidad a sus otros dos sentidos más importantes: el olfato y el oído.

Su potente oído

Si la vista de los gatos es muy particular, el sentido del oído no se queda atrás. ¿Sabías que son capaces de escuchar frecuencias de sonido cuatro o cinco veces superiores a las nuestras? De hecho, tienen la capacidad de escuchar una serie de ultrasonidos que son totalmente imperceptibles para nosotros. Es precisamente aquí donde radica buena parte del tópico del que estamos hablando en esta ocasión. Y es que si ves que tu gato se ha vuelto loco buscando algo que nosotros no somos capaces de percibir, es que realmente ha escuchado algo que para nosotros ha pasado desapercibido. ¿Has notado que lo hace más al inicio del verano? Pues probablemente se deba a un murciélago emitiendo ultrasonidos en durante su vuelo. Aunque tú no lo escuches, él sí puede hacerlo, créenos. Incluso son capaces de escuchar a un ratón caminando por el césped a diez metros de distancia.

Quizá esto explique realmente la naturaleza del mito de los gatos y los fantasmas. Si todo esto no te ha parecido suficiente, te diremos que los oídos del gato están especialmente diseñados para saber de dónde proviene exactamente el sonido. Pueden determinar también la altura exacta de dónde viene, algo que es totalmente imposible para nosotros. Por eso mueven tanto la cabeza y las orejas cuando parece que están viendo algún tipo de fantasma. Las está utilizando como grandes satélites para que no se les escape nada. Y si después de todo esto no te has convencido, nosotros te animamos a que sigas creyendo en los fantasmas, ya que siempre las leyendas son mucho más divertidas que la ciencia.