Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Si tu perro no te saluda como antes al llegar a casa, esto te interesará

perro apatico no saluda advice
© LibreShot

No hay nada en el mundo como llegar a casa después de un largo día y ser recibido por tu mascota. Esa cola que se mueve sin parar tiene algo que derrite el estrés de la vida cotidiana. Sin embargo, a medida que los perritos envejecen, tendemos a notar un cambio alarmante: ya no se levantan para recibirnos rápidamente en la puerta. No es que no quiera hacerlo; la realidad es que puede sufrir de una condición muy común que evita que se comporte como solía hacerlo. Presta mucha atención a lo que te vamos a contar si tu perro no te saluda como antes. 

Por Cristina Ridao

Tristemente, se ha determinado que 4 de cada 5 perros con más de 8 años sufre de algún tipo de dolor en las articulaciones. Los humanos podemos abrir el gabinete de los medicamentos y hablar con un médico sobre nuestros síntomas, pero nuestros preciosos perritos no tienen esa facilidad.

De hecho, ellos son muy buenos a la hora de ocultar su dolor. ¿Por qué eligen esconder su dolor? Dado que son animales de manada, no demostrar dolor tiene beneficios asociados a la supervivencia. Los ancestros de los perros modernos solían dejar atrás a los miembros de la manada que hicieran más lento el tránsito del grupo. Como consecuencia, los perros han aprendido a esconder su dolor muy bien. Afortunadamente, existen señales sutiles que podemos detectar:

Seis señales de dolor de articulaciones en perros

  1.  Dificultad para levantarse a recibirte: Como mencionamos anteriormente, esta es una de las señales más comunes. Si tu perro usualmente te recibe al entrar por la puerta pero ha dejado de hacerlo, puede que haya algo mal.

  2. Aumento de peso: La obesidad es una señal indirecta de incomodidad articular, pues significa que debido al dolor, el nivel de actividad física ha disminuido.

  3. Cojear: A menudo, los perros pueden experimentar renguera al levantarse después de un tiempo acostados. Puede que no dure mucho, y puede que suceda únicamente justo después de levantarse.

  4. Disminución de su energía: Si notas que tu perro tiene menos energía que antes, puede que sea producto de una inflamación en sus articulares.

  5. Irritabilidad: Si tu perrito se ha vuelto irritable sin razón aparente, puede que sufran un dolor oculto de alguna naturaleza.

  6. Lame, muerte y mordisquea más: Presta atención a las áreas del cuerpo de un perro a las que más tiempo le dedica. Un exceso inusual de atención en una sola parte del cuerpo puede ser una señal de dolor en la zona.

Si no has notado ninguno de estos síntomas, tienes suerte, pues casi todos los perros se verán afectados por esta condición en algún punto de su vida. Es mejor poner manos a la obra antes de percibir los síntomas. Tristemente, casi todos los perros se verán afectados por problemas articulares en algún momento.

Existen muchos factores que determinarán cuándo o qué tan severos serán los síntomas. En general, mientras más grande sea el perro, más probable es que sufra de dolor articular, por lo que deberás tomar medidas preventivas rápidamente.

¿Cuáles son las mejores estrategias para mitigar el dolor?

  1. Mantén un peso saludable: Asegúrate de conocer el rango de peso saludable de tu perro. Demasiados bocadillos y sobras de comida pueden ser más calorías de las que tu mascota necesita.

  2. Ejercicio constante: Cada raza necesita un nivel distinto de ejercicio. Los paseos consistentes y de bajo impacto son excelentes tanto para tu mascota como para ti. Su tu perro tiene problemas severos de movilidad, nadar es una gran opción.

  3. Masajes: Si tu perro ya sufre problemas articulares, un masaje puede ayudar a relajar la tensión y aumentar su flexibilidad. Solo asegúrate de medir la respuesta de tu perro y notar qué áreas son más sensibles al tacto.

  4. Cama cómoda: ¡No trates de ahorrar al comprar la cama de tu mejor amigo! Asegúrate de que su colchón sea adecuado para su peso y reemplázalo cuando se desgaste. Mejor aún, permite que duerma contigo.

Si sigues nuestras recomendaciones; tu perro no sufrirá dolores severos y estará más en forma que nunca. 

 

Lea también