Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

5 cosas que harán creer a tu gato que no lo amas

gato triste advice
© Pixabay

Aunque no te lo creas, los humanos caemos en ciertos comportamientos que pueden hacer pensar a nuestro gato que no lo quieres lo suficiente. En este artículo te facilitamos cinco consejos para evitarles sentir esa sensación tan desagradable de desamparo.

Por Jose Manuel Cano

Hay actitudes humanas que fácilmente pueden ser malentendidas por los gatos. En cierto modo es lógico. Tu mascota no entiende las palabras, solo observa tus acciones y lo que haces por su bienestar. Entonces, a veces, un determinado olvido o una conducta pasiva por tu parte puede hacerle creer que los descuidas y que no lo amas lo suficiente. Hoy abordamos las cinco inacciones que alimentan esa sensación de abandono en tu gato y, por supuesto, te aportamos los mejores consejos para evitar que este sentimiento negativo les domine. 

1. No limpiar su arena con frecuencia

¿Serías capaz de estar una semana sin tirar de la cadena ni limpiar el retrete? Seguro que no. Pues lo mismo ocurre con tu gato y su caja. Si no le cambias la arena a menudo, tu gato comienza a sentir esa sensación de desamparo propia de un animal triste porque no se siente querido, especialmente cuando le riñes por hacer sus necesidades en un lugar más limpio. Debes saber que si elige otro lugar para hacer sus cosas es precisamente por eso, porque no soporta ver su caja sucia día tras día.

2. Regañinas y castigos

Cualquier tipo de acción que comporte perturbación le espanta. Castigarlo, reñirle o meterle la nariz en la orina para hacerle entender que lo ha hecho en el lugar incorrecto solo sirve para crearle una sensación de miedo y desafecto. Del mismo modo, los gritos, ya sean dirigidos a él o a personas cercanas, también le desestabilizan.

Un ambiente nervioso, caótico y rígido le dará la sensación de que no es amado como le gustaría y le hará sentirse inseguro y agresivo

3. Falta de estimulación

Si nunca juegas con él, si nunca lo dejas salir al aire libre y siempre lo encierras o limitas a un ambiente tranquilo y casero, se sentirá triste y pensará que no te preocupas demasiado por él. A los gatos les gusta dormir mucho, esto es cierto, pero no les gusta aburrirse. Es necesario aportarle estímulos, que juegue cuando quiera, que salte, que investigue, que lo acurruques y le hagas mimos... hazle vivir en un lugar estimulante, realmente lo necesita.

4. Ignorar su dolor

Los gatos no pueden hablar para transmitir sus emociones o sus dolores, pero si los observas con atención podrás notar si algo va mal.

Rechazar las señales que envía, especialmente cuando está asustado o enfermo, le dará a entender que no te importa su salud y que no puede confiar en ti cuando está indispuesto 

Si notas algo extraño en su comportamiento, sea lo que sea -poco apetito, excesiva independencia, letargo...-, llévalo inmediatamente al veterinario.

5. Descuido por falta de tiempo

El dueño debe ser responsable del bienestar del gato hasta las últimas consecuencias. La ajetreada vida laboral no puede convertirse en una excusa para tener desatendido a tu amigo felino. Todos debemos sacar tiempo para poner todo en orden. Debe existir un equilibrio entre el trabajo y el hogar, entre la familia y la vida social, todo ello sin descuidar a tu gato, por muchas cosas que tengas que hacer. Si nunca le cambias el agua, si te saltas sus comidas, si le ignoras cuando le ves o siempre estás fuera de la casa, el gato creerá que no lo quieres y con razón. Nunca lo ignores, debes encontrar siempre un tiempo especial para él.